Las gobernaciones paralelas

En los estados Miranda y Lara, a ojos vistas y ante la inocultable desidia- de algunos-y la saturación de funciones paralelas -de otros-, el abandono de las responsabilidades directas que constitucionalmente tienen asignadas sus gobernadores electos, sus habitantes han contado con excelentes relevos o "defensores", funcionarios paralelos que en esas entidades regionales han venido realizando unas extraordinarias funciones en medio de las dificultades que supone ejercer un cargo como suplente de funcionarios política y moralmente tan diferentes[1].

El caso es que ese tipo de "suerte" no la corren algunos otros estados, abandonados a su suerte y dicha de Dios. Por ejemplo, el estado cuya capital al parecer sigue siendo "La Madre Patria", en cuando a una población férreamente mantuanizada y enemiga sempiterna de todo lo que huela a ese Simón Bolívar resucitado por el Presidente Chávez y ahora atendido por su sucesor actual. Ya en entregas anteriores vimos cómo algunas instituciones medioevales del siglo XVIII, han estado exhibiendo la bandera de 7 estrellas a manera de confirmación de que aquí en este estado sigue imperando la cultura y los valores contrarios a las ideas y conquistas de El Libertador que fue echado de este mismo estado y país.

Es un hecho de que en este estado, colonizado hasta los huesos, a su relevo asignado no se le ve ni en pintura, y esa desidia por este estado queda evidenciada en la tardanza que manifiesta en materia de los CLAP. No sabemos si esa deficiencia crítica responda a los planes nacionales en materia de prioridades alimentarias o sanitarias, como si el hambre de algunos fuera más apremiante que la de otros. Aquí, es una empresa de comercio, enemiga jurada de la V República, la que suple muy deficientemente y con esporádicos y exiguos combos a precios no regulados, y contentivos de mercancías reguladas con algunos recargos en favor de los comerciantes que fungen de colaboradores de dicha empresa. Inferimos que esos proveedores adquieren por alguna vía irregular mercancías reguladas y con ese precio regulado les revenden a los colaboradores finales quienes obviamente deben encarecerlos al consumidor. Muchos habitantes y clientes desesperados hasta han llegado a creer y divulgar que esas son las bolsas ofrecidas por el gobierno nacional. También la Alcaldía con no menos esporádicas y pobres bazares a cielo abierto, vende algunas mercancías con fines más demagógicos que constitucionales.

Lamentamos que durante la reciente visita del diputado Diosdado Cabello en uno de sus "Mazazos"-pensamos-no haya recibido ninguna valiente queja respecto al estado en se encuentran muchos miles de familias con esta crisis dejada a una lado por los responsables del caso.

Estoy citando algunas Parroquias centrales del municipio Valencia-cuna de los estratos sociales que con mayor fidelidad y respeto admirables siguen representado la decrépita Colonia con cuyos impertérritos valores siguen envueltas. Sus antiguas y lujosas casas las han abandonado ante el empuje demográfico del Sur hacia el Centro. Han preferido dejarlas derrumbarse[2] que cederlas para otros y más nobles fines. Por ejemplo, la mayoría de esas abandonas casas han sido invadidas y otras son un peligro para los transeúntes, peligro agravado con las lluvias, por ejemplo. El colmo de esta conducta colonialista es que sus dueños han sido incapaces o enemigos acérrimos de cedérselas en comodato a la Misión Barrio Adentro.

Con semejantes relevos y criterios, Valencia y algunas parroquias, fuertemente las más rezagadas y cuyos habitantes en su mayoría pacatas y chapadas a los obsoletos valores coloniales, con sus fachadas subliminales, por ejemplo, y que las propias Alcaldías colonialistas han pretendió conservar para que sigan fungiendo de iconos representativos de la "inmortal" Madre y colonial Patria., esas parroquias, decimos, no tienen muchas esperanzas de salir de esta terrible crisis que, si bien es medio tolerable por los familias contrarias por respeto a sus antiguos amos y a una posibilidad-aunque remota-de salir de este "perverso gobierno", no así para la inmensa cantidad de familias afines a esta V República. Valencia necesita, además de su Cesta Básica embolsada, un eficaz "defensor" paralelo.


[1] Casos de Miranda​, Lara ​ y Anzoátegui​

[2] Quizás con los razonables fines del engorde económico, habida cuenta de que el Centro de Valencia se viene comercializando a velocidad increíble, aunque sin control arquitectónico alguno en cuanto al uso del espacio. El caos urbano, el uso y las invasiones permitidas son notorios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1135 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: