El adeco Alfredo Díaz: La cotorra margariteña

¡Con el perdón de las cotorras margariteñas! Pero es lo que oí hoy martes en el programa de "Vladimir a la Una", se me asemeja claramente al sonido de una cotorra, bla, bla, bla, ronca, chillona, trabada, incomprensible, además despotricando todo el tiempo con un patrón definido: óyeme Nicolás Maduro, la culpa es tuya, solo tuya, y casi que cae en un bolero de esos donde se van a rasgar las venas para que caiga la sangre y la culpa es sólo tuya Nicolás. Pero jamás imitando a Javier Solís, a quien admiro por demás. Era el sonido de la cotorra o ¿más bien de una urraca?

Mientras la cotorra margariteña es una especie en peligro de extinción, y se están haciendo grandes esfuerzos por salvar la especie, catalogada como el ave que representa a Nueva Esparta desde hace treinta años, este señor, entiendo adeco de toda la vida, por dentro y por afuera, quiere mantenerse vivo y en el poder per secula seculorum.

Y es precisamente de esos tipos políticos que deseamos salir. Necesitamos que se extingan en verdad. Son los que se mantienen en el poder solo para seguir con el poder, no para ayudar a los pobladores de la isla, ni para trabajar resolviendo sus problemas, ni preocupándose por su bienestar.

El Gobernador de Nueva Esparta es lo que ha hecho, según parece, con la tremenda excusa de que el Gobierno Nacional le ha quitado presupuesto, funciones en la salud, la atención de los servicios eléctricos y de agua, de telefonía, de combustible. Dice, lloriqueando, que así no se puede gobernar. Pero cómo le gusta el cargo sin ninguna responsabilidad, ni compromiso. Tanto así que quiere a toda costa ser reelecto.

Por el amor de Dios amigos margariteños, no caigan en esa trampa.

Sólo oírlo en el programa entrevistado por Vladimir Villegas, dio pena ajena. Al comienzo estaba monotemático y le dio trabajo al conductor para intentar llevarlo hacia respuestas coherentes. Alfredo, ¿qué ha pasado con las vacunas para Nueva Esparta? Y retrocede al mes de abril del 2020, cuando justamente fue acusado de no vigilar como debía la presencia de Covid en la isla, al mantener abierta, bajo su permiso, una academia de jóvenes beisbolistas. Muchos jóvenes que vivían en esa comunidad, y fueron contagiados uno a uno. Por cierto, ¿no habría que investigar la situación real de esos jóvenes "traficados" al exterior, en base a sus dotes deportivas? Pregunto yo.

Asegura entonces este gobernador estar de manos atadas para resolver los problemas del Estado, pero aun así quiere lanzarse de nuevo. Le pregunta alguien ¿por qué desea repetir si confiesa quejándose que no ha podido hacer nada? Y la respuesta, clara y concisa: para mantener los espacios de poder.

Se ufana este señor de que, según él, Margarita es el lugar más opositor de toda Venezuela, gracias a él y a las dinastías margariteñas. Dice que él obedece instrucciones de Henry Ramos, sin el cual nunca sería lo que es, pero es amiguito de Bernabé.

Habla de Juanito Alimaña como del Presidente (¿?) a quien respeta mucho, y ya solo por eso Conatel debería haber actuado pues entiendo que en un canal público no se puede estar alabando a un ladrón, traidor a la Patria, golpista como ese personaje y su cuadrilla de asociados.

Y la hipocresía no tiene fin. No estuvo de acuerdo en llamar a la abstención el seis de diciembre pasado, pero ni él, Gobernador del Estado, quien se dice respetuoso de las instituciones, ni su gente fueron a votar. Ahora sí, para la mega elección, porque el pueblo se lo pide en las calles, en los puertos, en la mar, ahora a darle duro, con todas las fuerzas que le queden luego de disfrutar, con tanto tiempo libre, de sus sancochos de pescados y empanadas margariteñas.

Y Vladimir le brinda, en su programa muy visto, en bandeja de plata la oportunidad para lucirse, lloriquear hasta más no poder, acusar sin decoro al legítimo Presidente Constitucional elegido con el mismo Consejo Electoral que sí funcionó en su victoria.

Amigos margariteños, no se engañen de nuevo. La isla de Margarita, la de Coche y Cubagua, se merece un Gobernador que trabaje en función de todos, que pueda sentarse a trabajar, aun siendo de oposición, con el Gobierno Nacional, en función del bienestar de la gente.

Este Gobernador sólo de título, que pretende repetir, confesó en el programa de hoy que le interesa sólo mantener el espacio de poder. Alfredo Díaz se ufana de su liderazgo en la isla, y lamentablemente, me consta que muchos margariteños del pueblo mantienen sus afinidades adecas, sin agradecer todo el trabajo arduo y sostenido que la revolución siempre ha hecho y sigue haciendo por Nueva Esparta.

Recuerdo hace ya varios años, un hermoso bulevar costero hacia playa Parguito, hecho por nuestro Gobierno, con Chávez Presidente, y que los moradores de la zona no dejaron inaugurar porque no querían el turismo. El pueblo manda. Como tampoco agradecieron nunca todo el saneamiento que se hizo en El Tirano, reparando calzadas, fachadas y construyendo cloacas. Y esto no lo hicieron los adecos.

Espero, confío, que Vladimir Villegas, felizmente recuperado del Covid, invite a Dante Rivas a su programa, y muy bueno sería verlo confrontándose con altura (estoy segura) con este margariteño mediocre, que insiste en mantener el mismo estilo podrido de la política de la cuarta república, que tanto estamos combatiendo por vencer y eliminar.

¡Viva la cotorra margariteña, salvemosla de la extinción! Pero no mantengamos vivos en la política a los que hablan hasta por los codos, de sancochos y empanadas, acusando a otros de su ineptitud, sin poder mostrar resultados ni hechos en sus manos, ni alguna acción necesaria y dirigida para favorecer al pueblo margariteño.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1023 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: