La APR podría transformarse en una fuerza política en Carabobo

Si la APR concentra toda la atención de su estrategia en tejer fino la unificación de los distintos niveles de la actividad política existente en la sociedad carabobeña, aunque adscriben desde sus lugares particulares querer acabar con esta pesadilla, sin embargo la APR logra superar con éxito este reto, la misma sociedad le otorgará el reconocimiento de fuerza política como su propia vanguardia colectiva en Carabobo, trascendiendo el hecho electoral.

Carabobo atraviesa por una inmensa crisis política de representatividad. El liderazgo del neoliberal Rafael Lacava se encuentra en la más absoluta ruina política, así mismo, el Psuv está orgánicamente descuartizado y desmoralizado, su militancia histórica fue desplazada por una prepagada, mientras tanto a sus fracciones no hay nada ni nadie que pueda juntarlas, son irreconciliables. Y Rafael Lacava ya no está en condiciones de seguir gobernando a Carabobo y el pueblo carabobeño tampoco lo quiere ver más en la gobernación.

Mejores condiciones políticas no podrán tener las izquierdas y el movimiento popular agrupados en la Alianza Popular Revolucionaria (APR), que se han trazado como objetivo construir un abanico grande de fuerzas sociales democráticas y revolucionarias para edificar un Carabobo Nuevo, este es el momento histórico para fortalecerse. Para ello deberán partir de desarrollar una conciencia política crítica capaz de comprender que conseguir tal fin significa primordialmente superar la idolatría de las y los candidatos dentro del reality show electorero, y que lo más importante es el proceso de construcción de la unidad en torno a un programa de transición hacia un Carabobo Nuevo y reconocer que los actores sociales que sostienen este propósito programático tienen sus propias y diferentes interpretaciones del mismo, lo que no obstaculizo en absoluto la definición de un fin común armónico y acordado. Carabobo Nuevo es un proyecto de vida y por lo tanto caben todas las formas que la expresan, pero además, se desprende de ello una estrategia electoral, no de apilamiento de egos pequeño burgueses, sino una reunión de todas las fuerzas sociales dispuestas a levantar un Carabobo Nuevo.

Predecir entonces los posibles escenarios políticos electorales, que se producirán en Carabobo sin pretender visiones cabales, es ya una tarea permanente de la dirección política colectiva de la APR, examinando cuidadosamente, dentro del rango de probabilidades, que permita alcanzar comprender las capacidades de que están dotados cada actor para obtener la posibilidades de victoria. Y si la APR en Carabobo logra romper claustros y desplegar la imaginación política conectándola al pulso emocional y a la sintonía con los deseos y esperanzas del pueblo carabobeño, tengamos la plena seguridad que otros gallos cantarán el 21 de noviembre

Por lo tanto, el futuro que habrá de llegar dentro de ochenta y siete días no se encuentra emplazado en ningún escrito, sino que emergerá del conjunto de las relaciones que se configuren a lo interno del mismo proceso, es decir, hay que ponerse a trabajar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 656 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: