Alfredo Díaz: peinó a Jorge Rodríguez con el peine de las contradicciones

¿Contradicciones, elucubraciones, interéses mezquinos, o más de lo mismo?

Que tú dijiste. Que yo digo. Que te informaron mal. Refutó el gobernador sin dormir. Pero siguen los contagiados y, quien menos tiene que ver con eso -dijo- el gobernador: soy yo. Gobernador que se pasea todos los días dentro de la cuarentena con su boca tapada, para que no le entre ningún virus, ni nada de la maldad egoísta que sopla sin paranza de cualquier lado.

Dante Rivas es el pupilo de Maduro como protector de Nueva Esparta, cargo que mantiene al gobernador -Alfredo Díaz- en una entresaca de inoportunas acusaciones desde que, en octubre de 2019, por órdenes de Maduro le intervino la dependencia de la salud del estado que, estaba asignada a la gobernación, a la que no entra ni sale medicina ni partida presupuestaria para que Alfredo Díaz cure al pueblo. ¿Lo curaba antes? Algo pasó allí. Que ahora el gobernador por el coronavirus en el estado: quiere y pide a gritos con la boca cerrada que, le devuelvan ese presupuesto, porque, ¿entonces quién curará sus apetencias personales de seguir mandando en la carraplana?

¿A quién apoyar? Pues la cosa se complicó con y que del total general: 20 infectados más en el pueblo de Pedro González que, tiene una bella playa que no entiendo por qué le dicen, playa Zaragoza, y que además, como pueblo tranquilo de pescadores, agricultores, jugadores de gallos y cañeros tiene, una Academia de Béisbol con nombre y apellido nada margariteño en vez de llamarse: José Ramón Villarroel, donde parece ser siembran deportistas de ese juego que no pueden jugar con la pelota actual que parece ser: la trajeron de República Dominicana para el gran negocio de descubrir prospectos que lancen y bateen fuerte para poder atrapar los dólares con que sueñan para salir de la isla y meterse en el palco de la fama. Bello, magnífico, espectacular, grandioso y no dejen de soñar.

Mientras, ni el gobernador, ni Dante Rivas, ni Jorge Rodríguez: juegan con la pelota de la tranquilidad sin implicarse en la política antañona y cada uno -más bien- parece que le está buscando las tres patas al gato -aunque la curiosidad mató al gato- para que los habitantes del estado Nueva Esparta alienten la pelota de la fama mundial de vencer el coronavirus sin coger sol.

Parece ser que muchas implicaciones tiñen el ambiente margariteño y, como en política todo se vale si se ponen de acuerdo con el buen propósito de sanar pacientes sin complicaciones que, aunque no tenemos agua, ni gasolina, ni transporte, pero con mucha voluntad que le parte el alma al pueblo desamparado que, Alfredo Díaz con su cerro Matasiete lleno de preocupaciones comunicativas: le solicita a Jorge Rodríguez que, no se fíe en Dante Rivas y que mejor le pase el bate de la intriga a él que tiene más poder de meter un jonrón dentro del cuadro que Dante como zurdo no ambidextro que, no ve para la derecha en un estado que es más adeco que socialista que, porque no reunirse en Tacarigua comiendo cachapas con queso que, no importa el ruido escandaloso de las guacharacas tacarigüeras y, tranquilamente podrían comer los tres en el mismo plato sin parlotear.

Que bueno sería que se vieran en el espejo donde no se quisieron mirar nunca: Rómulo (AD) y Jóvito (URD) que, a lo mejor a ellos les cambia el semblante y trabajan unidos por un bien común en vez de desgarrarse de medias verdades más inoportunas que oportunas y, más si esconden un trasfondo que a ninguno de los tres llena de orgullo. ¿O sí? Seguro.

No más contagiados y que el juego sea limpio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3475 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas