¿Reconciliación o masoquismo?

Una reconciliación es el contentamiento que suele producirse tras desavenencias de carácter conyugal o amoroso. A raíz del pleito los integrantes de la pareja se distancian cargados de reconcomios hasta que, por determinada razón, generalmente el entremetimiento de algún asomado, deciden reiniciar el contubernio, comenzando por arrugar algunas sábanas o entregarse al sexo salvaje en un sitio inusual, como la tabla de planchar o el borde de la azotea.

El caso es que algunos sectores de la oposición venezolana, tras lo que consideran un triunfo electoral, andan en plan magnánimo y generoso, invitando a los hinchas de Chávez a reconciliarse con ellos para iniciar una especie de gran himeneo nacional.

En lo que a mi respecta, si bien no tengo el menor interés en aguarles su fiesta, tampoco me atrae ni un poquito la idea de caerme a sonrisas con un sector que no me inspira ninguna clase de afecto. Mas bien, por el contrario, en lo que a los adecos en sus distintas expresiones se refiere, digamos Ledezma, Ramos Allup o la Hernández, siguen mereciendo todo el repudio que me inspiraron durante la cuarta república, con el añadido de sus nuevas actuaciones golpistas.

Hasta donde me alcanza la entendedera, para que se produzca un apaciguamiento resulta indispensable que los agresores presenten disculpas a los agredidos y manifiesten de manera clara e inteligible el correspondiente propósito de enmienda.

En ninguna instancia se ha mencionado el reconocimiento, ni siquiera de manera tácita, de la participación opositora en el golpe del 11/4/2002 y sus secuelas de huelga insurreccional y paro petrolero. Ninguno de los golpistas ha manifestado su pesar por la interrupción violenta del orden constitucional o por los daños, materiales y morales, inferidos al régimen democrático.

Lo que pretenden en realidad es un borrón y cuenta nueva con derecho a conspirar una vez más para sacar a Chávez por las buenas o por las malas.

Existen parejas disfuncionales que consideran normales las agresiones entre sus integrantes. Convendría que los globovisionarios supieran que la tolerancia revolucionaria no equivale a una vocación masoquista.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1839 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor