¡Ay Lil Rodríguez! Quién sería ese hijo er diablo que mandó destrozar la mata de Almendrón en Cumana.

Chela, debo contarte, que leí y me conmovió el artículo de Lil Rodríguez con el título: Cumaná y el Almendrón. Uno que es animal Chela, conoce bien y entiende, el daño que le hacen a la vida, cuando matan a un árbol. Estos asesinatos poco duelen a las autoridades y tal vez a la comunidad. Me dolió esta especie de asesinato y me movió el piso, esta manera tan humana con la cual Lil Rodríguez nos describió este horrible hecho.

Ya me imagino Chela, el aspecto que fue tomando la cara del amigo virtual, Emigdio Malaver, mientras leía este artículo. Millo, como le dicen en Tacarigua, sabe de este dolor porque habla con las matas y también tiene perfecta idea de cómo la matas se van a vengar de nosotros. Él lo sabe perfectamente, que esta venganza nos la tragaremos caliente. Él escribió un cuento sobre la Venganza de la mata de mango(*). En ese cuento, leí esto que también es muy humano y cristiano: "Si quieres a los árboles, quieres a Dios y vivirás saludable bajo sus sombras"

Una mata para el amigo Millo es sagrada. No por casualidad, este amigo virtual tiene también un libro sobre "Epónimos y Árboles Emblemáticos de los Municipios de Nueva Esparta"(**), que por cierto, están como huérfanos.

Esta especie de asesinato, es una evidencia del falso urbanismo que nos han instalado, donde la ciudad o eso que llamamos ciudad, se resume o entiende, como en montón de cemento y las matas no se ven como parte de ese tejido humano. Es fácil entender esto Chela. El cemento nos invade con grandes "urbanismos" y a la matas las viven cortando. A veces Chela, las matas sirven para cuadrar negocios. Siembran muchas y por ellas cobran mucho dinero en contratos y después las dejan morir a mengua.

Me conmovió este artículo de Lil, por lo certero de esta visión que nos dejó sobre este problema: "Quien escribe es doliente de ese almendrón que hace parte vital del paisaje ecológico y emocional de Cumaná como bien apunta María Eugenia Guerra, resaltando que, como igualmente señala Irian Reyes, hay ignorancia sobre lo que puede significar un árbol para la memoria histórica de un pueblo. Con su mutilación se dio fin también al refugio de algunas aves, a las que eliminaron su hábitat". Lil, como persona no existe cabalmente sin las matas que crecieron en su Cumaná. Este almendrón es un pedazo de Lil, de María Eugenia e Irian reyes. https://www.aporrea.org/regionales/a305421.html

Ahí está Chela, una gran visión humanista. Las matas son parte esencial para el hombre y es por eso, que en el himno al árbol, que tanto repetimos en primaria, se dice: "Al árbol debemos solícito amor". Luego en otra estrofa, se canta otra cosas esencial para la vida, que tampoco hemos aún entendido: "Él es tan fecundo rico sin igual/Que sin el mundo sería un erial/No tendría palacios el hombre, ni hogar/Ni aves los espacios, ni velas, ni mar"

Chucha, yo también leí este artículo y en verdad, las orejitas se me alborotaron. Mira lo curioso que es la vida. Fíjate Chucha, que el poeta cumanés Andrés Eloy Blanco, escribió en su poema los hijos infinitos, estos versos que aplican para la matas: "Cuando se tiene un hijo, se tienen todos los hijos de la tierra" y después en ese mismo poema escribió: "Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro y el corazón afuera". Cuando uno tiene Y QUIERE A UNA MATA, se tiene a todas las matas del mundo. Aquí Chucha, amamos y queremos a la mata de mamey, las maticas de tunas, las de orégano, la mata de mango del periodista Juancho, la mata de tamarindo, las matas de curichaguas. Así como lo digo el poeta, yo digo, sin ser poeta, que cuando se tiene y AMA a una mata, se tiene y se aman a todas las maticas del mundo.

Chela, con este acto, le dieron un Cipotazo a Luis Mariano Rivera. Este poeta, que le cantó a las florecitas silvestres y a la cerecita de Monte, tuvo que pegar un brinco en su Canchuchu del cielo. El almendrón estaba justo frente al teatro que lleva su nombre.

Referencias
* MALAVER, Emigdio. La Venganza de la Mata de Mano. Tacarigua 2019. Libro preparado en edición digital.

** MALAVER, Emigdio: Epónimos y Árboles Emblemáticos de los Municipios de Nueva Esparta. Libro Digital.

Amaranta063@gmail.com

@amaranta1503



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1100 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: