A pesar de todo, siguen conspirando, ahora también con sus nalgas

A pesar de la eficiencia en aumento, de los sistemas de seguridad de estado, se pone en evidencia al desarticular el último y criminal complot que tenían preparado para el cuatro de diciembre, para bañar de nuevo con sangre inocente del pueblo las calles de esta patria de Bolívar. Siguen los malosos en el camino de la conspiración y el complot. Miembros de esta oligarquía con sus mentiras y millonarias cantidades de dinero, compran las

Conciencia de almas serviles, por aquello de que: todos tenemos un precio.

Tanto los oligarcas, como sus amos los Yanquis, continuarán metidos en sus planes oscuros conspirativos contra este Proceso Bolivariano, por dos sencillas razones, la primera, como buenos piratas que son necesitan los amos del Norte apoderarse de nuestras riquezas, para así poder continuar con su propio festín de derroche, que disfrutan unos pocos elegidos serviles del Mundo "Libre Globalizante" que ellos, los amos, quieren imponer en todo el planeta Tierra. La segunda acabar con el ejemplo del Proceso Bolivariano. (La Espada de Bolívar

Camina por América Latina y por el Mundo globalizado o no). Esto es un mal ejemplo hay que acabar con el cueste lo que cueste. (Pensamiento oligarca-yanqui)

El Proceso Bolivariano, está en la mira de los gringos y de sus servidores venezolanos, herederos de aquellos que traicionaron al Libertador y asesinaron a Sucre, en una cobarde celada, en las montañas de Berruecos. Los mismos que conspiraron contra la vida de Bolívar, Santander en Colombia y Páez en Venezuela. Es la misma clase, los mismos oligarcas que se adueñaron sin permiso de nadie del poder del pueblo y de esta Tierra de Gracia y de su Valle.

Para enfrentarnos continuamente con éxito, y lograr victoria tras victoria, y ganar combate tras combate, necesitamos ser inteligentes, y los mejores estrategas, sentir enraizado en nuestro pecho el honor y la honra de sentirnos hijos de libertadores de cinco naciones de América.

Ahora, no tenemos excusa, en la Asamblea Nacional, para No hacer las leyes revolucionarias y los reglamentos que nuestra Constitución Bolivariana y su pueblo necesitan para profundizar el Proceso Bolivariano. La línea, ya la conocen, el líder lo ha dicho en sus numerosos discursos, que son clases magistrales dictadas con todo amor a su pueblo bolivariano, hay que hacer revolución dentro de la revolución, debemos transferir el poder al pueblo directamente, hacer realidad las palabras pronunciadas por nuestro líder de : Todo el Poder para el Pueblo.

La única manera de derrotar y triunfar ante los conspiradores es estando al lado de nuestras bases populares, pero no para servirnos de ella el día de las votaciones, ni para utilizarla como borregos siguiendo líneas distintas a las del líder del proceso, que no son acertadas, hay que lograr que ese mismo pueblo del trece sea tomado en cuenta, como dice nuestra Constitución Bolivariana, el pueblo debe ser protagonista y participativo. No a la burocracia, no a la corrupción, ha dicho nuestro presidente una y otra vez, en forma continuada. Estos son rémoras enemigas del proceso de transición.

Ideología y política, cultura y salud, trabajo y vivienda, seguridad social para el enfermo y el anciano, estas son las líneas revolucionarias que se imponen hoy, a pesar de las conspiraciones de la derecha golpista venezolana y Gringa, Para disuadir esta acción y derrotarla, debemos tener un pueblo organizado preparado y bien armado para la efectiva defensa de la patria de Bolívar.

La política de Estado de nuestro gobierno es profundizar la revolución, ir hacia el camino socialista y revolucionario, marchar hacia el Socialismo del Siglo XXI

requenave1@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1397 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor