El 350 entre la vida y la muerte

Artículo 350: El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Forjar una constituyente es un golpe de estado, rompe el hilo constitucional, porque no se avala primordialmente en una consulta soberana, es decir, un referendum consultivo al soberano, sobre si quiere o no constituyente. El nefasto gobierno que nos calamos a la fuerza dirigido por un clan de inmorales, acusado de narcotraficantes, saben ejercer el 350 solo cuando les conviene a ellos. Precisamente porque son ellos los que tienen el monopolio de las armas.

Bolivar lo dijo y Chávez lo repitió: maldido el militar que use sus armas contra el pueblo. (palabras más palabras menos). Este ultraje contra la nación, no es necesariamente masacrando al pueblo con balas. También lo masacran cuando convalidan actos y acciones como ese golpe a la constitucion nacional de nuestra República bolivariana de Venezuela y/o convalidando a esos corruptos gobierneros que mataron a Chávez y ahora estan acabando con el pueblo venezolano.

Artículo 333: Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.

Estos dos Artículos el 333 y el 350 para el pueblo son letra muerta, porque no hay mecanismos para su activación. O sea que el pueblo por sí solo no puede activar efectivamente esos dos Artículos, si no tiene a las Fuerzas Armadas de su lado. Y como es obvio, estos señores son unos arrastraos. Parásitos de la sociedad civil. Ah pero para los malditos dueños de esta sucursal cubana, esos dos Artículos siempre podrán activarlos precisamente porque tienen el monopolio de las armas.

Ninguna revolución sigue una evolución lineal liberadora por más argumentos y políticas de supuesta radicalización se superpongan a ella y justifiquen los pasos que la conducen desde arriba. Pueden incluso retroceder en sus pasos si ese tipo de conducciones en vez de horizontalizarse y ayudar a destruir el viejo estado, se fortalecen, se verticalizan aún más y se mimetizan con la lógica dominante del estado burocrático y burgués. Si eso pasa esa misma conducción por más que radicalice sus lenguajes favorecerá las condiciones para la aparición de un poder autónomo de la burocracia y del mando político, sostenido en el corporativismo institucional, la corrupción y el capitalismo de estado. Nuevos "hijos de puta" habrán nacido. La revolución, el "nosotros" rebelde que ya ha vivido su propio proceso, tendrá que acelerar la creación de un nuevo poder y de nuevas relaciones sociales radicalmente distintas del orden burocrático y capitalista. Ya no son sólo dos realidades, ahora hay dos "hijos de puta" y un "nosotros" que tendrá que redescubrirse como sujeto político y así redescubrir la revolución misma.

Argumentación: Estamos frente al segundo gran lío de todo lo que ha sido la historia de la revolución popular y anticapitalista. El primero tiene que ver con el poder; su toma, su construcción, la concepción que se tenga del mismo. En principio este paso se resuelve provisionalmente con la tesis del acceso democrático a la conducción de estado pero incentivando paralelamente un amplio proceso popular constituyente que ha de garantizar el protagonismo popular en la formación de un nuevo orden que desmorone las viejas instituciones del estado burgués, garantice la derrota definitiva de las clases dominantes, y en el horizonte, del propio capitalismo. En nuestra historia concreta, una vez derrotada al menos la primera gran conspiración de derecha, esta misma tesis se convierte en la base soñada de un nuevo ciclo de transición revolucionaria pero que ya no tiene la misma suerte ni se ha mostrado tan "feliz" ni mucho menos para "nosotros".

Entramos en el segundo gran lío de toda revolución y es el de la transición como tal. Y esta vez –tristemente– vuelve a repetirse mucho de lo que ha pasado en casi todas las grandes revoluciones socialistas del siglo XX. Las viejas debilidades del "nosotros" vuelven a florecer dejando que se imponga una tendencia burocratizante que comienza por tomar el control de los procesos y espacios populares de organización y poder, para luego cristalizarse en la forma de un nuevo proyecto de estado que compite con el poder real oligárquico por el control de la sociedad y la renta petrolera. En principio no hay ninguna "traición" en ello ya que todo esto se hace en nombre de una política que ahora sí se nombra "patriótica, socialista y antimperialista", abiertamente de izquierda y anticapitalista (son los aplausos que ha recibido Chávez de parte de la izquierda mundial y el odio subsiguiente de imperios y burguesías). Pero más allá de los grandes espectáculos políticos en realidad se trata de una gran enredadera burocrática y paralizante para el "nosotros" que se produce curiosamente en medio de una identificación cada vez más plena del gobierno y en particular de Chávez con los valores, anhelos y verdades que han nacido del "nosotros" rebelde nacional, nuestramericano y hasta mundial. Con postulados de su parte que en momentos se acercan mucho al lenguaje más radical, contemporáneo y libertario de la izquierda. Pero ha pasado algo que esconde una gran verdad: semejante radicalización, independientemente de políticas y discursos, de avances legales, sociales, el enfrentamiento al imperialismo yanqui, se ha hecho fortaleciendo ("tácticamente" según dicen) muchos de los grupúsculos más oscuros y lejanos de toda ética y acción revolucionaria. Táctica que, independientemente de las lógicas políticas de mandatarios, se hace posible gracias a la pasividad y obediencia inicial de la gran mayoría de los movimientos populares enceguecidos por la victoria parcial conquistada y no entendiendo que el poder dominante de los "hijos de puta" no se limita al mando particular de un grupo de "escuálidos" y fascistas, es ante todo una relación social que por necesidad ahora se desplazará hacia los adentros de la revolución sin dejar el saboteo externo.

Estamos ante una táctica que derivará rápidamente en nuevos planteamientos estratégicos que suponen el fortalecimiento de todo lo que es el mando vertical y corporativo de estado (que ahora se autonombra "revolucionario"), la cultura representativa de partido y el centralismo electoral de la política (postulados contrarios a la tesis democrática, constituyente y popular con la cual se inicia la revolución bolivariana). Lo que genera no sólo enormes problemas morales y de eficiencia gubernamental como tal que llegan a ser brutales en la mayoría de los casos. Produce por un lado el restablecimiento agigantado del odiado síndrome burocrático y partidocrático, que rápidamente se hace descomunal en una sociedad que vive básicamente de la renta petrolera y la economía de importación. Por otro, comienza una guerra inaudita a toda autonomía activa y crítica del "nosotros" que insiste en su andar rebelde (y cuidado si esto no termina con el renacimiento del estado represivo y asesino). Y por último, lo más grave, hace que todo esto, al menos desde el 2006 para acá (año de la reelección de Chávez) termine de crear las bases para la constitución de un proyecto de poder, mucho más alejado del "nosotros", distinto a los clásicos "hijos de puta" sumisos a las banderas oligárquicas y norteamericanas, centrado en la generación de un estado corporativo y militarizado, posicionado mundialmente hacia la izquierda (aliado con los neoimperios confrontados a Europa y los EEUU), hablando desde la izquierda para no perder su relación vital con el "nosotros", alma de esta historia, pero organizado internamente bajo la lógica de relaciones cada vez más verticalistas y de derecha que tienden a imponerse dentro del poder constituido. Relaciones manejadas por una nueva clase político-burguesa que pone, sobre todo a la clase trabajadora, en una situación mortal de pérdida de derechos pero también de gran parte del poder político territorial que ella misma ha conquistado en la lucha por la expropiación de los medios de producción y espacios territoriales ligados a la tierra urbana y rural a la burguesía tradicional. Se trata de espacios que ahora se otorgan por decreto de "expropiación" a desconocidos burócratas, tecnócratas y militares.

Es en definitiva un proyecto "bolivariano" –claro está– (que algunos lo sintetizan en algo que llaman arbitrariamente "doctrina bolivariana") y que busca hacer de nuestramérica una potencia integrada a la altura de los neoimperios (primera "potencia energética" en el caso venezolano), debilite los imperios clásicos y se sostenga en el capitalismo rentista y de estado inspirado en la retórica socialista.

