Enfrentar el Nido de Alacranes

Días de mucha convulsión mediática, tonos muy altos y bajos en algunas declaraciones parecen ser parte de una confrontación que no sabemos donde terminará. Calificativos y epítetos han pasado a forma parte del debate, de la guerra de las ideas, o algo parecido.

El compañero Alberto Muller ha puesto el dedo en la llaga, el Presidente se encuentra rodeado de un NIDO DE ALACRANES. Alberto Muller no tiene nada que perder, no es ministro del Gabinete, no es gobernador, no es alcalde, no es diputado, sólo lo mueve su contribución y el aporte que puede brindar a la Revolución Bolivariana, puede darse el lujo de ser sincero, no tiene miedo a perder privilegios ni prebendas.

Su afirmación, en su pasada entrevista con Vanesa Davis, deja mucho en que pensar, sobre todos a aquellos que no quieren entender que existe una derecha endógena que socava las estructuras de la Revolución y ven con mucho dogmatismo las acciones de estos “compañeros” que se han servido de este proyecto político para enriquecerse de la manera más vil y descarada, “compañeros” que encerrados en el egoísmo y lucro personal se han olvidado de este proyecto político, sólo quieren disfrutar de sus riquezas, sin importar el costo político que en ello está inmerso.

Pocos hemos tocado el tema de la derecha endógena en los medios alternativos, sin importar los calificativos de aquellos que se sienten más chavistas que Chávez, o de los que simplemente se sienten aludidos. Aquellos que dogmáticamente se ciegan en su incapacidad de aproximarse a las herramientas de las que podemos proveernos, crítica y autocrítica, y contribuir a desarrollar un proceso más limpio y más solidario en función de los principios de equidad, inclusión y bienestar social.

Al margen de las declaraciones hechas por el compañero Muller está el hecho de que el propio Presidente de la República reconoce públicamente el hecho de encontrarse sumergido en ese NIDO DE ALACRANES, saturado de traiciones, ineficiencia, incapacidad, corrupción y falta de compromiso revolucionario, esto es sumamente grave, más aun cuando nos encontramos dispuestos a darle el SI a un Reforma Constitucional. Es necesario entender que más allá del hecho de darle nuestro apoyo a esa Reforma Constitucional, debemos preguntarnos con el corazón en la mano ¿existe en el Gobierno gente preparada para implementar los cambios para dar ese salto adelante en la construcción del Socialismo?

Resulta incómodo ver cuando el Presidente regaña públicamente a sus ministros (como será en privado) y todos al unísono gritan ASÍ, ASÍ, ASÍ ES QUE SE GOBIERNA, como difiero de esa aseveración ¡no, compañeros, así no se gobierna! se gobierna destituyendo y erradicando la incapacidad, funcionario público que no sirve, que se vaya a su casa, esa es la forma de gobernar. Ministros y funcionarios que sólo bajan la cabeza (me niego a creer que sean todos, deben haber excepciones, compañeros que se le planten al compañero Presidente y exponen sus puntos de vista, así sean contrarios a los propuestos por el Presidente) carentes de dignidad, tienen miedo de perder sus cargos, para ellos lo más importante son las prebendas y privilegios que el cargo les confiere, un regaño público no puede ser, en ningún momento, una señal para dimitir, tienen mucho que perder, poder político y económico, más no un proyecto, la falta de compromiso es total.
Caso contrario del compañero Muller Rojas, que en medio del discurso enriquecedor, le ha dicho al amigo, al Presidente: “descansa por lo menos 3 días al mes, destierra la sedición (alacranes) de tu entorno”, entre otras cosas más. Palabras para alumbran al colectivo. ¿Está solo el Presidente?

Un presidente que ha tenido que ocupar funciones de gobernador, de alcalde, de ministro, algo insólito, como para reflexionar en futuras elecciones. ¿Quién tiene la culpa? Preguntas van, preguntas vienen.

La derecha endógena ha minado las estructuras del poder político y económico, incluso hasta el poder militar, el usufructo del lucro y la corrupción le ha dado esa capacidad operacional hacia fronteras inimaginables. ¿Estará acorralado­­? ¿Es tan difícil deslastrarse de los alacranes? ­­­ ­

Entre tanto, la inconformidad y la impotencia antes las tropelías de estos degenerados comienzan a tomar espacios que se traducen en disidencia, sin analizar los elementos a priori insertos en ella (disidencia), pero mal entendido por aquellos que no aceptan la disidencia, ni los elementos críticos y autocríticos como arma revolucionaria.

Es irresponsable emitir criterios apresurados, lo único cierto es que existe preocupación ante el avance de sectores que desde el Gobierno promueven acciones que atentan en contra de este proyecto político, instituciones secuestradas bajo el amparo que les da el poder político y económico acumulado en estos ocho años de Revolución. No hay planes, a mi modo de ver, para detener el avance de estos factores, la carencia de estrategias en el seno del Poder Popular que nos permitan, de manera cohesionada enfrentarlos, hace un poco más difícil este momento histórico que nos toca vivir, debemos entender como primer paso, la existencia de estos “compañeros”, reconocerlos y contribuir a desenmascararlos es tarea de todos, más aun si entendemos que este proyecto político nos pertenece a todos los que por compromiso y convicción lo abrazamos y que estamos decididos a no dejar perder. Unificar nuestro discurso, el diseño de estrategias que nos permitan avanzar en esta dirección, es fundamental, no caer en las provocaciones que son promovidas por estos sectores y que contribuyen a confundirnos y a idiotizarnos en un juego siniestro.

Se hace imprescindible mantener niveles de conciencia y compromisos cónsonos con el proyecto de país que queremos la gran mayoría de los venezolanos. La derecha endógena juega al chavismo sin Chavez y trabaja para ello, el pueblo venezolano debe estar alerta, no es absurdo pensar que hayan pactado ya con la derecha extrema, como única forma de supervivencia personal ante una eventual situación que ponga en peligro la democracia, el pueblo, esa gran mayoría que apoya a Chávez será el que sufrirá las persecuciones y la sed de venganza con que se mueven algunos sectores de la oposición, los “líderes” visibles ya tienen asegurado su futuro en los bancos del extranjero y de seguro, en su exilio, se conviertan en revolucionarios de café.

Hay que defender este proceso dentro y fuera de sus entrañas, hay sectores que quieren acabar con la democracia, con la Revolución Bolivariana. Debemos enfrentar con las armas de la razón, e inclusive de la fuerza, al nido de alacranes que hoy rodea a nuestro Comandante en Jefe, no podemos dejarlo solo. Compañero Presidente ¡escuche las campanas de alerta de un pueblo que cree en usted, haga lo que tiene que hacer!
¡Ordene, usted tiene pueblo, lo único con lo que no cuenta la derecha endógena!

Patria, Socialismo o Muerte
Venceremos

http://chamosaurio.blogspot.com/
chamosaurio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2789 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a44080.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO