Definitivamente; el diablo existe

Definitivamente compatriotas, el Diablo existe. En Venezuela, eso que anda por allí que llaman dizque oposición, realmente no es oposición, el verdadero nombre de la conducta de esa gente es “Maldad” y en adelante así debería asumirse y llamarse. No se puede concebir como, sin ideología alguna, sin razón alguna, porque no la tienen, esa gente actúa de la manera tan vil que a toda costa tratan de destruir a su propio país en aras de satisfacer intereses mezquinos y miserables los cuáles ya conocemos su origen, porque afortunadamente la globalización ha tenido algo positivo, es decir ha sido cuchillo para la garganta del imperio, en virtud de que hoy en día ha contribuido a evitar que puedan manejar la información a su antojo como ocurría en el pasado, aunque todavía tienen gran control mediático en el mundo. Por otra parte, si analizamos esa conducta, podríamos concluir que el capitalismo tiene que ser producto de la creación de una mente superior pero macabra que ha arrastrado religiones, ideologías y comunidades enteras; por supuesto también podríamos concluir que no pudo haber sido creación de una mente tan pobre y limitada como la de George W. Bush o cualquiera de esas mentes imperiales retorcidas. Partiendo del principio de que el sistema capitalista socava las fuentes originarias de producción de riqueza y al trabajador productor de esa riqueza, además de ser el principal promotor de antivalores tales como: la envidia, la corrupción, el robo, el asesinato, la avaricia, la competencia desleal, la prostitución, la pornografía en todos sus matices, el narcotráfico, la traición, el desprecio por los humildes, la explotación del hombre por el hombre, la esclavitud y pare usted de contar, además de que se disfraza de muchas maneras para engañar y mentir, entonces necesariamente se tiene que concluir que el Diablo existe y que además fue el creador del sistema capitalista con el objeto de apropiarse de todas esas almas vacías que solo los mueve su sed de riqueza y ambiciones personales, que al final ¿De que les sirve? si se mueren igual, los echan en un hueco igual, los cubren de tierra igual y se pudren igualito que todo el mundo, a no ser que los cremen. Cuándo uno ve y escucha a gente como Miguel Ángel Rodríguez, Marcel Granier, a Patricia Poleo igual que a su padre, a Antonio Ledezma, a Rosalio Castillo Lara, Baltasar Porras, la bicha y todos esos personajillos que no tienen vergüenza, no los puede llamar oposición, obligatoriamente tiene que llamarlos “Maldad” y tiene que ser “Maldad”, porque se puede entender que no les guste el Presidente o sus ideas, pero de allí a querer destruir a su país solo por querer satisfacer sus oscuras intenciones, además con la participación de una potencia extranjera voraz y despiadada es algo inconcebible y que daño continúan haciendo. Que Dios los perdone, que no se lo merecen, porque el castigo será terrible. Si ellos creen que tienen mejores ideas para hacer del mundo un lugar mejor para vivir, donde haya igualdad y justicia para todos, donde no exista la exclusión, entonces propongan convenzan a la gente de que hay otras opciones, pero no es la forma quemando al país que se van a resolver los problemas, aunque decirles esto es arar en el mar, porque ellos no creen ni en la igualdad de los seres humanos ni en la justicia. El Diablo existe, es fuerte poderoso y bruto.

arno@intercable.net.ve




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2818 veces.



Arnó Martínez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: