Astrolabio

Los artistas y las elecciones del 8-D

Heráclito afirmaba << nadie entra al mismo río dos veces>>, expresión que prefiguro toda la historia de la filosofía del mundo occidental. Cada fenómeno es único y debe ser estudiado y analizado con sus complejidades y las características de su propia dinámica.
Los procesos electorales no pueden ser idénticos, porque las variables que inciden son distintas y muy diversas, sin embargo existen las proyecciones numéricas que son acercamientos basados en aspectos cuantificables que tratan de visualizar el resultado del evento.
Los números de las elecciones municipales del año 2008, demostraron que las fuerzas revolucionarias se impusieron en un 71% de los municipios del país, obteniendo 239 Alcaldías, y la oposición ganó 96, 29% del total.
En las elecciones presidenciales totalmente distintas a las municipales, y con otras variables y otra situación política, el chavismo se impuso nuevamente en el 71% de los municipios, y 68% de las parroquias del país, sin embargo la diferencia en números de sufragios fue de apenas 2%.
Partiendo de realidades y aspectos concretos que tienen que ver con la estabilidad del país, el desgaste de la oposición, el impacto del gobierno de calle, y por supuesto los nuevos candidatos, es lógico suponer que la revolución tiene altas posibilidades de mantener el control de los espacios donde el Alcalde se va a reelegir, y además el PSUV se ha impuesto en las municipales y presidenciales por un margen superior a los 5 puntos de ventaja.
Los municipios en los que la revolución aspira reelegirse suman 138 es decir 41%, más 70 en los cuales el PSUV ha ganado con ventaja de 5%, en total 208 Alcaldías aproximadamente un 62% de todas las del país, lo cual hace poco probable que la oposición pueda desplazar de esos espacios a los bolivarianos, considerando que quienes repiten es porque tiene una gestión aceptable En la práctica siempre es difícil vencer a un alcalde en ejercicio. Estas Alcaldías se sitúan en municipios pequeños, en zonas rurales, donde se siente menos el impacto de la situación económica.
La lucha por el triunfo electoral en términos de números, va a depender de los resultados que se obtengan en 80 municipios del país, que comprenden 29 capitales y grandes centros urbanos, y 51 alcaldías donde la diferencia fue por un margen estrecho.
Estas 80 regiones concentran aproximadamente el 60% de los votos del país. Ganar en una cantidad aceptable de estas ciudades le daría el triunfo numérico al chavismo socialista, y eso va a depender de que se mantenga estable el país, mejoren las condiciones de abastecimiento, y se detenga la inflación.
Si la oposición logra ganar numéricamente las elecciones el planteamiento político de una Constituyente puede cobrar fuerza, y los intentos desestabilizadores aumentarían propiciando un clima poco propicio para el desarrollo del gobierno de Nicolás Maduro.
Dentro de éste contexto político el lanzamiento de aliados cercanos a la revolución y con imagen mediática, es una medida que busca sumar la mayor cantidad de votos, y necesita el apoyo del chavismo militante, y los aliados críticos que disciplinadamente deben luchar por ensanchar la unidad del pueblo, para facilitar el tránsito del socialismo chavista, y garantizar el legado histórico y social de Hugo Chávez para los pueblos de América.
Ni el exceso de confianza, ni el desanimo pueden ser los compañeros electorales de la militancia chavista, hoy más que nunca es imprescindible hacer nuestra las palabras de Chávez: <>.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1745 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: