Descripción de la vialidad merideña en plena guerra independentista

La Guerra de Independencia venezolana exigió, entre otras cosas, un conocimiento territorial detallado por los patriotas y los realistas, con el objetivo de planificar y ejecutar con la mayor eficacia posible, acciones ofensivas y defensivas. Entre los aspectos reseñados en diversos informes, estaban el clima, el relieve, las comunicaciones, el número de casas y habitantes, y la actividad agropecuaria. Particular importancia se dio a la vialidad, fundamental no sólo para el movimiento de tropas sino para el transporte de alimentos, municiones y enseres. En este sentido se elaboraron informes notificando las características y el estado de los principales caminos, la distancia y el tiempo empleado entre el punto de inicio de las expediciones y el punto de llegada definitivo, y la presencia o no de puentes.

He aquí el extracto de la descripción vial de una parte de la provincia de Mérida, realizada por el Estado Mayor General del Ejército Realista en 1818:

“Desde el pueblo de las Piedras al de Santo Domingo hay cuatro horas de camino todo de subida suave; se encuentran continuamente casas en él y es buen paso. Desde aquí a los Apartaderos hay un día de camino que es un paramo de Mucuchies todo de subida. El pueblo de Mucuchíes dista dos horas. De Mucuchíes a Mucurubá hay dos horas de bajada pero buen camino. De Mucurubá a Tabay cuatro horas de bajada suave y buen piso sin cosa notable, y a la ciudad de Mérida tres horas con una grande cuesta para llegar a la mesa donde está situada la ciudad. A medio día de camino se halla entre unas asperas montañas la laguna llamada de Mérida de cuyo fondo gredoso sacan el chimó. De Mérida al pueblo de Ejido hay cuatro horas de una pendiente muy suave.

De Ejido a la mesa de la cuesta del Moral hay una hora de camino bueno, luego se encuentra la quebrada Enfadosa llamada así porque se pasa muchas veces y hay que caminar siempre por la piedra; el camino es de subida, encuéntrese después a hora y media de buen camino al rio Portuguesa, sin puente, vadeable en todo tiempo, pero arrastra muchas piedras. Al pueblo de San Juan hay una hora y media de camino y suave bajada pero pedregosa. A la quebrada La González hay una hora, tiene puente, y el camino es de buen piso; hallase luego la quebrada Sucia llamada así porque todo el año corren sus aguas sucias, no tiene puente, en invierno es peligrosa, no se descubre su piso y arrastra muchas piedras. El pueblo de Lagunillas dista hora y media de subida suave. De aquí al puente de Chama que está sobre el río de este nombre hay una hora de camino. Este puente es ancho y bueno, tiene por donde se paga portazgo. El camino es una bajada muy agria. Hay otro camino que por estar descompuesto al puente es preciso ir por el, se pasa a cabuya amarrado y tirado de indios. Al pueblo de la hacienda de Estanques hay tres horas de camino; la hora y media por la cortadura de un cerro llamado de San Pablo que es un precipicio de los más expuestos y de piso de piedra tan estrecho que apenas caben las caballerías; luego es mejor el piso hasta Estanques que es una hacienda considerable de cacao.

Al pueblo de Bailadores hay medio día de camino, en él se encuentra el río Mocotíes, sin puente; tiene vado y algunas subidas y bajadas muy expuestas. Desde Bailadores a la Parroquia hay tres horas de buen camino. El sitio del Volcán, la quebrada Barrote, la del Bodoque, y la Sucia, nada tienen notable, el camino es llano y de buen piso. Desde la quebrada Sucia al pueblo de la Parroquia hay media hora de buen camino. La Mesa de Guerrero dista una hora de subida suave y buen piso. Al cuarto de hora se encuentra la Playita y Cebada, el camino es de subida suave y tiene casas a ambos lados. Desde este sitio se experimenta ya un clima frío. A la subida de Marmolejo hay dos horas de camino bueno pero de subida y buen piso.

El páramo del portachuelo dista una hora de mucha subida y bastante pendiente con mucho frío y piso de piedras. A la quebrada del Portachuelo hay tres cuartos de bajada caminando mucho por el agua que corre por él y con muy mal piso de pizarra mojada. Dista un cuarto de hora la quebrada de Porquero” (La Provincia de Mérida vista por el Ejército Realista, estudio preliminar y notas de Héctor Bencomo Barrios, pp. 33-36).


ruhergeohist@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1507 veces.



Rubén Alexis Hernández Arena

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: