Gracias a la Revolución Nueva Esparta no está como Porlamar (I)

El hijo político del ex gobernador adeco que destrozó al estado Nueva Esparta por varias décadas, tiene al municipio Mariño hundido en el mayor desastre, desde lo ambiental, lo urbanístico; en el orden, la seguridad, en lo turístico y cultural. No ha sido competente ni para recoger la basura, pasear por las calles de Porlamar es sinónimo de un encuentro cercano con las moscas en la cara, Porlamar es una  perfumería de malos olores porque su “Alcalde” no es capaz de tener un servicio eficiente para la recolección de los desechos. Caminar por sus calles es brincar cualquier “tarantín” de venta de productos, lícitos o ilícitos, bachaqueados o no. De allí que El mayor protector de los bachaqueros en Nueva Esparta sea ese “Alcalde”; basta con ir al terminal de autobuses de Porlamar en la calle Igualdad y al mercado de pescado de Punda en Los Cocos para ver su inacción contra los ladrones, acaparadores y bachaqueros. Es tan grave aún que en días pasados ordenó operativo para licorerías y festejos por las fiestas de la Virgen del Valle; pero y el resto del año qué? Andar en Porlamar es caminar por una gran bar al aire libre, donde encontrarás latas de cervezas, botellas de todo tipo adornando el paisaje, y los señores que disfrutan de sus bebidas no dejan caminar al peatón libremente y con tranquilidad, las aceras son de uso exclusivo de los festejos.

Gracias al Gobernador Carlos Mata Figueroa y al Gobierno Nacional somos el estado con mejor índice de seguridad en Venezuela, pero curiosamente Porlamar es el municipio más inseguro de Nueva Esparta, a ese “Señor Alcalde” le decimos que no sueñe en convertir a esta tierra insular en el estado más inseguro del país. Caminar de noche por Porlamar es un acto de osadía también, un 80% de sus calles sin alumbrado público, claro él culpa a Corpoelec, Nunca asume su responsabilidad, así hacía su padre y mentor (exgobernador Adeco) ante cualquier problema. Caminar por los bulevares Guevara y Gómez se ha convertido en un trayecto seguro para ser víctima potencial de “arrebatones” y atracos.

En Caracas, la plaza Bolívar es un espacio permanente para el desarrollo cultural; propios y turistas disfrutan de sus actos y bellezas hasta altas hora de la noche; en cambio en la plaza Bolívar de Porlamar a las 7 de la noche inicia un toque de queda impuesto por ese “Alcalde” que no ha sido capaz de convertirla en un lugar para el encuentro de amigos, de turistas y de paz. La plaza Bolívar de Porlamar podría ser un sitio para la cultura nuestra, ahí saldría ganando la vida, pero ese mal llamado “Burgomaestre” prefiere una plaza a oscura para la NO vida. Las playas de Porlamar hace décadas eran de las más visitadas y hermosas; ahora el caos y la basura reina en ellas.  Es doloroso tener que terminar este artículo, asumiendo que  en el Pueblo de la Mar la cultura y el turismo son ciencia- ficción, ¡un recuerdo del pasado!

Esta historia de Porlamar continúa, al escribir estas líneas recordé a “campito” Cedeño, éste si quiere a Porlamar de verdad, con amor verdadero, un porlamarense de verdad... Pronto Porlamar cambiará, la cultura será bienvenida y la anarquía-desidia acabada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1732 veces.



Jorge Armas Velásquez

Facilitador universitario

 jorgearmas17@gmail.com      @jorgearmasv

Visite el perfil de Jorge Armas Velásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Armas Velásquez

Jorge Armas Velásquez

Más artículos de este autor