¡Vamos Maracaibo!

Con motivo de estarse conmemorando el próximo miércoles 20 de enero, el día de San Sebastián, Patrono de la Ciudad de Maracaibo y a propósito de haber participado en el concurso que patrocinara la Alcaldía de Maracaibo, el pasado mes de diciembre del 2015, evento donde participe bajo el seudónimo de "Roñoquero", hago publico mis motivaciones para proyectar lo que a mi entender y aspiración pudo haber sido el Himno de la ciudad de Maracaibo. Esta publicación la realizo sin ánimo de observación por el veredicto definitivo del Jurado, que ya resolvió sobre el mismo, sino como un modesto regalo a la Ciudad que me vio nacer y por la cual lucho y amo todo el día.

Aspirar a crear un Himno y que el mismo quede como testimonio del esfuerzo emprendido, seria uno de los logros más trascendentales para quien se proponga tan hermoso propósito, asumiendo que a partir de ese momento servirá de faro y acicate a las futuras generaciones, y por supuesto, con el estímulo para el autor que será recordado durante la vigencia del mismo.

¡Vamos Maracaibo! Es el título que llevaba mi propuesta de un Himno para mi Ciudad. Cumpliendo con los requerimientos establecidos en el Reglamento de Concurso, comenzaré por señalar que en el Estribillo, resaltamos el modo ser Marabino, dicharachero, alegre y teniendo como epicentro de su vida el reverberante sol y la bahía, testigo silenciosa de nuestra historia. Asimismo tomamos como estandarte el ejemplo del Poeta Udón Pérez, la inolvidable Poetisa Maria Calcaño, homenajeando con ella a nuestras mujeres, y al maestro y monumental Ricardo Aguirre. Ellos en sí mismo son ejemplo y escudo del sentir maracaibero.

En la primera Estrofa, quisimos referenciar el encuentro permanente de la ciudad, sus calles, sus casas y su gente con la majestuosidad dada por la naturaleza, como lo es Lago, no en balde, lleva el nombre de Maracaibo. En nuestro Lago se consolidó la independencia de la Republica, fiel testigo del arrojo de nuestros próceres independistas, quienes hicieron morder el polvo de la derrota al imperio español, obligándolos definitivamente al acto de capitulación, precisamente en la Maracaibo valiente de aquella circunstancia histórica y forjadora de nuestro gentilicio.

La segunda Estrofa tenía como propósito, en primer término, unir para siempre Himno y Escudo de Maracaibo, del Maracaibo noble y leal. Esto con el fin de resaltar el valor histórico de nuestro principal símbolo de ciudadanía. Así mismo deseábamos darle la relevancia debida a nuestra religiosidad, pasión y fé por la Virgen de Chiquinquirá. Además queríamos que siempre las futuras generaciones mantengan en alto la expresión musical fundamental del maracaibero, como lo es la gaita, originaria de nuestros Barrios Saladillo y Santa Lucia, pioneros desde su fundación, del desarrollo pujante de la gran urbe marabina.

Por último, en la Tercera Estrofa pretendíamos perpetuar en la memoria colectiva que siempre hemos sido un pueblo hermoso. Ya desde los tiempos de nuestros aborígenes sentíamos el apego por esta orilla y sus marullos. Mara ofrendó su vida por lo nuestro y de allí el unirlo a coterráneos ilustres como Jesús Enrique Lossada y Rafael Maria Baralt, quienes cada uno en su momento histórico, dieron su aporte en la formación del ideario y sentir que tenemos como habitantes de esta parte del territorio venezolano. El Himno es canto y en esta Estrofa buscamos darle la majestuosidad al mismo. Lo hicimos reafirmando la querencia que sentimos por Maracaibo y por vos.

Himno de Maracaibo

Vamos Maracaibo

Estribillo

Tierra de sol y alegría

De palma y malecón

De ritmo y algarabía

De poetas como Udón.

Vamos, Vamos Maracaibo

Con Calcaño y Ricardo

Unidos en su sólo Blasón

Estrofa I

Lago, puerto y pescadores

A la orilla van tus calles

Tus casas de vivos colores

Mi Lago de Maracaibo

Que la libertad selló

Bolívar te rindió tributo

Con Urdaneta y Padilla

Donde la patria triunfó

Estrofa II

Maracaibo noble y leal

Tu Chinita es nuestra guía

Del sendero a transitar

Del Empedrao al Saladillo

Nuestra gaita te engalana

Adornando con su brillo

Nuestra gran fe Mariana

Estrofa III

Pueblo de hermoso destino

Mara, Lossada y Baralt

Iluminan nuestro camino

En este canto soberano

Pongo toda mi hidalguía

Y como buen venezolano

Maracaibo, yo a vos

Te quiero más cada día



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1634 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor