¿Masturbación política en Anzoátegui?

En primer lugar, ofrezco disculpas a los lectores y lectoras de este artículo. Estas disculpas la ofrezco especialmente a los camaradas vinculados con el tema que trato. Probablemente, el título de este artículo no sea el más correcto, pero fue el que escogí para abrir un debate el sentido de un seminario que ha venido realizándose en Anzoátegui y que siendo una excelente oportunidad para reflexionar y reforzar nuestra consciencia, su impacto no se ha sentido porque no ha pasado más allá de ser un encuentro.

En tres oportunidades y para la misma fecha (Diciembre), varios camaradas de Puerto la Cruz y Barcelona con las mejores intenciones del mundo promovieron, organizaron y realizaron unas jornadas en las cuales han participado destacadas figuras. Esta última jornada se realizo el 17, 18 y 19-D. No estuvieron todos los que se anunciaron, pero había pasta y calidad suficiente. La ausencia del paisano y maestro Gustavo Pereira se notó. El poeta y maestro Gustavo, tiene amplias facultades para haber participado en un seminario sobre ética socialista.

Todos los ponentes que estuvieron estaban calificados para el encuentro. El asunto que pretendo entrarle no está vinculado con la calidad de los ponentes. El asunto, más bien trata de recoger o describir, cómo salí al finalizar la jornada. Regresaba al El Tigre a esa hora y tenía tiempo para pensar en lo que hicimos en los días del encuentro. Sentía que hubo y hemos tenido un vació en este trabajo que viene haciéndose con mucho interés en estos tres años. Me acordé de Alí y su canción mansa para un pueblo bravo: "El chivo manso siempre lo arrean y esto no pasa sin es montaraz". El vació o el título viene por ahí.

Pensando en eso, me llegó muy de repente esta duda: ¿Los que estuvimos oyendo y opinando, estamos calificados? ¿A qué fuimos? ¿A qué hemos estado asistiendo y para qué? ¿Después de estos tres años, qué tanto montaraz somos?

Son tres años en esta importante labor. A decir verdad, todo comenzó con Josu Landa y de moderador estuvo el maestro Gustavo. Luego la cosa se fue ampliando y mejorando como un encuentro. He estado en cada uno de ellos, pero ahora que me dio por escribir sobre lo que pienso, me suena a que no hemos estados calificadas y calificados para oír a los ponentes. Observo que en tres años, hemos estado viéndonos en diciembre y luego cada quien agarra su camino, como si nada. ¿Y la filosofía? ¿Y la ética socialista? ¿Para qué el marco político? La suma individual de nuevos conocimientos compartidos no es fuerza ni se transforma en fuerza, si de ese evento no se produce una organización con participación: Ser Montaraz

Pudiera decir, para no ser mal interpretada, que salí relajada en vez de sentirme masturbada. Oí lo que quería oír y eso relaja; sin embargo, relajada es un estado temporal de tranquilidad y al no compartir esta situación porque no se puede estar relajada observando, viendo, oyendo y leyendo lo que se lee, inmediatamente surgió una pregunta nada filosófica ni ética, pero así me vi y vi a las personas que se encontraban en el auditorio: masturbadnos políticamente sin la calle.

Por la tradición de vernos en diciembre, hablar de algunos temas y luego cada quien sale por su puerta; sentí y me vi masturbándome intelectualmente junto a otros y otras camaradas y luego cada quien por su lado. No sé si ese término califica para describir esta "tradición" de vernos y sin ningún compromiso de hacer algo sobre lo que oímos y compartimos. ¿Esperamos el próximo diciembre por Josu Landa y otros?

Seguí con esa idea en la cabeza y alguna razón de sustento había en ella. En la primera oportunidad, oímos Josu Landa y las palabras del Maestro Gustavo Pereira. Luego cada uno de nosotras y nosotros tomamos nuestra respectiva ruta y nos encerramos en nuestras conchas. Vino luego el segundo encuentro con Josu Landa y sucedió exactamente la misma cosa. Oímos, manifestamos nuestras opiniones y cada uno se fue nuevamente a meterse en su concha. Estos dos encuentros anteriores dejó el compromiso (la esperanza) de vernos en otra vez en diciembre e irlo nutriendo.

No es suficiente que entendamos las situaciones temáticas de estos encuentros decembrinos. Entenderlas es un paso importante. Organizarnos y hacer algo en colectivo por transformarlas, es como decíamos por mi patria chica, "más mejor". Quiera Dios y la Virgen, que los camaradas que con muy buena intención ha organizado estas jornadas desde hace tres años en el mes de diciembre y que se reunirán pronto para hacer una programación, haya la posibilidad de organizar iniciativas que por lo menos contribuyan a que otros y otras camaradas eleven su nivel de consciencia y que la ética socialista, deje de ser un pañuelito que de vez en vez sacamos. Hasta hace muy poco era fácil sacarlo rápido, pero con el pasar del tiempo; el asunto de la ética socialista nos ha escapado de las manos.

Mientras nosotras y nosotros discutíamos de filosofía y ética socialista, hay "proyectos" en Anzoátegui que fueron aprobados en el 2005 por el gabinete móvil y otras por iniciativas de algún organismo nacional y por falta de ética, aún no tienen nada. Nosotros hablando de ética socialista y el PSUV Anzoátegui como Juan Peña.

Nosotras y nosotros hablando de ética socialista y Puerto la Cruz hoy, es todavía una cruz. Parece que lucimos mejor estando calladitos y viéndonos cada diciembre. No pido que los participantes de estos encuentros sustituyamos a este PSUV. Creo que hay que manifestarse política y con ética sobre muchas cosas.

[email protected]

@La_DagaRoja



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3316 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Amaranta Rojas

Amaranta Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a200365.htmlCd0NV CAC = Y co = US