Los realistas de Primero Justicia

Apreciado Julio:

Como sabes tomé la decisión de irme por mi lado en vez de
continuar brindándoles materia prima, o sea los biyuyos, los equipos y la
mano de obra, todos aportados por mi alcaldía, para mantener a una partida,
o, mejor dicho, a un partido de malagradecidos. No puedo a negar que tú,
Julio, hayas contribuido con el nombre de nuestra agrupación política,
basado en el programa de televisión donde aparecías como un juez de lo más
imparcial. Naturalmente si hubiéramos usado el nombre original de Tradición,
Familia y Propiedad la cosa habría sido distinta, pues suena mejor llamarnos
³justicieros² que ³tradicionalistas² o ³propietarios², aunque lo de la
propiedad le pone la nota adecuada al asunto. De hecho ese detalle nos
obliga a estar más agradecidos con RCTV, el canal que al partido le dio el
nombre y a ti el renombre para lanzarte a la política, aparte, claro está,
de todos los esfuerzos que desplegó la planta para materializar el golpe de
abril, cuando con un poquito de suerte, nos hubiéramos quedado con el
coroto.

Así pues, nadie niega que tú hayas aportado el nombre de
Primero Justicia, pero con el puro nombre no se va al mercado. Yo, en
cambio, puse lo que más cuenta en una organización política fundada bajo los
modelos de la Falange, el Opus Dei y otras congregaciones destinadas a lo
más selecto de la alta sociedad civil. Me refiero a los billetes. Okey, para
ser sincero, no los puse yo directamente, sino mi mamá, quien a su vez los
obtuvo de PDVSA, cuando nuestro conglomerado petrolero se ocupaba de
financiar agrupaciones meritocráticas, aptas para la toma del poder o, por
lo menos, para mantenernos ocupados en cosas más edificantes que andar de
patoteros picando cauchos.

También puse la Plaza Altamira, con todo y tarima para los
militares golpistas, custodiados por Polichacao. Igualmente debí cargar con
Capriles Radonsky para todas partes, lo cual no se lo cala cualquiera.

En resumen, el motivo de esta nota es pedirte que te quedes
con el partido y me devuelvas los reales.

Leopoldo.

Apreciado Leopoldo: Al que da y quita el diablo lo visita.

Justicieramente,

Julio.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2560 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor