Llegó la Navidad

Luego de un año cargado de muchos retos y experiencias por fin llegó la Navidad. Para nosotros este sin duda es uno de los meses más importantes por toda la carga afectiva y reflexiva que tiene. Es el tiempo para compartir con nuestras familias, amigos y seres queridos; para agradecer todo lo vivido y recibido; para pensar en todas nuestras acciones y prepararnos para lo que viene.

Este ciclo que estamos cerrando nos dejó grandes aprendizajes y fortalezas. Para mi la más importante es que entendimos que para lograr nuestros objetivos debemos permanecer siempre unidos, trabajando articuladamente, con organización y planificación.

En pocos días estaremos iniciando un nuevo año en el que todos tenemos que aportar desde nuestros espacios para construir, producir, avanzar hacia ese estado y país con el que soñamos y merecemos. No podemos relajarnos, en cada uno de nosotros hay una importante carga de sabiduría, experiencia y también de responsabilidad.

Así que mis queridos hermanos aprovechemos al máximo esta hermosa época navideña. Renovemos nuestras esperanzas, dejemos que la alegría y el amor de Dios, nuestra Virgencita y nuestras familias invadan nuestros corazones para que juntos podamos transformar todo lo necesario en positivo. Seamos positivos. Sé que podemos lograr todo lo que nos propongamos. Vivamos esta época decembrina en paz, apoyando también a quien lo necesite, poniendo en práctica todos los valores cristianos que nos caracterizan, compartiendo, con hermandad.

Mi deseo para ustedes es que esta Navidad venga cargada con mucha energía, salud, prosperidad, bienestar y felicidad para todos. Que el Niño Jesús nos conceda esos deseos que tanto anhelamos. Trabajemos unidos por ello. El cielo es el límite. Un fuerte abrazo. Los quiero mucho.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 584 veces.



Dante Rivas


Visite el perfil de Dante Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dante Rivas

Dante Rivas

Más artículos de este autor