Se quedarán haciendo tuít tuít

No bien ocurrió el cataclismo de Haití, con la consecuente destrucción de sus instalaciones generadoras de electricidad, una tragedia más tenebrosa se cernió sobre el país: el apagón informativo.

Mientras el aeropuerto era monopolizado por los militares estadounidenses, los aviones con ayuda humanitaria, hospitales de campaña, medicinas, médicos y alimentos, eran desviados a otros destinos para asegurar el control absoluto de los marines gringos, en una de las maniobras más pérfidas realizadas por el gobierno de Estados Unidos.

El pueblo haitiano dio una enorme demostración de civismo al aguantar estoicamente el desamparo humanitario sin incurrir en saqueos ni rapiñas, como veladamente lo argüían los invasores inventando motivos para la ocupación armada.

La información objetiva fue insuficiente, tardía e inútil ante el hecho consumado.

Algo similar está ocurriendo con Venezuela a escala internacional, donde la opinión predominante es que tenemos un gobierno opresor, que reprime a la prensa libre y a los estudiantes, usando garrapiños y otras armas de ‘asustación’ masiva.

Para ello, amén de la agencias propagandísticas transnacionales, se utilizan medios más novedosos de comunicación, como Internet o la telefonía celular con mensajes de texto y las noticias tipo twitter, que circulan por cualquier medio de mensajería instantánea.

Así pues, en este país, que según parece navega a toda vela hacia la barbarie, curiosamente se vendieron más Blackberrys que en Argentina y Brasil juntos durante el mismo período. Los fulanos “bebés” son ahora utilizados por la muchachada de las manitas blancas para filmar escenas de terror mientras se caen a empujones con policías y guardias nacionales cuya paciencia franciscana frente a las provocaciones ha sido por completo tergiversada.

Los conspiradores twitter suponen que mientras 50.000 de ellos, por mencionar una cifra desproporcionada, se caen a cobas a nivel mundial y concentran reclamos contra nuestro gobierno con apoyo de la CIA, el asunto repercute en la población venezolana, que no se da ni por enterada de la vaina.

Parafraseando a Joselo, se quedarán haciendo ‘tuít tuít’.


augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1904 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor