La Comay Toya, racismo, Baltimore y guarimba

Soberana “paliza” le asestó la Comay Toya a su hijo adolescente al sorprenderlo encapuchado y todo en una manifestación callejera en Baltimore. La indignada señora, al verlo, le emprendió a puñetazos sacándolo de la manifestación, temerosa de que pudiera asesinarlo un policía catire.

Toya, fémina afrodescendiente, a lo largo de dos cuadras llaneras, le disparó a su menor hijo golpes de todos los calibres. Llegó hasta conectarle dos rectos de derecha en el rostro del imberbe quien, por cierto, en ningún momento respondió a la golpiza de su madre, ni siquiera de palabras. Por el contrario; marchó siempre delante de su mamá rumbo al hogar, como buen hijo, obediente.

La Toya, una joven y fornida mujer afrodescendiente, sorprendió a su hijo en la protesta por la muerte de un adolescente afrodescendiente a manos de policías catires de Baltimore. Y pensando el peligro que corría de ser abatido por la Policía Catira, le emprendió a golpes de todos los calibres y lo conminó a regresar a casa. Para ella la protesta era importante. Pero más lo era la vida de su muchacho, a diferencia de las madres escuálidas de Venezuela, que sabiendo lo peligroso que es armar guarimbas mandan a sus vástagos a esas sinvergüencerías como carne de cañón sin importarles que resulten muertos. Total, unos chamos muertos es un buen “aporte” para La Canalla en su locura por tumbar a la Revolución Bolivariana a como diere lugar.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1064 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: