Agenda golpista 2015: pronunciamiento

Nunca se había visto al gran comercio recibir tanto dinero para no vender: Estado Unidos y la derecha Europea están invirtiendo una fortuna para sabotear la distribución de productos de primera necesidad en Venezuela. ¿Cuál es el propósito de esta "tormenta perfecta de la demanda insatisfecha"?

La clave está en los discursos de algunos políticos como Capriles y Leopoldo López (a través de su esposa Lilian Tintori), alabando a Chávez (?) para descalificar a Maduro y culparlo de la escasez, con la intención de hacer dudar, desmotivar y desmovilizar al chavismo: "no vale la pena que sacrifiquen su futuro y el de sus familias por un proyecto político", dice Capriles. También hay claves en las declaraciones de otros golpistas, desde la "Mesa de Unidad" opositora (MUD) hasta la Conferencia Episcopal, que intentan hacer olvidar el paro petrolero 2002-2003 (cuando la escasez era absoluta), afirmando que "nunca antes estuvimos tan mal" para justificar lo que venga. En este circo no podían faltar los payasos de Miami, tipo Franceschi, Carratú Molina y Orlando Urdaneta, para anunciar un "gobierno de facto", ni María Corina Machado, la seca Dama de las Bromelias, anunciando un "gobierno de transición" tipo Carmona.

EL PRONUNCIAMIENTO

Gracias a Chávez y a la unión Pueblo-FANB, en Venezuela nadie puede abolir la Constitución y salirse con la suya, a menos que su secreta intención sea la de provocar una guerra civil. Por eso la carestía programada y las guarimbas no son suficientes para un golpe de Estado en caliente: lo que se puede prever sus variantes frías, y entre las más fácil es el "pronunciamiento": un grupo de militares golpistas moviliza una unidad y monta una "Plaza Altamira en armas" cuyo primer mensaje es "No nos matemos entre militares" para invocar el espíritu de cuerpo castrense y evitar un choque armado, y luego piden y reciben apoyo de la masa opositora. Los "pacíficos alzados" piden una "tregua" que impida el derramamiento de sangre, y se pronuncian "por la paz" del país. Inmediatamente, y aquí la velocidad es determinante, los "militares disidentes" reciben apoyo de la derecha y sus medios, y su tregua recibe apoyo internacional desde la OEA, Estados Unidos y la Unión Europea. Los países de UNASUR se declaran contra el pronunciamiento, pero algunos favorecen la idea de la tregua, y nadie quiere ni solicita el empleo de la fuerza. Los alzados, que siempre hablan en nombre de la Constitución, son ahora interlocutores en una negociación con el Estado (y no sólo con la Fuerza Armada), mientras buscan, convencen, piden, compran, nuevas voces militares (de unidades o individuales) para que se sumen a un pronunciamiento en cascada. Recomiendo estudiar el caso ocurrido en 1975 en Portugal, cuando el embajador de Estados Unidos, Frank Carlucci (después director adjunto de la CIA) infiltró, compró y movilizó al Regimiento de Comandos de Amadora, en Lisboa, cuyo "pronunciamiento" (con blindados) detuvo, sin un tiro, a la revolución portuguesa.

PETICIONES E INTENCIONES

¿Cuáles serían las peticiones de un pronunciamiento? Las de la oposición: 1) asamblea constituyente 2) elecciones adelantadas 3) un gobierno de transición. ¿Y cuál sería su fin último?: entregar Venezuela al Fondo Monetario Internacional para aplicarnos la receta neoliberal que hará a los millonarios supermillonarios y a los pobres más pobres que nunca, como hicieron en Argentina y como hacen hoy en España, Grecia e Italia, donde no hay colas para rebuscar comida en la basura y donde a la gente se la expulsa de sus casas. En pocas palabras, acabar con el "modelo" donde lo más importante es la gente y no los bancos. Para eso es imprescindible sacar a Maduro del poder o, por lo menos, evitar que pueda reelegirse.

¿Política ficción? Piensa mal y acertarás: nos están aplicando recetas que les funcionaron para derrocar otras revoluciones, pero en Venezuela sus cálculos siempre se olvidan del pueblo, que para ellos no existe, pero fue quien les tumbó su "infalible" plan de Abril 2002, ese pueblo que se irrita, protesta, pero que no cae en la trampa de la guerra económica y no se cala ningún golpe, por más "suave" que se lo presenten. Si se lanzan un pronunciamiento, descubrirán que no es fácil haciendo exigencias golpistas, rodeado por un millón de chavistas que se pronuncien contra el pronunciamiento, y que les recuerden una vez más (¿cómo quieren que se lo digan?) que digan lo que diga, hagan lo que hagan, no volverán…

Y los dejo, porque voy a buscar café, mi café que con tu desodorante y los pañales de carajito, tenía escondido en un galpón de Maracaibo la criminal Peggy Ordáz, dirigente de Voluntad Popular y seguidora de Leopoldo López, junto con mil toneladas, un millón de kilos de comida y productos de higiene. Sólo espero que en la cola no venga un bolsa a decirme que la culpa es de Maduro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3785 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor