Jorge Rodríguez víctima de un modelo de Atención Capitalista

Apreciados compatriotas, este episodio noticioso no solo revela una tendencia de la polarización en la población general. En vano sería abordar las significaciones del código deontológico médico por cuanto es de dominio de la clase médica para su funcionamiento profesional, elaborado sin la participación de la comunidad, esta última debe indicar qué espera la comunidad de la clase médica, cómo quiere ser atendida. No es exclusivo de nuestro querido personaje, hoy es él, ayer un montón, mañana cuántos más.

Debemos averiguar a fondo las circunstancias, hacer una investigación que devele los detalles del presunto incidente en el cual no atendieron a nuestro apreciado Jorge Rodríguez. Eso les toca a las autoridades pertinentes. Empero, podemos discutir un poco de los procesos de educación, el funcionamiento de las emergencias y los sistemas de asistencia que conviven en nuestra República Bolivariana de Venezuela, para dar o aportar más experticia a nuestros apreciados compatriotas.

Lo que no se puede enfocar a priori es una sentencia lo cual se tornaría peligroso par esclarecer la verdad. Debemos tener un pronunciamiento del médico en cuestión, cual es médico psiquiatra y sabe cómo debería ser la atención asistencial, el apreciado por todos nosotros, Jorge Rodríguez para que de los detalles que nos permitan apreciar más a fondo el suceso y en su justo peso.

Debemos aclarar que en la República Bolivariana de Venezuela coexisten tres sistemas asistenciales:

1. capitalista (sistemas de seguros, clínicas privadas, servicios prepagados),
2. socialista (IVSS, IPASME, Salud Militar, etc.)
3. y comunista (MSDS, Sistemas Regionales de Salud y Barrio adentro).

Esta apreciada persona ha trascendido sus funciones como profesional médico por haber sufrido lesiones traumáticas, ha acudido en su función exprofesa (no como médico sino como paciente) a un sistema asistencial en este caso una clínica privada, es decir del modelo asistencial capitalista.

En el sistema asistencial (de recuperación de la salud) de tipo capitalista, se tienen acceso de tres formas:

1. pago directo (efectivo, cheque, tarjeta de débito, tarjeta de crédito, letra),
2. seguro HCM,
3. pertenecer a un programa asistencial prepagado.

Está planteado como una empresa para tener ganancias a través de un ingreso de dinero por concepto de la asistencia a personas enfermas. En el caso que no cuentes con algunas de esas formas de acceso, la clínica le recomienda al paciente o sus familiares, sea trasladado a otro centro asistencial. Eso como esquema de funcionamiento suena decente, lo demás es el fondo: un negocio asistencial.

Lo crítico del departamento de emergencia es cada una de las emergencias y la administración y organización del proceso. Las clínicas deben atender las emergencias extremas, a las personas quienes pongan peligro la vida del paciente, sin mediar pagos o compromisos. Repetimos, si no puede remediar por no contar con los recursos adecuados para la atención del afectado (llamado en el proceso paciente) o se carece de las formas de acceso al sistema capitalista, pues se traslada. Y si mi memoria no me falla el código reza que se puede trasladar a otro centro.

La asistencia médica exige un proceso de buenas costumbres y comunicación acorde a la naturaleza humana y la situación que se desarrolla. Muchas de las problemáticas de una emergencia y del proceso en general de la asistencia médica se generan por falla en la comunicación. Los organismos pertinentes deben investigar si la supuesta inatención del personal médico realmente se basó en su tendencia o preferencia política o un mal manejo de la comunicación y modales.

Los modales y la comunicación tienen fallas estructurales de la educación en general y de la universitaria en particular, en su modelo o su filosofía. El modelo individualista y los años de crisis hospitalaria han vulnerado al personal asistencial. Que diferencia de mí al egresar, trasladarme al otro extremo del país, le doy gracias a Dios y al estado Sucre y su gente por haber completado mi educación médica. Al lidiar con mi pueblo en un apartado paraje oriental, recibí mi gran lección, los pacientes y sus familiares me enseñaron que no lo eran, que lo que hacía era atender personas con familia de una comunidad. Mal podemos enviar a la hoguera a los seguidores de conductas inadecuadas, cuando nuestro compromiso revolucionario es cambiar por un modelo más adecuado, mas hacia la persona y su consideración que tiene familia y comunidad.

Una de las bases fundamentales de las revoluciones es la organización y la educación. Además nos podemos hacer de la vista gorda ante esta situación pero en cualquier momento me toca.

Termino expresando las gracias Dios por el auspicio en la atención y solución del problema del camarada Jorge Rodríguez, mi solidaridad con él y su familia, que se recupere pronto y pidiendo a todos los actores del proceso de gestión de la salud y la enfermedad la comprensión del proceso para mejorarlo.

Se pueden considerar once ejes para la gestión de la salud y la enfermedad:

1. Seguridad
2. Higiene
3. Preceptos Ambientales
4. Preceptos de la Sociedad
5. Controles de factores positivos y de factores de riesgo
6. Prevención
7. Curación
8. Rehabilitación
9. Participación
10. Política
11. Educación


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4526 veces.



Elio Ríos Serrano


Visite el perfil de Elio Ríos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: