Pensar Trujillo: Visión estratégica

Empeñados estamos en imaginar, para nuestro estado Trujillo, un modelo de organización sociocultural radicalmente distinto al que hemos tenido. Para lograrlo se requiere crear las condiciones materiales y espirituales, que le permita a los trujillanos alcanzar el Buen Vivir. Armonía, equilibrio, complementariedad, solidaridad y corresponsabilidad constituyen principios fundamentales, para el establecimiento de un nuevo relacionamiento de los ciudadanos entre sí y con la naturaleza; relacionamiento armónico, que nos devuelve la condición de seres humanos que la modernización capitalista nos arrebató. He allí, algunas de las bases fundacionales que hace de la nuestra una propuesta socialista. Teniendo presente, las peculiaridades del Pueblo y el territorio trujillano, otorgamos a las diversas manifestaciones socio-culturales de las comunidades, a los recursos hídricos, agrícolas, forestales y minerales, una gran potencialidad. En ellos se encuentra la base humana y material que nos conducirá a la edificación de un nuevo Trujillo, desarrollado bajo los principios del Socialismo Bolivariano, en un entorno de protección medio-ambiental que posibilite a las actuales generaciones el uso eficiente de los recursos y, a las generaciones futuras, disponer de recursos naturales preservados para sus procesos productivos.

Es por ello que, en función de la transición hacia el socialismo debemos radicalizar la democracia participativa y protagónica, a través de la aceleración del proceso de otorgarle el poder al pueblo, de consolidar las estructuras organizativas del poder popular. En ese sentido, las líneas estratégicas del Plan de Gestión Bolivariana Socialista presentado por el Presidente Hugo Chávez, para el período Constitucional 2013-2019, constituyen la piedra fundacional para la construcción del nuevo Trujillo que soñamos. En correspondencia con el mismo, el Plan Socialista para el Desarrollo de Trujillo, debe sustentarse –entre otras- en las siguientes líneas estratégicas:

Generar las bases estadales para la consolidación de la Independencia definitiva de la patria: para ello, debemos promover nuevas estrategias de producción que garanticen la soberanía alimentaria en nuestro estado, a través de la potencialización del sector agrícola, lo cual no niega que puedan desarrollarse otras áreas de la producción.

Continuar promoviendo mecanismos que sirvan de apoyo al gran objetivo de lograr la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad para nuestro pueblo”: para lo cual, debemos darle continuidad a los planes de atención inmediata de sus necesidades básicas, como son, la educación, la salud, la vivienda, la electricidad, la seguridad, el agua, la vialidad, el transporte público, la cultura, la promoción de la ciencia y la tecnología, la sana recreación, el trabajo digno y seguro, entre otros.

Desarrollar proyectos estratégicos: como el promovido por el Presidente Hugo Chávez, al plantear la conversión del Puerto de La Ceiba en un gran puerto para el desarrollo, que permita conectar a nuestro Estado con otras regiones del país y del mundo. El MERCOSUR, UNASUR y la CELAC, constituyen nuevos mecanismos de integración hacia los cuales debemos girar nuestra mirada, con la intención de ampliar nuestras relaciones comerciales. Convertir a Trujillo, en un país potencia en lo social, lo económico y lo político, debe ser el objetivo fundamental a alcanzar.
En función de “contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria”: en Trujillo debemos desarrollar planes que garanticen su desarrollo integral, de tal manera que el mismo pueda apoyar el referido objetivo estratégico de la nación; en ese sentido, debemos redimensionar el Plan de Ordenamiento del Territorio y los Ejes Estratégicos del Desarrollo Territorial de nuestro Estado, con miras a adecuarlos al tiempo que vivimos, imprimiéndoles una visión sociopolítica que coloque al trujillano como el sujeto fundamental del desarrollo.
Con el propósito de contribuir a “preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana”: en Trujillo debemos proponernos construir un nuevo modelo socioeconómico eco socialista, promoviendo la agricultura orgánica; desarrollando planes que consideren la producción, purificación y consumo del agua, como un recurso estratégico vital para la humanidad; diseñar proyectos eco turísticos, que permitan aprovechar las potencialidades del paisaje natural de nuestro estado para el esparcimiento y la recreación sana de nuestros habitantes.

El siglo XXI, es un siglo de grandes retos para la humanidad. Derrotar la pobreza y demás injusticias sociales, edificar democracias verdaderamente democráticas, construir un mundo en donde prevalezca la paz, detener la destrucción del medio ambiente son, entre otras, acciones que no tienen mañana, por tanto, hay que asumirlas ahora.

npinedaprada@gmail.com

Profesor ULA


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1659 veces.



Nelson Pineda Prada


Visite el perfil de Nelson Pineda Prada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson Pineda Prada

Nelson Pineda Prada

Más artículos de este autor