Frente a esto: ¿qué viene pasando con el "nosotros" y cuál parece ser la respuesta?, ¿cómo se hace para impedir que esta descomunal explotación de la "plusvalía política" fabricada por ese nosotros siga siendo la nueva marca de este proceso.

Los signos de locura han estado presentes desde el comienzo de la revolución bolivariana, pero solo harán su efecto si bajamos la guardia. Sigamos luchando y votando por el futuro de Venezuela que queremos.

1. El comunismo, fascismo, totalitarismo necesita imperiosamente neutralizar o silenciar a las mayorías. Son su peor y mortal obstáculo, aunque no lo parezca.

2. El régimen cubano-fascista ha montado una calculada guerra psicológica, y procura disimularla con un señuelo de "Guerra Convencional Abierta-represiva" (Open-reprisal-lure).

3. El régimen fascista intenta provocar en la resistencia opositora, el conocido proceso en línea de Psy-War: CONFUSIÓN-DECEPCIÓN-FRUSTRACIÓN-ADAPTACIÓN.

4. En este segmento el régimen aplica un ataque psicológico de "Destrucción de la Mentalidad Despierta". Necesita y le es vital una APATÍA POR DECEPCIÓN en la oposición que aún no logra conseguir, por lo que ese proceso es y debe ser constantemente obstaculizado.

5. Manipulación de las Leyes: Esta técnica de operación, muy usada en Cuba y otros estados totalitarios, no tiene como objetivo principal una "ventaja legitimadora" de las acciones; lo que procura con afán principal es crear la sensación de decepción-frustración en el adversario. Esta "ventaja legitimadora" es puramente alevosa, inexistente y virtual, opera al contrario y disminuye cualitativamente la cohesión en las bases de quien la aplica. Suele ser una técnica psicológica de alto costo político. (Es conveniente tener presente que todo lo que hizo Hitler fue legal porque mediante una ley habilitante y un parlamento sumiso, formuló todas las leyes que necesitaba). La oposición debe criticar y fuertemente atacar toda violación de la legalidad y constitucionalidad.

6. Ocultar la Reacción Neurálgica: El régimen fascista sabe que pisa arenas movedizas y busca ocultarlo. Para ello acelera el intento de DESMORALIZACIÓN de quienes ya han reaccionado, porque sabe que la perseverancia activa en la reacción es detonante para quienes son NEURÁLGICOS a su estabilidad y no han reaccionado aún plenamente (pilares de soporte). El régimen teme el contagio por reacción, porque mientras su proceder otorga mayores razones y argumentos, el detonante sigue encendido. (De ahí el aplastamiento a los lideres, a los Gobernadores y Alcaldes de Oposición, a los Empresarios, etc.).

7. Estamos en una Guerra de Sensaciones: El régimen está atacando todas las áreas: Militares Democráticos, Fuerza Armada Nacional, Sociedad Civil, Empresarios, Medios de Comunicación, etc., para que los opositores experimenten la sensación de que no hay más nada que hacer, que no tienen salida, que esta guerra la pierden o para que lancen el último cartucho de "honrilla". Pura sensación para desmoralizar y ocultar la reacción restante.

8. En la medida en que las personas de la resistencia opositora permitan que el ataque psicológico las afecte, el régimen fascista se mantendrá "ganando". En la medida que el espíritu de las personas en resistencia se mantenga firme y decidido a que de esto saldrán fortalecidos, aunque económicamente empobrecidos, se lograrán los objetivos de retornar a la Democracia para que se convierta en una Democracia Permanente.

9. Las personas en la resistencia tenemos que seguir luchando, cada uno desde su entorno, con perseverancia, sin miedo y con inteligencia, pero -por encima de todas las cosas- con la seguridad de que estamos ganando, a pasos muy lentos pero seguros. No se debe permitir que algún espíritu decaiga o sea víctima de la Operación Psicológica del Fascismo, ayudar a elevarlo inmediatamente es una acción estratégica de todos. O como dice Amalio Belmonte: Seamos y Impermeables al Desaliento!

10. Ganar por Jaque simple: Las Operaciones Psicológicas buscan tácticas que le permitan ganar por Jaque simple, sin tener que llegar al difícil Jaque Mate. Es decir, inducir en el adversario una sensación de derrota virtual que le otorgue al atacante la rendición práctica del adversario. Desmoronar la Fortaleza y Valor Interno del resistente: De lo que se trata es de extinguir y eliminar la VOLUNTAD DE LUCHAR que posee el adversario, aquí está el centro de toda lucha. Por eso los ajedrecistas -estrategas en tablero- siempre dicen: "No se pierde hasta que se llega a la última contienda".

11. Conócete a ti mismo: Es preciso también conocer tus potencialidades. La resistencia opositora lleva en sí valiosísimas ventajas en la lucha contra la tiranía y es muy importante para el régimen que los venezolanos en resistencia no tengan conciencia de ello, que no reconozcan la dimensión de sus potencialidades. La resistencia en Venezuela posee: Argumento, Verdad y Razón, Moral, Unidad, Interés Común y Fervor Patriótico, Convicción, Voluntad de Lucha, Necesidad de Triunfo, Coraje y Sacrificio, Capacidad de Construcción de un Nuevo País, Inteligencia, Información y Comunicación, Capital Humano, Solidaridad, Disciplina, Táctica, Fe de Estrategia y Claridad de Objetivo, Conciencia de Ventaja, Conquistas Moralizantes, entre otras muchas potencias. Es precisamente en este momento que los ciudadanos civiles debemos tener más presente el objetivo inmediato del régimen fascista: La aplicación del conocido proceso en línea de Psy-War: CONFUSIÓN-DECEPCIÓN-FRUSTRACIÓN-ADAPTACIÓN. Y así mismo, hay que tener en cuenta que en la extensa masa crítica de resistencia opositora, todavía la operación del régimen no logra hacer que se introduzca de lleno -ni mucho menos- en la primera fase: de la CONFUSIÓN a la DECEPCIÓN. En esta línea de Psy-War está la batalla estratégica de los civiles, cuyo escenario es: LA CALLE.

CUANDO Y COMO ACTIVAMOS EL 350 EJERCIENDO EL 333.

De esta manera, sin optimismos infundados, la resistencia debe estar muy activada y la extensa ciudadanía en resistencia debe evitar que otros colaboren -aun haciéndolo de buena fe- con mensajes de tendencia confusa, decepcionante o frustrante. La desesperación desequilibrada es síntoma de estas tendencias.

La voz de la dirigencia opositora es una sola. En una decisión unánime e histórica, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció la invocación del artículo 350 de la Constitución, apartado que garantiza el derecho a la desobediencia civil, ante las medidas ilegítimas adoptadas por el gobierno nacional.

José Ignacio Hernández, abogado constitucionalista, explicó que el 350 faculta a los venezolanos a desobedecer las leyes, decisiones, órdenes y mandatos que sean contrarios a la Constitución. Sin embargo, aclaró que solo puede ejecutarse si los mecanismos ordinarios para enfrentar los abusos del gobierno están bloqueados.

"Lo que hizo la MUD fue ratificar la protesta ciudadana como un derecho que está dentro de ese principio de desobediencia civil", destacó el jurista.

El antejuicio de mérito que admitió el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en contra de la fiscal general Luisa Ortega Díaz, sin tomar en cuenta a la Asamblea Nacional; la ejecución de una Asamblea Nacional Constituyente sin consultar a la población en un referéndum consultivo y el desacato de tribunales penales a las órdenes de detención solicitadas por el Ministerio Público, son algunos de los ejemplos que recientemente demostrarían lo que la misma fiscal califica como la "descomposición del Poder Judicial".

La coordinadora nacional del movimiento político Vente Venezuela, María Corina Machado, indicó a El Nacional Web que han sido cerradas "todas las puertas institucionales". Dijo que un ejemplo es la fiscal: "Cuando ella comienza a cumplir con su trabajo y se pone del lado de la sociedad, se le amenaza. Quedó claro que la ruta institucional en una democracia fue bloqueada. Lo que queda es la fuerza de una ciudadanía organizada: protesta, movilización, huelgas y paros".

Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, explicó en una rueda de prensa este miércoles que la oposición procederá a partir de este 22 de junio con una agenda de protestas que espera lograr el desconocimiento masivo y la cancelación de otro proceso inconstitucional: la Constituyente.

"Ya declaramos el artículo 350, ahora viene la ejecución (…) El 350 va desde el desconocimiento institucional del régimen, hasta que la ciudadanía, en todas sus expresiones, se niegue a acatar órdenes", agregó.

El problema

Canalizar la desobediencia civil a través de las protestas organizadas es el objetivo opositor. Sin embargo, a pesar de ser un derecho, buena parte de los tipos de desobediencia están penados por la ley. Hernández aclaró que si la autoridad no considera que se ejerce el 350 al protestar o a impedir la ejecución de la Constituyente, por ejemplo, puede penar esas acciones al alegar que son ilegales.

"Otro ejemplo es la desobediencia tributaria, un acto penalizado por el Código Orgánico Tributario. Si alguien al invocar este artículo ejecuta este tipo de desobediencia, estará incurso en ese delito. Ese es el problema práctico de la desobediencia civil. Cuando esta se ejerce frente a un gobierno que no la reconoce, el Ejecutivo considera que estos ciudadanos no están ejerciendo un derecho sino que actúan fuera de la ley", agregó.

Constituir nuevos poderes

"La forma en la que los diputados pueden desconocerlo es proceder con la designación de los cinco rectores del Consejo Nacional Electoral, debido a que ninguno ha sido elegido legalmente. Además, también deben designar a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia", acotó.

La designación más reciente de rectores del CNE ocurrió el año pasado, cuando la Sala Constitucional del Tribunal Supremo ratificó en el cargo a Socorro Hernández y Tania D'Amelio, al alegar que el Parlamento estaba en desacato. El Poder Judicial, por su parte, fue electo en diciembre de 2015 por los diputados del Gran Polo Patriótico. La misma fiscal Ortega Díaz denunció que hubo irregularidades en la selección de los juristas, al considerar que no cumplen con los méritos necesarios para el cargo.

Machado explica que este martes la Asamblea Nacional realizó un compromiso con la MUD y los venezolanos a desconocer a los poderes Ejecutivo, Judicial y Electoral y elegir a sus autoridades de forma legal.

"Hay gente que dice que crearíamos un Estado paralelo, pero no es así. Sería un Estado verdadero que cumple con la Constitución. En la actualidad, el Parlamento es un poder público con legitimidad y en las calles le hemos pedido que actúen", sentenció la dirigente opositora.

Artículo 350: El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Antecedente

Hermann Escarrá, abogado constitucionalista y actual miembros de la comisión presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente, rechazó en 2007 las acciones de Parlamento de mayoría oficialista para reformar 69 artículos de la Constitución, a pesar de que los ciudadanos rechazaron en el referéndum consultivo del 2 de diciembre que se realizaran tales cambios.

"Debemos impedir la consolidación del fraude y la consecuencia de la usurpación, avanzar desconociendo estos hechos con la movilización ciudadana, la denuncia en las calles y el esfuerzo cívico del pueblo para defender la libertad y la democracia. Es el momento de defender el sagrado derecho de desconocer cívica y constitucionalmente a cualquier autoridad que menoscabe los derechos humanos y las garantías democráticas como lo expresa el artículo 350", señaló Escarrá



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1341 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas