Lo que le conviene al Zulia

Quienes amamos sinceramente a esta región desde nuestras profundas fuerzas raigales, sufrimos mucho porque la situación está muy mal en el Zulia.

Ingobernabilidad, deterioro extremo de los servicios, desahucio de los proyectos fundamentales, indolencia generalizada, son claves del diagnóstico cotidiano de un estado que se vanagloria de mucho, pero que habla más de lo que lucha.

La fanfarronería de la zulianidad no ha servido para salvar al Lago ni para concretar nuestras aspiraciones legítimas y justas.
Por eso me atrevo, como zuliano cien por ciento, a proponer un cambio radical de actitud y de gobierno en nuestra región.

Esta semana el actual gobernador se lanzó al precipicio presidencial. Ya notábamos que su alma no estaba concentrada en nuestros asuntos y más le ocupaba posar ante las cámaras de la sonora fanfarria capitalina.
En la tabla de ajedrez neo tempo la dama que reina en Maracaibo será removida a la casilla de enfrente y uno de sus alfiles intentará suplirla, teóricamente hablando.

Pero los que arribaron al poder regional en 2000 producto de la división que significó el affaire Arias-Chávez, no han evaluado concienzudamente la nueva situación a que se enfrentan.
El electorado zuliano está listo para tomar una decisión trascendental.

El salto al vacío de Pablo Pérez y la casi segura imposición de la señora alcaldesa como candidata a la Gobernación abrirá anchos atajos para colárseles a los herederos de Rosales, que es como decir los herederos de la división bolivariana del 2000.

Le ha tocado en sorprendente reparación histórica al comandante Francisco Arias Cárdenas ser protagonista de un retorno que sólo el inmenso corazón de Chávez pudo hacer posible.
Ya Arias fue victorioso en el Zulia dando un sorpresivo golpe militar impecable y ganando las elecciones estadales de 1995 con amplio apoyo popular.

Mucha gente recuerda su gestión como el mejor gobierno del Zulia.
Al menos quince municipios del Zulia los hemos ganado cómodamente en los procesos electorales anteriores, pero nos falta reconquistar Maracaibo.

Observo con prudente optimismo el reacomodo de fuerzas que es muy probable nos favorezca a los chavistas, según seamos inteligentes para sacarle provecho.

En Maracaibo es urgente construir un nuevo liderazgo. El desastre de la ciudad nos obliga a inventar soluciones pronto y sin vacilar.

Henry Ramírez reúne muchos seguidores en nuestras bases que son quienes saben cómo se funde el hierro día a día.

También representa una generación política sana que ha despertado al llamado bolivariano de Chávez y se muestra abierto al diálogo con las mayorías sin prejuicios necios.

Arias y Henry pudieran hacer una dupla con magnéticos poderes unitarios para la mayoría chavista que hace tiempo no se junta para ganar. Y bastante falta que nos hace una victoria en estos días.
Además, es lo que más le conviene al Zulia.


 
Constituyente de 1999

 
 
 
 
caciquenigale@yahoo.es

Con Chávez en ristre y venciendo, por la gloria vivida y las victorias por venir.

Yldefonso Finol
Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados


"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."
Simón Bolívar, El Libertador. Guayaquil 5 de agosto de 1829.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2948 veces.



Yldefonso Finol*

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas