La biblioteca pública Alirio Ugarte de Portuguesa hacia la conquista de nuevos espacios

En un amplio ensayo titulado "Alirio Ugarte Pelayo en su última entrevista", de Milagros Socorro (en https://prodavinci.com/), la autora, va tomado algunas pinceladas de las palabras de Ugarte Pelayo en esa última entrevista que se dio el viernes 13 de mayo de 1966, seis días antes de su muerte; en esa entrevista, Ugarte Pelayo dio una conferencia en el Rotary Club de Puerto Ordaz, al día siguiente ofreció una rueda de prensa en el hotel Rasil, donde se hospedaba, y Reyes Maia, corresponsal de "El Nacional", recogió en su nota las siguientes declaraciones: "No creo en una Venezuela limitada por el odio. No creo en una Venezuela frenada en sus posibilidades y realizaciones (...) Creo que al país le está planteada una profunda transformación. Transformación en los métodos políticos, así como en los administrativos; transformación en los niveles culturales; y afirmación plena de una Venezuela vigorosa y pujante. (…) El pueblo venezolano, al fin y al cabo con origen en su Independencia, terminará por estar unido en el alcance de metas superiores. Para eso, nuestra actitud tiene que ser de confluencia y afirmación, y no de negación y diatriba (...)".

Al terminar la Conferencia de prensa, Ugarte Pelayo, explica Socorro, salió de Puerto Ordaz camino al Guárico, donde debía cumplir un compromiso en Zaraza; el 20 de mayo, en su residencia de Caracas, estaban a la espera de algunas palabras suyas para conocer la voz sobria y referencial de este gran intelectual larense, pero antes de dirigirse a los reporteros, que ya se habían congregado en el lugar, ofreció disculpas y se fue a su biblioteca. Pasaron unos minutos y allí se escuchó una detonación, sería la última luz que se vio aquel gran hombre y político que contribuyó con el quehacer cultural y literario de la Venezuela de finales de los sesenta del siglo XX. Ugarte Pelayo fue un ejemplo intelectual y literario que trascendió las fronteras de los pueblos y llegó a anclarse en el corazón del estado Portuguesa.

Como un acto de fe se dio en el estado Portuguesa un proceso de modernización de sus instituciones a partir de la década de los ochenta del siglo XX, fortaleciéndose con la reforma política de 1989; antes de esta fecha los gobernadores de los estados venezolanos eran designados por el Presidente de la República, a partir de la reforma política se comenzó a elegir por voto popular a los Gobernadores, siendo el primer gobernador electo por votación popular, el abogado Elías D'onghia Colaprico, apoyado por el Partido socialdemócrata Acción Democrática; durante la gestión de D'onghia, se comenzó a fortalecer la figura de la extensión de la Biblioteca Pública Nacional en Portuguesa, en concreto en la ciudad de Guanare. Para entonces ya se había escogido en nombre epónimo de Alirio Ugarte Pelayo a la sede de esta centro cultural del libro y la lectura, que a pesar de ser un abogado, escritor, y dirigente político nacido en el estado Lara, lo unía con Portuguesa su hermano Argimiro Gabaldón (1919-1964), quien sí había nacido en estas tierras llaneras. La primera Coordinadora nacional de la Biblioteca fue la Sra. Eligia de Revelo, quien en los documentos fundacionales destacó que era una organización establecida, apoyada y financiada por el Estado y la institución local y regional, mediante la organización colectiva, proporcionando acceso al conocimiento, la información y las obras de creación gracias a una serie de recursos y servicios, estando siempre a la disposición de todos los miembros de la comunidad por igual, sean cuales fueren su raza, nacionalidad, edad, sexo, religión, idioma, discapacidad, condición económica, laboral y nivel de instrucción.

La Biblioteca Pública Ugarte Pelayo surge para prestar un servicio público que hizo posible dotar a la sociedad de garantías para acceder al conocimiento desde criterios de igualdad de oportunidades, promoviendo, planificando y coordinando el desarrollo del Sistema Nacional de Servicios de Información Humanística, Científica y Tecnológica; se consolidó desde la Biblioteca Ugarte Pelayo, un centro depositario del acervo documental bibliográfico y no bibliográfico, siendo responsable del Servicio Nacional de Referencia.

Los espacios donde hoy ha estado alojada la Biblioteca Pública Alirio Ugarte Pelayo (en la ciudad de Guanare, carrera 3, sector Coromoto), están confrontando un nivel de depreciación importante, producto de filtraciones y algunos descuidos que en el tiempo se fueron acumulando y que han comprometido seriamente su estructura, haciéndola insegura y peligrosa para los usuarios de tan importante referente cultural Portugueseño. Ante esta situación las autoridades regionales tomaron la decisión de trasladar la Biblioteca a un nuevo escenario, donde se garantice seguridad y sobre todo amplios espacios para el desarrollo armónico de actividades que vengan a darle complemento al mundo fantástico y literario que se muestran a través de los libros.

Una de las preocupaciones que se ha tenido con la Biblioteca Ugarte Pelayo en los últimos tres años, es el bajo porcentaje de visitantes; es ante esta realidad que la reubicación de la Biblioteca consideró buscar un espacio donde se garantizaran mecanismos de innovación tendientes a agilizar, acelerar, especializar y alfabetizar los procesos de acceso a la información y a la lectura.

La prioridad asumida ha sido que la Biblioteca Ugarte Pelayo se encamine hacia la transformación de ser una biblioteca pasiva a erigirse como una biblioteca moderna, bajo el concepto de espacio cultural comunitario. Ese espacio se consiguió en las instalaciones del Complejo Ferial de la ciudad de Guanare, a la altura de complejo de instalaciones conocidas como Pueblo Llanero y que albergaría las cuatro Salas de la Biblioteca, con espacios para poder satisfacer la necesidad del debate literario, creando condiciones para el fomento de un ciudadano más capacitado, en congruencia con el manejo de información y el uso de la tecnología, habilitando la incorporación de los avances científicos.

A grandes rasgos, la Biblioteca Ugarte Pelayo con esta mudanza, que tomará varios meses, afianzará su adecuación al manejo sostenido de la información en todas las plataformas posibles. El concepto de modernizar o actualizar, en el marco de las políticas culturales del estado Portuguesa, implica ofrecer los servicios y espacios de la Biblioteca Pública a la actividad cultural de la comunidad: a los grupos, a los organismos, a las instituciones y a las personas que participan en el acto de leer y en el fomento de este hábito perdido.

Una situación de crisis (como la infraestructura donde hacía vida la Biblioteca) ha permitido pasar de la pasividad y el carácter meramente académico que estaba caracterizando a la Biblioteca, a un nuevo escenario donde los niños, jóvenes o adultos, puedan ejercer su derecho al disfrute de la lectura informativa, recreativa y formativa; su derecho a saber, a descubrir nuevos conocimiento y/o habilidades; a integrarse a los cambios científicos y tecnológicos de nuestra época.

El renacimiento de la Biblioteca Pública Ugarte Pelayo, permitirá ofrecer servicios especializados, avances tecnológicos, agilización de los trámites de circulación, aceleración de localización de información, alfabetización del usuario para conocer la biblioteca pública, formación de lectores, expresión de actividades culturales que fomenten la lectura, con visión y con misión de elevar las oportunidades de los portugueseños en la cartografía universal de los saberes.

La nueva época de la Biblioteca Ugarte Pelayo, se caracteriza por el fortalecimiento de mecanismos de vinculación con los diferentes organismos, instituciones, centros educativos y culturales, generando perfiles de información para que responda a todas las necesidades de sus usuarios; vamos hacia la alfabetización del lector a través de talleres para el manejo de la biblioteca dirigido al público en general impartido por el bibliotecario además de la edición de folletería bajo la cultura del cómo encuentro: un libro, un tema, un dato, un autor, un título, entre otros. Buscamos impulsar la promoción del libro pero partiendo de una sabia orientación, desde bases de datos modernizados, que ayuden a los usuarios a comprender los recursos bibliográficos de manera temática, es decir, listados de títulos de libros sobre temas específicos, listados por temas o por autores, entre otros.

Se va hacia la sistematización de resúmenes de libros por parte del equipo de la Biblioteca para darle a conocer al usuario nuevos escenarios desde donde involucrarse y prepararse; se busca satisfacer de manera rápida y sin mayor complicación las necesidades de información de la comunidad. La Biblioteca Pública Alirio Ugarte Pelayo de Portuguesa, en su nueva sede, busca la conquista de nuevos espacios para hacer del libro una herramienta de vital liberación en tiempos tan inciertos y complejos. No duden que este cambio viene a impulsar el valor patrimonial e histórico de la Biblioteca Ugarte Pelayo en Portuguesa y en el mundo, porque a partir de su nuevo centro de operaciones tendrá un mayor alcance a través de la tecnología y los nuevos mecanismos de difusión del libro y la lectura caracterizados por el debate literario y la activación de Talleres y Foros con factura nacional e internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 429 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: