Carabobo, 200 años no han sido suficientes para detener el neocolonialismo opresor

"La justicia es la reina de las virtudes republicanas, y con ellas se sostienen la igualdad y la libertad"

Simón Bolívar

Estamos a las puertas de una de las celebraciones más importante en la historia republicana de Venezuela, se conmemora la victoria final de los patriotas en Carabobo a celebrarce el próximo 24 de Junio 2021, con ella se enaltece el espíritu libertario y luchador del venezolano, aunque sin duda ese día será inocultable el enorme vacío político por la casi inexplicable ausencia física del comandante supremo Hugo Chávez, el único líder político venezolano de los últimos tiempos que tendría las credenciales, méritos y el honor suficiente para comunicar con legitimidad patriótica y su inalienable autoridad moral revolucionaria que lo caracterizó siempre, para transmitir las ideas con fervor bolivariano, por su brillantez como orador transparente e implacable con la verdad incontestable en este bicentenario de fastuosa celebración por tan significativo triunfo patriótico, reafirmante de nuestra digna identidad nacional y latinoamericana.

Lo que ningún otro gobernante o historiador oficioso podrá ofrecer ese importante día, porque el Hugo Chávez del que hablamos fue y es insustituible por quienes han querido imitarlo con una simplicidad justificada sin tener el conocimiento profundo, la conciencia de clase y la calidad revolucionaria suficiente mostrada por el comandante, de antemano decimos con esto que cualquiera que sea el orador de orden ese día en campo de Carabobo, no estará a la altura de las circunstancias historicas de aquel y este momento en doscientos años de historia viva; porque más allá de la cronología, se trata de la interpretación explosiva de un líder patriota protagonista de la historia continuada como comandante del último siglo.

Por la trascendente importancia del referente político del momento bicentenario cabe preguntarse si el presidente Nicolás Maduro, está a la altura de las espectativas de la presente circunstancia histórica exigente de la doctrina bolivariana, del compromiso revolucionario con la patria y el pueblo trabajador, si es capaz de volar más alto que su limitación protocolar oficial, o acaso podrá levantar la emoción patriótica que necesita éste pueblo maltratado y arrecho, cuando su menguada gestión de gobierno no ha producido los cambios necesarios con calidad revolucionaria, con el espíritu de guerrero victorioso como lo hicieron Bolívar y Chávez y no con la patética sombra traidora de un gobierno entregado, enganchado en la vergonzosa alianza con la burguesía "revolucionaria" apatrida, y con la complicidad silenciosa y cobarde de la cúpula nacional del PSUV, burlándose cada vez de la nobleza del pueblo trabajador en situación de abandono como clase social.

El próximo 24 de Junio 2021 quedará demostrado que *200 años no han sido suficientes para detener el neocolonialismo opresor* que sigue presente en Venezuela, ahora desde la traición interna, el mismo que hoy tiene el disfraz neoliberal como modelo económico de mercado, que anda desenfrenado causando daño humano y material a los pueblos del mundo, y aún cuando sabemos de la crisis sistémica del capitalismo sus intentos desesperados por sobrevivir lo vuelven aún más peligroso destruyendo todo a su paso en su mortal caída. No obstante podemos observar como el estado burgués venezolano y el gobierno del presidente Maduro, se han convertido en sus mejores aliados y defensores, y aunque tengan un discurso camuflado de socialismo los hechos en su práctica confirman lo contrario.

También vemos con indignación lo que sería un agravio al comandante supremo Hugo Chávez, con la posible presencia del gobernador Rafael Lacava en el acto de Campo Carabobo en una absurda participación en la programación prevista para la conmemoración bicentenaria de la batalla de Carabobo, más allá de su probable derecho protocolar como primera autoridad civil del estado es un antipatriota y contrarrevolucionario por lo que allí no cabe su ingrata presencia, por ser éste enemigo declarado de la revolución bolivariana, por la persecución implacable de los Drácula mercenarios al chavismo militante desde hace tres años, por su conocida vinculación imperial y su comprometida candidatura presidencial con el neoliberalismo para lo cual trabaja día y noche rumbo al 2024, mas sin embargo pareciera contar con la complicidad sumisa de la dirección regional del PSUV en Carabobo y la protección de algunos padrinos nacionales miembros de la dirección del partido. Estamos seguros que el comandante Chávez, objetaria su presencia en el acto bicentenario de la batalla de Carabobo el próximo 24 de Junio, tal como lo hizo en la avenida Aranzazu de Miguel Peña Valencia el 5 de agosto del 2012.

Desde la gesta heróica independentista sellada en la sabana de Carabobo en 1821 hasta nuestros días, han pasado varias etapas en el largo proceso político de la vida republicana venezolana con diversos signos ideológicos, en cuyo transcurrir han habido marchas y contramarchas, paralizaciones y hasta congelamiento en el avance estratégico necesario para el desarrollo humano de la sociedad venezolana, debido a los intereses parcelarios de clase de factores de poder que "luchan" viceralmente por el control político del estado y el gobierno con el propósito de apropiarse de las riquezas de la patria; pero con la excepción del presidente Chávez y su útil gobernanza, todos los demás incluído el actual han puesto a un lado los intereses de clase del pueblo trabajador reduciendo a la mínima expresión la materialización de la vida de los venezolanos en general.

Corriente Revolucionaria del Poder Popular (CRPP), Dirección Política Regional



Esta nota ha sido leída aproximadamente 273 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter