Las lluvias en el pasado merideño. Referencias coloniales y republicanas

Caen las lluvias a granel en el estado Mérida, y aunque son beneficiosas en algunos aspectos (para la agricultura, por ejemplo), generan una serie de eventos que perjudican a la colectividad: crecidas, derrumbes, deterioro vial y otros. En este contexto, se exponen en el presente escrito algunas referencias parciales sobre el impacto de las lluvias en Mérida, entre el periodo colonial y el 2011; referencias que en gran medida describen cómo han sido afectadas las comunicaciones durante los periodos lluviosos:

1.- “De la parte del río de Chama, donde los españoles habían llegado, que es aguas arriba sobre mano derecha (…), les fue forzoso y necesario pasar luego el río, que en este tiempo les era favorable por ir algo manso y humilde, lo cual le suele acaecer pocas veces en el año, a causa de las muchas aguas y nieves que en los altos caen lo más del tiempo, que hacen ser continua su creciente” (Relato del fraile Pedro de Aguado, mencionando la dificultad de los primeros colonizadores españoles para cruzar el río Chama, específicamente durante la etapa lluviosa).

2.- “(…) en este hato o hacienda nos detuvimos el lunes ocho porque amaneció lloviendo y porque nos diese el mayordomo otras mulas refresco que nos condujesen a Boconó hasta donde teníamos celebrado el flete con su amo” (Alteración, por las lluvias, del itinerario del viajero Miguel de Santiesteban. “Viaje muy puntual y curioso que hace por tierra don Miguel de Santiesteban desde Lima hasta Caracas en 1740 y 1741”).

3.-“(…) a una legua y tres cuartos el pueblo de las Piedras y en la opuesta orilla está el camino de los Callejones que va a la pequeña ciudad de Barinas, y que se prefiere en tiempo de seca para ir a la de Caracas por más llano y corto, pero como nos informasen que las aguas de los días antecedentes habían descompuesto muchos pasos de estos callejones (…)” (Ventaja de recorrer el camino de Los Callejones, entre Mérida y Barinas, durante la sequía. “Viaje muy puntual…).

4.- “(…) hallase luego la quebrada Sucia, llamada así porque todo el año corren sus aguas muy sucias, parecen barro, no tiene puente, en invierno es peligrosa, no se descubre su piso y arrastra muchas piedras” (Mención, en 1818, del impacto notable de las lluvias en el caudal de la quebrada en cuestión. Héctor Bencomo (notas y estudio preliminar). La provincia de Mérida vista por el ejército realista. Caracas, 1981).

5.-“(…) se agrega que los caminos públicos necesitan de una frecuente composición a causa del mal estado en que los dejan las crecientes, las lluvias, los despeñaderos y continuo trafico siendo por consiguiente necesaria una cresida cantidad anualmente que en mucho tiempo no podrán subministrar con generalidad dichas rentas” (Afectación de los caminos de recuas por las lluvias y otros eventos, comienzos de la década de 1830. Juan de Dios Picón. Estadística y Descripción geográfica, política, agrícola e industrial de todos los lugares de que componen La Provincia de Mérida de Venezuela, 1832).

6.- “Salí de Las Palmitas satisfecho y pese al espantoso camino que debíamos seguir, alegremente continuamos (…). Los animales resbalan a cada momento y para colmo de desdichas se desencadenó una fuerte tormenta (…), habíamos emprendido una cuesta estrecha y pedregosa, para acabar de aumentar nuestro terror, nos vino al encuentro un buey de carga. En el fragor de la lluvia y del trueno, la voz de alerta de nuestro guía se había perdido. Con muchas molestias y cuidado aliviamos a nuestras mulas de carga (…). Como conscientes del peligro, nuestros esforzados animales lo soportaban todo con paciencia. Después de un trabajo en verdad muy duro, íntegramente empapados de agua, conseguimos dejar libre el camino (…)” (Relato de un viaje complicado por el mal estado de la vialidad y la ocurrencia de una tormenta, entre La Palmita y Mesa Bolívar, principios de la década de 1870. Anton Goering. Venezuela. El más bello país tropical. Mérida, 1962).

7.- “El más importante de todos es el Chama, río extremadamente impetuoso y que cuando crece es peligroso vadearlo por la fuerza de su corriente, así como por las piedras que arrastra” (Advertencia de la impetuosidad del Chama en época lluviosa. Fernando Benet. Guía General de Venezuela, primer tomo, 1929).

8.-“En cuanto a Las Cuevas (…), ha sido protagonista de algunos eventos (…), uno de ellos enmarcado en la más reciente emergencia por lluvias en el estado Mérida (…), una de sus crecidas arrastró todo tipo de materiales, destrozó una parada de transporte público, obstaculizó temporalmente la Carretera Trasandina kilómetros más arriba de Mucurubá, y estuvo a punto de arrasar algunas viviendas” (Daños que ocasionó la crecida de la quebrada Las Cuevas en la parroquia Mucurubá, durante las fuertes lluvias de finales del 2011. Rubén Alexis Hernández, “Impacto de las lluvias en la vialidad altoandina merideña”, Diario de Los Andes, Mérida, 14-12-2011).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1147 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: