¿Para qué sirve una candidatura?

El Consejo Nacional Electoral reportó que para el momento del cierre se
habían inscrito nada menos que 7 candidatas hembras y 21 candidatos varones
para optar por la Presidencia de la República en las elecciones del próximo
3-D. La mención de hembras y varones la hago solo para enfatizar la
participación de ambos sexos en la contienda presidencial, sin connotaciones
de otro género, que, por lo demás, no sería propiamente otro género sino, en
tal caso, una degeneración.

Hasta donde me alcanza la memoria, para ser presidente de esta tierra de
gracia se requiere ser venezolano por nacimiento, de estado seglar, no tener
otra nacionalidad y contar con más de 30 años. El estado seglar implica que
no se puede ser sacerdote o monja y supongo que tampoco pastor evangélico,
rabino o ayatola, lo cual evita varios problemas que no voy a mencionar para
no meterme en honduras.

No se requiere más nada. Ni siquiera haber sido alfabetizado en la Misión
Robinson. Tampoco, aunque muchos crean lo contrario, se necesita un cónyuge
y si bien constituyó una tradición adeca, no es obligatorio gastarse una
barragana.

La cantidad de postulantes sorprendió a propios y extraños pues algunos
radicales habían anunciado que a Chávez lo dejarían solo y sin competidores,
como alma en pena. El caso es que, apartando a Manuel Rosales y al Conde del
Guácharo, nadie sabe qué pretenden los demás candidatos y candidatas.

Nuestras investigaciones al respecto han determinado que la
candidatura presidencial en Venezuela puede ser de utilidad en las
siguientes situaciones:

1.- Para no hacer cola el día de las elecciones.

2.- Para conseguir cupos en aviones o autobuses que cubren las rutas
nacionales.

3.- En ciertas circunstancias sirve para obtener una mesa o un asiento en
locales que están atiborrados.

4.- Si ya tiene pasaporte puede mencionarla para obtener la visa de Estados
Unidos, siempre y cuando garantice que no es un candidato oficialista. Si no
tiene pasaporte, olvídese, de todas maneras no lo conseguirá (a menos que
gane las elecciones).

5.- Para pedir citas en ministerios e instituciones oficiales.

6.- Es bastante útil para conseguir invitaciones a cocteles diplomáticos, en
especial si se trata de embajadores recién llegados.

7.- Sirve como excusa para pedir préstamos, sobre todo a los tercios
ingenuos.

8.- En el centro de Caracas le permite estacionar en doble fila si está
cerca del CNE.

9.- Como información para el Currículum Vitae o referencia para obtener
empleo.

10.- En el caso de las candidatas puede ser útil para dar consejos de
belleza, patrocinar dietas y recomendar métodos de adelgazar.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6865 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor