Lo peor y lo mejor que le puede pasar a Bailadores. De cara a las elecciones de noviembre

Lo mejor que puede pasar en Bailadores, es que a partir de noviembre por primera vez en su historia una mujer sea Alcaldesa y para ello lo conveniente es que tanto la candidata del oficialismo como de la oposición sean mujeres de hacer asertivo, proactivo y raigal, aunque la decisión final la tiene el pueblo democrático, aguerrido y consciente del momento histórico que vivimos. A la Alcaldía le hace falta una mano femenina que comience por darle valor a las potencialidades que tenemos y a construir el Municipio modelo que nos merecemos a 420 años de la fundación.

Aquí se trata de ser opositores sensatos y ante todo querer lo mejor por y para el terruño que nos vio nacer, antes de verlo en manos de falsos agoreros con oscuro pasado, que son como el caballo de Atila, por donde pasan ni el rastrojal crece.

La participación de la mujer bailadorense en su devenir histórico siempre ha sido relegada, su actuación en los pocos espacios que ha ocupado han sido determinantes. Basta con recordar la primera mujer en ocupar el cargo de concejal en 1945, doña Herenia Acedo de Vázquez; a las primeras prefectas por los años 80, doña Eloisa de Vivas y doña Olga Herrera de Arellano; a la primera directora del Hospital, Dra. Marina Pérez Ángulo; a las primeras enfermeras Aida Montilva y Blanca Medina; a la primera registradora Dra. Milagros Pineda y a las Maestras de Maestras señorita Ramona Elba Ramírez Pacheco, doña Julia Moret, señorita María Elena Parra, doña Gilberta de Guerra, señorita Josefa Moré, doña Blanca de Paredes, doña María Luisa de Contreras y doña Orfelina Moreno; todas ellas sin lugar a dudas marcaron y dejaron huella imperecedera en el desempeño de sus funciones y sus actuaciones son dignos ejemplos de imitar. Por esta razón lo más ventajoso para Bailadores es que la mano ductora de una mujer dirija sus destinos, con el perdón de hombres probos que también aspiran Fernando Medina y el primo Carlos Quintero.

Y lo peor que le puede pasar a Bailadores en la hora actual es que un farolero y desmemoriado, aprovechador y calculador, resentido social y de silencioso origen canario san Luis Martín Hernández resulte electo por una minoría como candidato del chavismo para las próximas elecciones de alcalde. Bailadores merece un mejor destino, vivimos tiempos muy difíciles, dónde en vez de un vengador contemos con una soñadora, en vez de un verdugo con una mano cariñosa y en vez de un desocupado de toda la vida con quienes siempre han demostrado verdadero interés por el pueblo. Esto lo escribo con mucha responsabilidad, pueblos como Bailadores hay que adecentarlos y evitar a todo riesgo que caigan en las peores manos, el mejor ejemplo lo tenemos con Venezuela.

Con tristeza y cierta decepción he leído un anónimo que circula por las redes sociales "¿Se repetirá la historia en Bailadores?" donde de manera cobarde se mancilla a quien bien le ha servido a Bailadores, por el sólo hecho de ser su hija candidata, a quien vapulean por ser "Joven muy bella que pudiera servir para candidata a las ferias, pero no para alcalde", si se trata de elegir entre la bella y la bestia o escoger una soñadora sin odios ante quien ha vivido por 21 años de un sueño frustrado, ¿con quién se quedaría usted? hay que ver ¡hasta dónde llega la ambición malsana y la miseria humana!, es vergonzoso venir a cobrar con intereses después de 21 años el arrebato de un supuesto sueño o acaso fue más bien una pesadilla. Toda esta politiquería casera deja mucho que decir, esgrimir ahora que las obras construidas no sirven y porque no decirlo en el momento que se estaban ejecutando, quien ahora critica era el flamante secretario de gobierno de la época.

Malas o buenas, pertinentes o no, las obras fueron realizadas, ahora pregunto al pueblo bailadorense y a los amables lectores ¿Cuáles han sido las obras o el gran aporte de san Luis Martín Hernández a Bailadores, aparte de hablar paja en cada esquina y vivir de la politiquería que lo hizo gente y lo sacó del ostracismo? Ninguno… cero obras, nulo aporte.

Lo único del Abg. Luis Martín Hernández es que ejerció por inercia, sin pena ni gloria como secretario general de gobierno, su nombramiento devino por llegar de madrugada con los votos de Bailadores al comando de campaña de Florencio Porras, cuando el resto de su equipo lo había abandonado ante la inminente derrota, así se colaron dos villorros más que terminaron en autoridades únicas. La mayor recordación de su gestión fue no saludar a nadie y asegurar su futuro por generaciones.

Como bailadorenses debemos propender a que la historia futura nos depare parabienes y nos libre que Luis Martín llegue a ser alcalde o protector de la ciudad, sería inexcusable para un glorioso y heroico pueblo con 420 de historia, que siempre anhela mejores derroteros, más nunca retroceder en el tiempo. En mi caso sería para nunca más volver a Bailadores, ni siquiera muerto pues preferiría que me entierren en la playa del rio Mocotíes en Tovar.

Voy a referirles dos anécdotas que son una radiografía que dejan a Luis Martín al desnudo. Cuando dejó de ser un "centauro" y secretario general de gobierno, un buen día regresó a Bailadores y se estaciono con su camionetota al final de la avenida Toquisay, por ahí rondaba Ildemaro Sánchez, el del barrio, quien con esa cara de toche dice unas cuantas verdades, dándole varias vueltas a la camioneta mientras gesticulaba con sus manos, de repente dijo: "Luis Martin le fue muy bien en Mérida porque para tener senda camioneta y dizque finca con caballos, yo creo que con lo que ganaba no le alcanzaba ni para los cauchos…", y es cierto, son pocos los afortunados que salen de un cargo disfrazados de boliburgues, aunque en el fondo siguen llevando el rancho en su cabeza. Esta anécdota me la narró con lujo de detales un buen amigo que estaba presente.

La otra ocurrió en septiembre del 2017, aunque ya la publiqué en su momento, bien vale la pena recordarla, no vaya a ser que por equivocación troquemos de nuevo en indígenas o en indigentes: "…el domingo 3 de septiembre (2017) -para ser más exacto- en una reunión con el Concejo Comunal de Las Lomitas de San Pablo, después de llegar con dos horas de retraso y eso que andaba en su camioneta con vidrios ahumados, les dijo a los vecinos con referencia a la situación del país que: "debían ser como antes y andar hartos de mugre y a pata. Que las mujeres tenían que soltar a los niños como a las vacas, darle teta hasta los tres meses y usar trapos cuando les baje la regla, lavarlos y volverlos a usar en vez de toallas. Que sembraran las montañas de maíz, de trigo y esperaran que lloviera…" ¡Cómo les parece lo creativo del hoy aspirante a Alcalde y de la birria de representante a la ANC que representó al municipio Rivas Dávila! No creo que su papá y buen amigo Don Eusebio Martín "Canelo", hombre humilde y trabajador, lo haya criado con leche pedida, pañales de trapo y pastando. Será que al disputado Luis Martin se le olvido cuando era pobre, indocumentado y desandaba con una agenda debajo del sobaco y unos pantalones de jean desteñidos por las calles de Bailadores, al menos yo nunca recuerdo haberlo visto con guayuco y penacho en mano, antes de convertirse en "Don" por el hado político y disponer a sus anchas de las prebendas del poder y bienes inmuebles de las instituciones. Ya no son los tiempos del portaviones de Chávez, el pueblo no olvida, así ahora Luis Martín salude nuevamente a todo el mundo y emulando a Cocomé no pierda novena, velorio o jolgorio"

¿Qué fácil es pedirles sacrificios a los demás cuando vivimos con todas las comodidades? ¿Cuándo las bolsas de Clap llegan con demasía a casa, los insecticidas y abonos de las cosechas, el cemento, viajamos en avión y nunca toca hacer ni pedir cola?, cuando con ánimos de venganza por un "sueño" robado queremos llegar a cualquier costo a un cargo que no merecemos, así para ello tengamos que enterrar a los amigos y compañeros de ayer. En lo personal creo en los soñadores y no en resentidos sociales que lo único que les importa es una membresía sin honor. Por eso insisto, lo mejor que le puede pasar a Bailadores es que la elección de noviembre se defina entre dos damas, por supuesto que mi esfuerzo y apoyo será por Filomena Rujano. El chavismo tiene más opciones y Bailadores espera que sepan diferenciar sobre el futuro por encima del pasado, ya el caso de Luis Martin Hernández se parece al de William Dávila Barrios, que rayan en lo patológico, es momento que se jubilen de ser sempiternos aspirantes y le den paso a la juventud "Divino tesoro" con cuerpos de reinas y almas sin sombra.

 

nestorabadsanchez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 803 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI