Las Malas Pulgas

La reciente medida adoptada tanto por el gobernador Omar Prieto, como por el alcalde del ayuntamiento marabino, Willy Casanova, de intervenir los principales mercados resulta una maniobra fundamental tanto para la preservación de la Paz en el país como para recuperar la soberanía estratégica de nuestras riquezas, responsabilidad ciertamente en mora.

Esta medida tanto como ha sido un reclamo histórico de gran parte de la población zuliana tampoco deja de obligar tener conciencia que resultará un verdadero "campo minado" consolidarla. Los variados y poderosos tentáculos de este "monstruo" obligan esperar complejidades mucho mayores que las encontradas en el boulevard de Sabanagrande de Caracas (que tampoco fue una "mangüanga" pero se logró).

En estos momentos cuando pocas dudas quedan sobre las verdaderas pretensiones del gobierno neogranadino para con Venezuela, ese "salto al vacío" que se haya en cierne buscará explotar esta problemática para generar un estado de conmoción ciertamente conspirativo. Aunque mucho peor será mantener el estado de indefensión que la actual realidad refleja.

El descalabro que sufrirá Colombia al aplicarse con éxito las medidas contra el contrabando estratégico será descomunal. A pesar de ello la manera "desquiciada" como buscan aumentar en un 53% su presupuesto militar deja entrever claramente cómo se preparan para hacer frente al ejercicio de soberanía que actualmente viene ejecutando el gobierno de Venezuela.

Resulta urgente que la ciudadanía interprete y refleje el peligro que encierra la actual atmosfera circundante. Perder control de cualquier espacio en estos momentos sería permitir la posibilidad que nuestros enemigos los invada. Como siempre se buscará maquillar de "inocentes" a quienes resultan ser los verdaderos criminales de lo que estamos pasando.

Resulta inaplazable una campaña descomunal y "agresiva" en la población sobre el papel histórico que la región representa y enfrentará en las próximas semanas y meses. Movilizar UBCH, CLAP, Consejos Comunales, Instituciones Municipales, Regionales y Nacionales a las calles, hacia el combate de las ideas, resulta tan necesario como impostergable.

De inmediato se requiere que la población venezolana, sobre todo en estados fronterizos, se fragüen en una narrativa verdaderamente nacionalista y de pueblo hecho en armas, como resistencia y respuesta ante cualquier posible impacto de las acciones guerreristas que se vienen fraguando y llevando a cabo más allá de nuestras fronteras.

Sobre todo cuando se espera obligado que al debate se sume la canalla mediática con el firme propósito de explotar media-verdades para descalificar tal soberana y "cauterizadora" medida. Sobre todo cuando algunos actores políticos de la región ya han comenzado mantener "discretos" contactos con algunos sectores del vecino país, manifestándole su irrestricto apoyo.

Las Pulgas ha venido siendo la pretensión geoestratégica del paramilitarismo y las narcomafias colombianas, comando táctico del feroz ataque contra nuestra moneda y donde opera gran parte de las estrategias conspirativas de la Guerra Económica. Un espacio sin ley donde prevalece e impera lo que más caracteriza al oscuro mundo de la sociedad neo granadina.

No solo dirige y organiza todo lo relacionado con el contrabando de extracción. La ascendencia que este emblemático sector irradia en el occidente del país, viene comportándose como la principal "repetidora" de la narrativa en contra del gobierno que se realiza desde Colombia, y que durante décadas ha menoscabado la identidad nacional y el acervo de nuestra historia.

Además ha venido operando como una verdadera central de inteligencia, de captación de información estratégica, sumamente sensible y peligrosa en los actuales momentos. Una plataforma ideológica de propaganda y reclutamiento de personajes tan considerable, que no extraña que pudiera estar comandando los actuales y futuros planes desestabilizadores.

Lugar donde proviene gran parte de los rumores que se activan para atormentar a la población. "Gangrena" parecida a lo que representaba la Cárcel de Sabaneta. Tanto que podría ser el lugar de reclutamiento de una posible "quinta columna" que podría tomar acciones paramilitares en un estado de excepción cercano.

El total y verdadero aseguramiento de la zona implicará no solo la remoción casi que cosmética de los tarantines que hacen de periferia y mampara del conflicto real. Donde se entreteje la maraña, los misteriosos callejones donde el inconfundible hedor y la penumbra del "chuzo" aguarda y espanta miradas indiscretas y merodeadores sospechosos, es donde verdaderamente se bate el chocolate", el verdadero "peo" de las Pulgas.

El verdadero "enclave" o "cabeza de playa" desde donde se podría organizar y asestar estratégicos golpes asimétricos contra Venezuela, sumamente amorfo y con grandes facilidades de mutar, su gran impacto e irradiación en el colectivo venezolano, hacen de la tarea de intervenirla una proeza casi que titánica.

Intervenirla no es reordenarla, ni mucho menos apoyar con una especie de "Barrio Nuevo Tricolor" a las mafias para que hagan más humano el paisaje nauseabundo donde hacen sus travesuras. Se trata de espulgar la procedencia de capitales y mercancías, custodia permanente (militarización) de los espacios, revisar libros contables, pagar impuestos, alcabalas…

La escogencia del Econ. Tony Boza para estar al frente de tan importante misión evidencia la buena voluntad de lo que se ha emprendido. Se puede dar fe que será difícil intimidarlo, posee suficiente épica revolucionaria como para saber lo que se haya en juego y lo importante de terminar el trabajo. Una profunda visión de lo que ha venido siendo y consistiendo la Guerra Económica le permitirá llevar a buen término tal Operación.

Imprescindible es no dejarlo solo y desearle "buen viento" en la "odisea" que está por empezar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 769 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor