Barinas... ¡Linda Barinas!

Tomo el título de una bellísima canción del maestro Eladio Tarife, insigne barinés, y que desde niños la hemos escuchado de las voces de distintos artistas. Pero no es propiamente de la canción que hablaremos, aunque provoca; esta vez hablaremos del tema en boga, la repetición de las elecciones para gobernador de estado con los anteriores contrincantes fuera de combate, para decirlo de alguna manera. Ahora se presentan nuevos actores, el PSUV designó a Jorge Arreaza, cuadro probado de la revolución, cercano como el que más al comandante Chávez, con amplia experiencia de gobierno y con credenciales de hombre de diálogo, modesto y paciente pero convencido de los principios chavistas para avanzar la revolución en lo estratégico y lo táctico con solvencia de alfarero. Y es que Barinas es considerada en esta batalla electoral como punto estratégico para las fuerzas en pugna, el chavismo y la derecha.

Lo simbólico que es el estado natal del comandante Chávez, pero además lo geoestratégico en una batalla contra el imperio que se ha posicionado de la hermana Colombia y desde allí dirige planes contra Venezuela en lo que llaman "guerra híbrida", es decir, guerra multiforme, yo la preferiría llamar, multidimensional. En este tipo de guerra que enfrentamos el elemento desestabilizador es vital, por ello la guerra económica, el bloqueo, las sanciones, la persecución contra el país, los planes de invasión, los planes magnicidas, los planes para convertirnos en un territorio controlado por narco-paracos, etc, etc.

Lo que pudiera ser una elección normal se ha convertido en una fuente de enseñanza y aprendizaje para que no nos vuelva a ocurrir lo que no ha ocurrido en Barinas el 21-N, pero también, la clarinada de Barinas nos debe llevar como revolucionarios al análisis concienzudo del escenario general tomando en cuenta todos los factores en juego, internos y externos. La derecha logró con una candidatura de un personaje archi declarado exponente de la violencia promovida por estos sectores golpistas, en el marco del esfuerzo del gobierno por lograr la paz y la estabilidad, que la misma estuviera muy cerca del triunfo, el candidato Superlano, a pesar de estar sancionado por instituciones del país, e inhabilitado, se le permitió participar y el resultado, no fue el esperado ni el más agradable pero si muy aleccionador. El pueblo con su actitud de apatía habló y nos señaló el error del mero cálculo electoral y de maquinarias partidistas, que funcionan, cierto, pero en el caso del chavismo en todo proceso tiene que haber mucho más, tiene que haber revolución y eso el pueblo lo huele a leguas, para que lo mismo sea posible es menester darle alma y esencia al ofrecimiento electoral, eso nos lo enseñó hasta la saciedad Chávez y debería ser lección aprendida, pero, siempre hay un pero, no siempre es así. Ahora queremos exponer el reto del renacimiento y relanzamiento, cuan ave fénix, del proyecto chavista barinés. ¿Quien mejor que Arreaza para recomponer las fuerzas en una batalla en donde la derecha se cree sobrada, que logró vulnerar la cuna de la revolución como centro simbólico de todo un edificio construido con las manos grasientas del pueblo pobre? Esa es una decisión de alto vuelo político, propia del alto mando político de la revolución, pero que también implica riesgos importantes que el pueblo barinés debe conocer a la hora de tomar la decisión de ir a votar o quedarse en casa el próximo 9 de enero, porque se trata de eso, se trata de motivar con razones revolucionarias, no solo con técnicas publicitarias. También es un reto para el propio candidato, reto que éste asume con hidalguía, como hijo de Chávez, como revolucionario disciplinado. En una elección se gana y se pierde, eso debemos tenerlo presente, por ello la estrategia debe ser hilvanada con finura, incluso tratando de igualar la que usó el maestro Tarife para componer la hermosa canción "Linda Barinas".

Los revolucionarios no somos mochos ni bobos, hemos aprendido a jugar a la política, mover la zurda no nos es extraño, poner las asimetrías a nuestro favor tampoco y en el contraataque somos letales, tengamos eso siempre presente. Se trata entonces de levantar el ánimo del pueblo patriota; en Barinas no está en juego solo la gobernación, está en juego la patria, está en juego la revolución y cuando "el deber y la patria llaman, hasta el llanto de la madre calla", dice una vieja consigna militar; la revolución está en peligro, el pueblo-estratega sale a dar la batalla de Santa Inés y tenemos fe, los que no somos barineses pero que nos solidarizamos profundamente en estos momentos, que el pueblo saldrá victorioso. Tenemos la oportunidad histórica de promover desde Barinas un renacimiento nacional del proceso revolucionario desde las catacumbas verdaderas, no desde las que algunos burócratas construyen para caerle a coba a la dirección nacional del partido. Ya el candidato lo anunció en las primeras de cambio; habló de las R que sean necesarias y creo firmemente que estamos entrando en la etapa de creación de algo nuevo, del reimpulso del proceso que allá en Barinas seguramente se descuidó, como se ha descuidado en muchos sitios. La abstención no puede ser dejada de lado. Sabemos todos los problemas que hay, pero el pueblo no se desactiva si no huele que algo no funciona bien. Dejar fuera del análisis el pueblo del 13 de Abril de 2002 y del paro petrolero que nos dejó sin navidades, sin comida, sin transporte, sin nada... ¡y no nos rendimos!

Ver los resultados y analizarlos solo desde los técnico-electoral es más que un error, una estupidez, que los "sabihondos" a veces exponen con dibujitos vía internet, algunos dirigentes lo compran como, "el último grito de la moda", y se piensa que abultando nóminas de votantes inexistentes, aunque están en el REP, pero ni siquiera se les visita, mucho menos se les llama a participar en la construcción de algo revolucionario. Ese tipo de actitud es propia de lo arcaico, de lo contrarrevolucionario, de lo burocratizado. Pues much@s de nuestr@s dirigentes piensan así y de allí nadie l@s saca, pues el resultado es que se caen a coba y le caen a coba a la dirección nacional. La arrechera que deben tener Diosdado y Maduro con el famoso 1X10 debe ser para agarrar palco. Pues el pueblo chavista habló y a "gritos de silencio" está señalando que es impostergable un sacudón donde un terremoto será considerado "un niño de pecho". Es deber de la dirigencia a todos los niveles darle cauce e interpretar el mensaje silencioso del pueblo de a pie, no de los "expertos" que ponen a manejar algo tan delicado y que debe estar en manos de gente muy consciente y muy revolucionaria no de patiquines tira pinta.

Barinas es el escenario de la confrontación con la derecha, cierto, pero también debe ser el escenario de erradicar las prácticas contrarrevolucionarias en el ejercicio de gobierno a cualquier nivel... "el dejar hacer, el dejar pasar" debe ser barrido de la mente de quien tenga alguna responsabilidad o política o de gobierno, que casi siempre es el mismo personaje. Las sanciones, la guerra contra el imperio, bien, ¡existen!, son una lacra, pero llegó la hora de la verdad; quien llegue a un cargo, sea del partido o del gobierno para estar chillando mejor que se vaya a sembrar papa, así le aportaría más al país. Dicen que no estorbando también se hace revolución y eso es muy cierto, pero, después que la dirección nacional del partido le dió el sacudón que le dió a los otrora alcaldes y alcaldesas, luego las postulaciones, luego las internas abiertas y sigue habiendo fallas... ¡carajo! ¿Qué hacer? Pues batallar y apartar a quien haya que apartar.

Por esta razón, el deber de todo aquel que ame este país, todo aquel que ame a Barinas, el que ame la paz, el que ame a la patria debe tomar partido en las elecciones del 9 de enero. Ningún barinés que sienta alguna simpatía por el chavismo puede quedarse en su casa, !tiene que salir a votar por Jorge Arreaza!, Arreaza está capacitado y claro en la tarea, super claro y tiene el mayor compromiso de hacer la revolución en Barinas, una revolución regional con alcance nacional. No permitamos por pendejeras que la derecha triunfe en Barinas, sería la muerte saben, sería matar la revolución en una de sus principales cunas. "Las cargas se arreglan en el camino", es muy común oír por esas llanuras hermosas. Sabemos que hay cargas torcidas, pues allí tienen el mejor cuadro para que apoyado por todas y todos le den un impulso definitivo a la revolución bolivariana en la cuna del comandante y enderece las cargas ... ¡No desprecien esta oportunidad que nos ha dado la vida, salgamos al contraataque y barramos a la derecha!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 893 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor