Todo el Poder Político a los Batallones Socialistas

Esta claro que el debate por la construcción del Partido se nutre de la sabia popular y es desde allí donde se puede romper con el paradigma que aconseja que una "elite" será la responsable de impulsar la revolución. El planteamiento de Chávez sobre la creación del partido, aparentemente deja abierta muchas grietas por donde pudieran "colarse" posiciones contrarias al proceso revolucionario como verbigracia el reformismo; en este orden, nos parece importante reafirmar que la propia estructura que se está creando a partir de los "Batallones Socialistas", es un ensayo que deparará las respuestas que se requieren para darle cuerpo a este gran partido. Sobre este particular vale la pena hacer algunas acotaciones; no queremos decir que el resultado haya sido altamente satisfactorio, pero aunque parezca contradictorio afirmarlo, a pesar de las fallas e inconvenientes presentados, el desarrollo de los acontecimientos nos demuestra que estamos en el camino correcto, y que más importante aún que los resultados del proceso de escogencia de Voceros (as), Comisionados (as), lo importante es que se está comprobando que una nueva forma de estructura es posible, y no solo que es posible, sino que de hecho ya se está construyendo.

Dentro de nuestros Batallones Socialistas, existen los excepticos, los inconformes, los oportunistas, los revolucionarios, los cuida puestos, los reformistas, en fin, como en todo proceso, es imposible hablar de una depuración tan temprana, más sin embargo, el propio mecanismo te permite una radiografía más exacta de la realidad dentro de las células fundamentales del PSUV que son los batallones. La maestría del lider, Hugo Chávez, se centra en que gracias a este esquema, de un solo golpe nos desembarazamos de un conjunto de taras y prejuicios que con otra forma de estructuración orgánica se hacia imposible. Dentro de la izquierda Venezolana se generó una mentalidad en algunos de sus cuadros que los aisló de la base; algunos se escudaban en el "Lumpemproletariado" para justificar sus actuaciones elitescas y cayeron en un "intelectualismo" dañino y no se daban cuenta que en el fondo lo que conseguían era aislarse de las masas. Por otra parte existen quienes solo pululan bajo el ala de las circunstancias y se convierten más que en dirigentes, en una especie de "gerentes" de la política que solo obedecen a "acontecimientos celestiales" pero nunca miran hacia abajo.

Toda esta experiencia nos indica que indudablemente se está produciendo un profundo cambio, hasta ahora, en "los rostros" de los actores, pero la revolución debe ir mucho más alla y producir un verdadero cambio en el sistema. Este cambio en el sistema se producirá a medida que "Los Batallones Socialistas" ejerzan desde abajo el poder político, de esta manera se hará técnicamente imposible que los "oportunistas", reformistas y demás, puedan articular maniobras que aislen al pueblo de la conducción de su proceso de liberación. El proceso de Asambleas lo dejó claramente demostrado; los "históricos", los "dirigentes", los "inamobibles", los "oportunistas sempiternos", los que se sientan a esperar un "dedo" salvador desde Caracas se van diluyendo a medida que toma cuerpo la conformación de la nueva estructura. Que aun existen fallas, indudablemente, pero el camino es el acertado.
La estructura del nuevo partido debe crear sus propios anticuerpos que no le permita desviarse del camino hacia el socialismo y que el partido, como instrumento del pueblo para consolidar su revolución socialista sea vertical en su meta estratégica y no se produzcan las anomalías que siempre persiguen a las revoluciones como: El reformismo, el revisionismo y otros males, sobre este particular es importante recordar los aportes de Lenin explayados en su libro "Marxismo y Reformismo". En esta obra Lenin desnuda y alerta sobre los daños debastadores de estas desviaciones acotando lo siguiente: "cuando la burguesía liberal concede reformas con una mano, siempre las retira con la otra, las reduce a la nada o las utiliza para subyugar a los obreros, para dividirlos en grupos, para eternizar la esclavitud asalariada de los trabajadores. Por eso el reformismo, incluso cuando es totalmente sincero, se transforma de hecho en un instrumento de la burguesía para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia.

La experiencia de todos los países muestra que los obreros han salido burlados siempre que se han confiado a los reformistas". Esto es perfectamente aplicable a nuestra realidad y en este sentido Lenin se refirió en su contexto a los obreros, hoy en nuestro caso es aplicable al pueblo venezolano; de alli que es tan importante crear dentro del naciente PSUV, el anticuerpo para estas desviaciones e igualmente se requiere de una motivación permanente al estudio y la formación del pueblo, para poder detectar esas posiciones "blandengues" de algunos "revolucionarios" que les aterra hablar sobre "poder al pueblo" y como maromeros intentan por todos los medios aletargar a la población. En el caso particular del país lo detectamos de distintas formas. Una de ellas es la de "restarle importancia" a la realización de Asambleas, de esta forma se aplicaron a hacer "vacío" en las Asambleas con el argumento baladí de "no eso no es para dirigentes probados como yo, eso es para quienes se inician"; otros fueron más caradura y entre ironía y temor señalaban "el presidente nos pidió que no nos metieramos en eso" "nosotros somos dirigentes, propulsores regionales y esto es para los compañeritos"; pues queridos amigos, creo que tal cual como disparan los tiros, muchos se quedaron con los crespos hechos y tal como lo afirmaba el "GUERRILERO HEROICO" Ernesto Che Guevara, "Intentaré, ahora, definir al individuo, actor de ese extraño y apasionante drama que es la construcción del socialismo, en su doble existencia de ser único y miembro de la comunidad. Creo que lo más sencillo es reconocer su cualidad de no hecho, de producto no acabado. Las taras del pasado se trasladan al presente en la conciencia individual y hay que hacer un trabajo continuo para erradicarlas. El proceso es doble, por un lado actúa la sociedad con su educación directa e indirecta, por otro, el individuo se somete a un proceso consciente de autoeducación". Un proceso conciente de autoeducación, esto lo ha venido realizando el pueblo, a pesar de las dificultades, en Venezuela se repite la historia con un líder a la cabeza con las mismas características de Fidel, El Che reconoce que en los primeros años de la revolución en muchos casos ese poder de comunicación que ejerció Fidel fue clave para "auscultar" lo que estaba pensando el pueblo. Hoy le corresponde a Chávez hacerlo, sin embargo, en paralelo y con ese impulso que nos da nuestro líder debemos crear una estructura capáz de dar las respuestas requeridas a esa inmensa masa que se registró en el PSUV, más sin embargo, no participó en las Asambleas de Batallones.

Esa gran "multitud" es la que nos importa, no los cuatro gatos que por arrogancia no asistieron, sino los que no se sintieron atraídos a pesar de su inquebrantable compromiso con el proceso y su líder. Hacia allá los Batallones deben dirigir la mirada, casa por casa, persona por persona, de una forma organizada. Avancemos en esta dirección camaradas, sin desanimarnos, sin complejos, sin tabúes de ningún tipo; con nuestra propia capacidad sumada en colectivos, círculos de estudio y demás formas organizadas que nos permitirá construir el partido que necesita el pueblo para consolidar su poder. Si esto se logra, desde los Batallones Socialistas se estará escribiendo la más extraordinaria historia de como solo con la participación de los pobres, del pueblo organizado en los Consejos del Poder Popular, será posible la construcción del socialismo y mandemos al carajo a los que solo creen en que es posible "un reformismo"; "que todo cambie para que no cambie nada", la única reforma que el pueblo debe aceptar es la reforma constitucional; sin muchas bagatelas, tal cual lo planteó Chávez... Y en este sentido estaremos ejerciendo el poder político, del seno del Batallón Socialista debe salir aprobado y avalado por el colectivo, todo aquel que ejerza alguna función de carácter político y público, pero debe salir clarito que la misión es derrumbar el viejo sistema y construir el sistema socialista que permita un directo ejercicio del poder al pueblo y el PSUV tiene que ser para esto, no para conservar espacios de poder.
PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE...VENCEREMOS

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas