Venezuela y su plegaria del labrador

La voz de Venezuela en la ONU, es el canto de los pueblos latinoamericanos por la dignidad.

Que diría Víctor Jara, trovador popular chileno, ante la posición asumida por Michelle Bachelet al no dar apoyo a Venezuela. Estoy segura que la presidenta chilena canto infinidad de veces los temas de Jara, quien expresaba en sus intervenciones: que cosa mas linda, decir lo que uno siente, así tan libremente… nuestra canción es una canción popular porque ella está unida íntimamente, al pueblo, íntimamente en sus sentimientos mas nobles, en su deseo ferviente de ser libre y de vivir mejor.

La actitud asumida por Venezuela en la Organización de las Naciones Unidas es un acto de valentía, de patriotismo y de dignidad. Nunca antes habíamos visto un país latinoamericano (con la excepción de Cuba) asumiendo un rol de lucha ante el imperio norteamericano. Esta batalla que da Venezuela, por ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad, es un ejemplo de respeto hacia la autonomía de los pueblos, es el grito de libertad que incita a soltar las amarras del amo usurpador.

Nuestro país, tuvo presencia en el Consejo de Seguridad durante la era cuartorepublicana, pero su arribo estuvo controlado por los Estados Unidos quien ejercían un dominio absoluto sobre la nación. Hoy día, la nueva Venezuela del amor por su pueblo, la Venezuela de la justicia y la integración latinoamericana, asume su independencia, librando la batalla por la moral y demostrando ante las naciones, cuan grande es el pensamiento bolivariano consolidado en la conciencia de los ciudadanos venezolanos, que brinda lecciones de valentía, solidaridad y hermandad a los pueblos del mundo.

Los gobiernos latinoamericanos que no dan su voto a Venezuela, ven como salida el retiro de nuestro país y el advenimiento de una candidatura de consenso, para curarse en salud, para dejar de sentir este remordimiento que genera el sometimiento al poder imperial y su posible incidencia en una movilización de sus pueblos en esta lucha por el rescate de la soberanía.

Tan grande y autentico es nuestro despertar, que no se deja intimidar por las presiones que ejerce el poderío norteamericano, ni por las posturas que asumen, aquellos que pisotean el canto unificado de sus pueblos, canto hermoso, unido por la justicia, y que hoy ignoran estos gobernantes, ejerciendo roles de lacayos ante las exigencias de las oligarquías criollas y del imperio amenazante.


Venezuela se posesiona hoy de ese canto popular latinoamericano, en esta tarea que nos brinda en la ONU y que imprime, el ejemplo de un país, que construye un modelo de sociedad sin dominios extranjeros. Venezuela se posesiona de ese canto que surgió de las entrañas de la patria, por la independencia, por la igualdad, por el respeto y por el amor y canta al mundo oprimido la Plegaria del Labrador de nuestro amado Victor Jara:

Levántate y mira la montaña
De donde viene el viento, el sol y el agua
Tú que manejas el curso de los ríos
Tú que sembraste el vuelo de tu alma
Levántate y mírate las manos
Para crecer estréchala a tu hermano
Juntos iremos unidos en la sangre
Hoy es el tiempo que puede ser mañana

Líbranos de aquel que nos domina en la miseria
Tráenos tu reino de justicia e igualdad
Sopla como el viento la flor de la quebrada
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil
Hágase por fin tu voluntad aquí en la tierra
Danos tu fuerza y tu valor al combatir
Sopla como el viento la flor de la quebrada
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil

Levántate y mírate las manos
Para crecer estréchala a tu hermano
Juntos iremos unidos en la sangre
Ahora y en la hora de nuestra muerte amén
Amén, amén.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3185 veces.



Carmen Arelis Contreras M


Visite el perfil de Carmen Arelis Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: