Eduardo Arónica y el asunto del liderazgo

Liderazgos atornillados y los inestables o fugaces

Hasta ayer, cuando leí la interesante entrevista que le hicieron en un diario local de Puerto La Cruz a Eduardo Arònica, desconocía que era diputado por el Estado Anzoátegui, pese que he vivido en Barcelona una buena cantidad de años. Sólo unos pocos atrás empecé a escuchar ese nombre por su actuación en la Asamblea Nacional, pero por descuido no le sabía ligado a la entidad donde formé familia, he luchado largamente y mi militancia en el PSUV

Dije lo anterior no por ironizar, sino todo lo contrario, resaltar sus reflexiones sobre el liderazgo, aunque desconozco si ellas tienen una finalidad crítica o simplemente una mera forma de explicar su ausencia en la próxima AN y el que no le hubiesen escogido en las bases del partido.

Las quiero resaltar, porque en ellas hay un aspecto de máximo interés, merecedor que militantes del PSUV, venezolanos todos, estén o no en partidos, les analicen y hasta se pronuncien al respecto.

Arònica, con nostalgia y algo de oculta inconformidad, lo que nos parece respetable, explicó al periodista que su no reelección en el seno de su partido, se explica por la aparición de nuevos liderazgos que ocuparon los espacios dejados por dirigentes como él, sumamente ocupados en las tareas derivadas de la condición de diputado nacional. No obstante, es sano y justo mencionar que manifestó solidaridad con el proceso y disposición a colaborar donde haga falta.

Algunos comentaristas que ya hablaron de “derrotas sufridas” por miembros de la AN en las elecciones internas del PSUV, las atribuyeron, sin que fuesen convincentes, a la desconocida representación de aquellos en el organismo legislativo.

Quizás, sin tener que hablar de alguien en particular, haya de las dos variables. Es posible, que desde la perspectiva del proceso, algún diputado de excelente participación, éste podría ser Arònica, lo ignoro, sometido a las limitaciones que enunció, no tuvo la forma de hacer del conocimiento de los electores de sus ejecutorias. Es obvio, que quienes votan, lo hacen generalmente, por decir lo menos, atendiendo a sus percepciones, intereses inmediatos y guiados por mecanismos nada complicados.

Hay también variables como la de estar cerca o no del centro de poder que reside en Caracas. Ejemplo, para un diputado varguense o aragüeño, el problema es insignificante, pues está, como se dice en lenguaje coloquial, a “pata de mingo”, tanto de la capital, donde bien se cuecen habas, y de los electores de bases respectivos. Pero para orientales, llaneros del sur, andinos, zulianos, la cosa es realmente complicada.

También es verdad que esos representantes, por algo, no llenaron las aspiraciones de los círculos que escogen diputados por lista y hasta les podrían favorecer entre los votantes. Quedaron en suma sin chivo y sin mecate; sin apoyo de las bases, de las cuales se desvincularon, y de los centros del poder constituido.

Esta experiencia nos lleva a la disyuntiva de tener diputados biònicos que hagan lo que Arònica no pudo, cumplir con la Asamblea, tareas extras derivados de la condición de miembro de ésta, familia, electores y el partido.

Como esto no es posible, o por lo menos es sumamente dificultoso, impone un liderazgo, a aquel nivel, nada sólido, poco sustentable y rotativo. Pero también, una práctica insana de pactos, muchas veces ocultos, insustanciales, dudosamente personalistas, en el cual uno y otro se comprometen mutuamente a velar por sus espacios.

De modo que ser diputado nacional es un riesgo para el militante interesado en hacer la carrera política para servir a su comunidad y clase a la que se haya vinculado inicialmente.

Estas prácticas se traducen en formas de liderazgo que mientras en unos casos se vuelven innecesariamente y hasta injustamente inestables, cambiantes y propensas a procedimientos deleznables, en otros hace propicio el justo reconocimiento del mismo. Pero, por sus vicios ocultos, podrían hasta favorecer perpetuaciones indebidas.

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2383 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a105382.htmlCd0NV CAC = Y co = US