¿Consulta popular?

No pudieron designar un Consejo Nacional Electoral nuevo, a pesar de que el PSUV se incorporó a la Asamblea Nacional (AN) y, por tanto, se tenía la posibilidad matemática de lograr los dos tercios de los votos necesarios a tal efecto. Nombraron los diputados del comité de postulaciones, que fue integrado proporcionalmente en la misma forma de la AN, lo que tuvo el apoyo total del PSUV. Luego le incorporaron los miembros representantes de la sociedad civil, que si bien no la representaban en absoluto, pues todos eran militantes de los partidos involucrados en la negociación, fueron producto de un acuerdo para designar al nuevo CNE. Y hasta aquí llegaron, pues sin saberse por qué no se continuó como lo ordena la Constitución Nacional.

No estoy diciendo que el proceso iba a terminar con la designación por consenso del nuevo CNE. Ha podido avanzar hasta la fase de nombramiento y en ese momento los desacuerdos impedir el mismo, pero el procedimiento ha debido continuarse como lo ordena la Constitución. Pero, lo abandonó el G4 y sin dar explicaciones de ningún tipo. Llega enero 2020 y la AN se divide al abandonar algunos diputados a la, hasta ese momento, mayoría opositora. ¿Por qué desertaron? No viene al caso. Porque tenían políticas distintas, porque se enemistaron, por apetencias personales, porque se vendieron al gobierno, por lo que sea. Decidieron irse y nadie podía obligarlos a lo contrario.

Lo cierto es que la mayoría calificada dejó de existir y ya no se podía designar al nuevo CNE. La conducta de la oposición, hasta ese momento mayoritaria, no lo permitió. El gobierno tendrá muchas culpas, pero ésta no la tiene. Sé que estas afirmaciones disgustarán a algunos, la verdad tiene ese extraño efecto, pero están estrictamente basadas en los hechos como sucedieron, por lo que sus malestares y reclamos deberían dirigirlos a los diputados por quienes votaron en 2015. Yo no voté por ninguno de ellos, ni por los del PSUV. Sabía quiénes eran. Desde 2010 inclusive, he votado por una opción no polarizada, es decir no he votado por el PSUV, ni por la desaparecida Mesa de la Unidad Democrática. He estado con quienes han tratado de construir una opción distinta.

No hay por lo tanto razón para reclamar que el nuevo CNE fue designado por el Tribunal Supremo de Justicia (el anterior también lo había sido y rigió las elecciones de 2015). Nadie puede alegar su propia torpeza como excusa de sus actos. Pero la conducta del absurdo del extremismo opositor no se detiene aquí, sigue y parece seguirá y se profundizará. Nunca he visto gente tan empeñada en hundirse en el pantano de la estupidez, ni tan experta en hacerlo. Ahora van a realizar una consulta popular, que le permita a la inexistente AN seguir en funciones más allá de su lapso constitucional. Siempre empeñados en estar fuera de la Constitución. Con un CNE ad hoc, sólo integrado por ellos, sin presencia del partido de gobierno, el único realmente mayoritario, sin representación de la oposición democrática. Ellos son el país y su voluntad es ley; así es su democracia, los demás no cuentan.

Sin registro electoral, con mesas designadas según un "vente tú" que aquí hay dólares; sin testigos de las opciones contrarias a las que impulsan. Y harán lo que siempre han hecho, lo que dicen que hace el gobierno, declararán que asistieron no sé cuántos millones de votantes, que seguramente superarán los del 6 de diciembre y listos para el reconocimiento de EEUU, de Duque, Bolsonaro, Almagro y el "honesto demócrata y luchador contra el narcotráfico" de Uribe, quien tiene más muertos en su conciencia que cualquier otro en América Latina. El gobierno en el exilio será un hecho y continuará la danza de millones de dólares de las ayudas "humanitarias", de los dividendos de CITGO y monómeros y de los fondos del país secuestrados en varias partes del mundo.

Están hechos. Venezuela no importa. Y los venezolanos que se jodan. Esos tierrúos no son gente, son "chavistas", y quienes no lo sean, pues también.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1761 veces.



Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Ph. D., Ex-rector y Profesor Titular de la UCV, Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Luchador político.

 lft3003@yahoo.com      @LFuenmayorToro

Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: