En Lechería ahora les gusta lo malo

El cambio de mentalidad de los lecheirenses comenzó por el conjunto residencial y otrora aparta hotel Doral Beach, allí los habitantes se dividieron en dos partes la junta de condominio y un segundo sector denominado la junta comunal, promocionado por Nelson Moreno en busca de conseguir participantes para su reelección de alcalde de Puerto La Cruz, en esa zona los chavistas se apropiaron de varios apartamentos desocupados.

Esa invasión realizada sin problemas dibuja realmente el cambio que se ha venido propagando en la comunidad del estado Anzoátegui, pareciera que ya no les importara lo que sucede en el municipio Urbaneja, aunque esa parte del Doral pertenece al municipio Sotillo, ellos realmente hacen vida en Lechería por lo cercano del territorio.

Manuel Ferreira el alcalde reelecto, se percató de ese fenómeno social abandonando la labor real de la alcaldía, originó un abandono total. Ni siquiera aplicó la práctica chavista de no hacer nada pero pendiente solamente de ayudar al jefe de familia. Ferreira por el contrario elevó exageradamente los impuestos y con el desproporcionado aumento del aseo urbano provocó una protesta general.

Así y con todo esto ganó, los mayores gastos fueron de campaña. El traslado de personas de ciudades cercanas, supuestamente inscritas en Lechería, fueron la clave de su victoria de acuerdo a la denuncia de uno de los candidatos. Los residentes municipales que votaron, manejaban la idea del que viniese lo haría tan mal como Ferreira.

Se puede pensar en un estado depresivo, envuelto en un dejar hacer, en donde ya no importa ser profesional universitario, la crisis venezolana donde el gobierno se empeñó en acabar con la clase media invade la mente y los corazones de esta gente tan responsable y laboriosa. No tardará mucho tiempo en que el gobierno nacional los incluya en el reparto de las bolsas Clap, para terminar de atornillarlos en la miseria.

De repente será el mismo alcalde camaleón quien impulsará esa dadiva, de acuerdo con los chavistas. Porque si algo demostró es aprovecharse de las circunstancias y de la gente, primerito fue de las guarimbas que lo catapultaron como dirigente y posteriormente de todos los partidos políticos. Igual tenía relaciones con Barreto Sira, a través de su operador Miguel Arismendi, con los alacranes directamente con Brito, y especialmente con Fuerza vecinal.

No perdonó ni a los chavistas en un pacto de no atacarlos ni quitarles dirigentes, eso avalado con un supuesto enlace con la compañía encargada del aseo urbano, que aparentemente tiene muy buenos amigos rojos, rojitos. Toda una estrella Manuel Ferreira, se vende como el ultimo refresco del desierto, ya tiene designado como sucesor a Carlos Alvarado su más ferviente defensor en las redes.

Ferreira insiste en concretar su sueño, y como dice conocer al electorado de Lechería, sabe que no les importa que no se les resuelvan los problemas. Anda ya de campaña para ser el próximo gobernador del estado, sí desde el 23 de noviembre está de gira por el estado Anzoátegui. Nombrando representante en El Tigre, impulsando como partido a Fuerza Vecinal. En esa ciudad nombró coordinador al hijo del gocho Adelmo Duran.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 687 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor