Irma, vacunada se vacila a la oposición

"La enfermedad se siente, pero la salud no".

Refrán español

 

Las veces que tengo la oportunidad de visitar a Irma; una mujer, quien pasa de los ochenta años, pero, aun así, con sus años bien vividos, mantiene una jovialidad a toda prueba, y una defensa a ultranza del proceso bolivariano. Anteriormente, cuando oía hablar del comandante Chávez, respondía con firmeza, dando la ligera impresión que, para ella los únicos gobiernos que han existido en el país, son los de los adecos, porque siempre les lanzaba la interrogante ¿Qué te han dado los adecos? Ahora defiende al presidente Maduro, con tanta decisión que, podemos afirmar: se va llevar a la tumba todas las enseñanzas recibidas de Chávez –Así lo nombra, sin mucho rodeo– a través de un televisorcito viejo, el cual parece listo para un museo.

El lunes 5 de julio, apenas llegué me retribuyó el saludo con una sonrisa, dejando ver el diente de oro brillando en cuidada dentadura, y al preguntarle, si se había vacunado, respondió, casi a carcajadas con toda la picardía que mantiene para defenderse de cuanto ataque oye de la oposición ¡Claro los viejos estamos ganando una en el momento más oportuno! La pregunta le sirvió para darle rienda suelta a todas las ocurrencias que inventa al lado del hijo; un mecánico, quien no se queda atrás y por momentos parecen estar preparados para responder, y cuando se encuentran solos, deben reírse, hasta de ellos mismos.

Por mi parte, cada visita a este hogar trato de aprovecharlo al máximo, como el alumno, cuando establece una relación de confianza, hasta terminar educando y educador miran hacia adelante, pensando en un futuro luminoso, sabiendo que la tarea más noble en el ser humano es la enseñanza sin mezquindad y aprender para trasmitírselo a nuestros semejantes. Siempre trato de estimularla, aun, cuando al final el estimulado es uno, porque hay que ver la experiencia acumulada en una persona con más de 80 primaveras y ese amor inmenso por la patria, a pesar de no tener ningún grado académico, pero, por algo dice el refrán: ¡Más sabe el diablo por viejo, que por diablo! Por eso, cuando le dicen: ¡Irma, tú eres muy fanática! Rápido responde: ¡Que no soy pendeja, y no me dejo meter el dedo en la boca!

Entre ella y el hijo, parecen que se pelotean las ingeniosidades, y muchas terminan en burlas. Este lunes 5, celebración de la firma del acta de la independencia, parecía recordar al comandante Chávez con sus encendidos discursos, mientras hablaba de su lucha contra la diabetes; cuando se oyó la voz del hijo, desde un carro, el cual estaba reparando ¡Nos estamos vacilando a la oposición! Al preguntar, el por qué decía eso, apareció la voz de Irma, con si hubiera agarrado aire para dar ella la respuesta: ¡El reeeegimen y la dictadura los está vacunando para salvarlos de la pandemia, y eso que el desgraciado de Guaidó, ha hecho de todo para que no lleguen las vacunas! Lo único que, se me ocurrió fue aplaudirla con una sonrisa al escuchar a esta mujer tan consciente de la lucha, como si estuviera representando a nuestras heroínas de la independencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 702 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas