¿Perdimos Valencia?

Valencia continúa su camino, nadie podría decir que Parra era representante de las mayorías, de las zonas humildes, de los desamparados, del chavismo activo y participe nadie. Parra es solo un Tartufo un Gatopardo electoral.

Años sin criticas donde la inmediatez se había apoderado de lo que queda de partido para luego imponer a un candidato que sufría de autismo electoral cuyo aval, firma, línea áurea era la opinión del señor gobernador, mismo que hace las veces de jefe del partido y jefe del ejecutivo estatal, la realidad es que el partido no crea política y en Carabobo es casi una copia del caudillaje del pasado casi inmediato.

Tal es el caso que inclusive se habla de “valencianidad” algo así como “cosiateros revolucionarios” lo dramático del caso es que nadie se hará culpable o se hará objeto de críticas por parte de algún sector del PSUV, PCV, MEP entre otros. “La derrota” de Miguel Flores seria en palabras de García Márquez “Crónica de una Muerte Anunciada” un candidato cuya palabra emanaba de la boca del gobernador y conste mismo que hablaba de su gentilicio de 300 años de valencianidad.

Los tiempos marcaron el rumbo y aunque los sectores menos favorecidos en la ciudad se volcaron a votar por el candidato Miguel Flores en un 60 por ciento no fue suficiente es interesante esto de la Parroquia Miguel Peña misma que ha venido siendo castigada por los gobierno municipales que han tenido bajo su autoridad política los destinos de la ciudad en el sur de Valencia no hay un cine, un teatro, una casa de cultura, es una apología a un basurero o a una ciudad bombardeada por el número de huecos en sus calles.

La campaña fue dirigida a presentar un rostro amable del candidato del cual no se escuchaba un discurso que pudiera ser defendido y cuyo cuarto bate de la campaña el Gobernador Ameliach a pesar de su tamaño solo bateo a primera base sin la potencia que requería el juego planteado unos “rolincitos” mediáticos que no marchaban a ningún lado.

Plena campaña electoral se llegó a plantear peleas con entusiastas militantes que se oponen a las corridas de toros para restregarles en la cara a estos jóvenes en su grandísima mayoría chavistas un decreto que convertía a las corridas de toros en patrimonio intangible de Carabobo.

La constitución Bolivariana como instrumento teórico, social y político se habría transformado en Carabobo en letra muerta y lo participativo y protagónico era el “les participo que yo voy a protagonizar” con medidas como estas y el desastre que ya había realizado Parra en su desgobierno municipal era una dosis más que suficiente para “perder Valencia la de Venezuela”.

Cochiola hoy es el alcalde de la ciudad y asumir las instituciones entre ellas al poder electoral nos obliga a que este cumpla sus promesas de campaña, desarrollar política desde la oposición en el municipio y crear condiciones para el apoyo popular. La democracia requiere de elecciones pero no son suficientes en ningún caso para decir que existe democracia.

Lo que viene es duro y aunque el “Napoleón” de Carabobo léase Ameliach Sufrió su retirada de Rusia y su Waterloo sé que no existirá alguien en la dirección del partido o del gobierno que se atreva a decir que perdió una elección municipal. Seguiremos con aquella máxima de los que sirven de alfombra al poderoso cuando pregunta ¿qué horas tiene señor secretario? Y este contestara presuros@ ¡ las que usted diga señor gobernador!.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2080 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /regionales/a178362.htmlCd0NV CAC = Y co = US