¡Ganaremos 7 de 8!

Construir la unidad no es fácil, mucho más complejo si se hace entre diversas fuerzas políticas y movimientos y frentes sociales; siempre hay dificultades y desavenencias pero cuando hay claridad en los objetivos tácticos y estratégicos, es mas fácil construir el consenso y avanzar en la unidad revolucionaria para enfrentar a una derecha que sigue apostando a la salida del hijo de Hugo Chávez, el camarada Presidente Nicolás Maduro por la vía del golpe o por la vía de la activación de los mecanismos constitucionales, de obtener ellos la mayoría en la próximas elecciones parlamentarias.

El chavismo es en su esencia una fuerza diversa que ha crecido en la organización popular pero también en la toma de consciencia , sabe muy bien de lo que es capaz esta derecha hija de la colonia y títere del imperio, derecha sedienta de poder, de venganza, de odio a la que sólo la motiva echarle mano a la renta petrolera, con la que a pesar de su drástica disminución, el gobierno revolucionario mantiene el ritmo y el tamaño de la inversión social, en las misiones, en la educación, en los hospitales y en los Barrio Nuevos y Tricolores. Para ellos eso es inconcebible porque su mentalidad capitalista considera esa inversión un gasto que debe ser recortado, en el mejor de los casos, sino eliminado.

Mientras que en el chavismo hay unidad política muy sólida sobre la necesidad de construir el Socialismo, que debe ser Ético, Crítico, Productivo y Bolivariano, en la derecha sólo hay ambición de poder, sólo los motiva la venganza y el odio desbocado, los egos y los intereses individuales son tan preponderantes que en el último día de inscripción para las elecciones parlamentarias aún no se conocía los postulados definitivos de la Mesa de posición y, por supuesto no van unidos y muchos descontentos con la imposición y el reparto que hicieron las cúpulas de la cuarta, inscribieron sus candidaturas.

En caso del Estado Anzoátegui, donde esta derecha fascista tiene actualmente 7 diputados de los ocho con récord de inasistencia, el Nobel de inconsecuencia, me atrevo a afirmar que para las elecciones del 6 de diciembre las fuerzas revolucionarias obtendremos una contundente y aplastante victoria popular y de los 8 diputados a elegir ganaremos 7. Pese a las dificultades económicas, a la guerra económica, este pueblo votará por mantener el legado de Hugo Chávez y por corregir nuestros errores en el camino de construcción de nuestro propio modelo de Socialismo.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1876 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: