Va a ser más grande que la calle Bermúdez de Cumaná

El culazo de Chuo

Una convulsionada MUD, erosionada por una guerra a cuchillo por las candidaturas a la Asamblea Nacional, en los estertores de su existencia por guerras individualista y sectorial, designó a dedo como “gerente administrativo” al comunicador social Jesús “Chuo” Torrealba, en infructuoso intento de intentar barnizar de pueblo a ese saco de gatos fundamentando esa intención en el supuesto posicionamiento del designado en las clases populares por efecto de un programa televisivo de corte comunitario. Ese dedo ha debido caer, por ejemplo, como una gota de plomo caliente en el ánimo de dirigentes de la talla de Eduardo Fernández y Claudio Fermín quienes, en un principio, fueron asomados para ese cargo, calificado por algunos como una vara de guindar gatos. No es fácil coordinar tantas cabezas políticas tan disímiles, de tan distintos pareceres y tantas agrupaciones política de tan contrapuestas ideologías y tan ambiciosas de poder.

Chuo. Tanto nadar para morir en la orilla. Pienso que mejor te hubieras quedado en la otra rivera. Ahora como vocero administrativo de la MUD lo que te vienes es candela pura. Mírate en el espejo de piérdelotodo Aveledo.

Tengo 30 años de ejercicio periodístico, la mayoría de ellos cubriendo problemas comunitarios y defendiendo al barrio. Soy uno de los convencidos que el comunicador que utilice en su oficio el discurso y la simbología lingüística cultural del barrio tiene al chivo de la comunicación agarrada por las barbas, como decía el finado colega Arístides Bastidas. Pero el barrio, cuando percibe que el comunicador usufructúa ese beneficio con fines políticos, levanta entre él y el filibustero de marras un paredón fuerte y altísimo. No le cree cuando observa que al final toda la bulla era política. He visto a muchos colegas que se han lanzado a candidatos de alcaldías, gobernaciones, diputaciones, etc. creyéndose, por cagatintas y pegagritos, (columnistas y moderadores de programas de radio y televisión) dueños de la voluntad del pueblo y han llegado detrás de la ambulancia. Y sí algunos han salido airosos es porque, en el caso de Chávez, ha sido por los votos chavistas.

Sin jactancia y sin ánimo de pretender ser la tapa del frasco, gozo en la zona metropolitana de Anzoátegui de una altísima credibilidad producto de mi trabajo permanente y sistemático en los barrios y urbanizaciones durante casi 30 años. Eso se puede determinar a través de un nuevo sondeo en la Zona Metropolitana integrada por Guanta-Puerto La Cruz-Lechería-Barcelona. Por cierto. Una encuesta ordenada por David de Lima, siendo gobernador de Anzoátegui, en esa zona me colocó en el primer lugar con 42%, y el más cercano fue el humorista Santos Guaita, con 11 por ciento. (David de Lima está en Caracas, pueden preguntárselo). Y sin embargo nunca ha cruzado por mi mente sacarle provecho político a esa situación. Porque. Primero antes que todo soy periodista y después porque cuestiono a los comunicadores que utilizan los medios como herramienta política. Esos que, por cagatintas y pegagritos, se creen líderes y se meten a candidatos de cuanta elección existe. Además tengo temor de perder el amor del pueblo por apetencias políticas. El pueblo me ha visto siempre como periodista; “jamásynunca”como político. De intentarlo sería con la anuencia del soberano a través de una consulta popular.

Torrealba cree que por salir en Globovisión pegando cuatro gritos echándole lastre a Chávez utilizando la difusión y proyección de justos reclamos del pueblo ya está listo para dirigir la MUD, ser merecedor del fervor popular y ser candidato a diputado la Asamblea Nacional. Eso no es nada fácil caballero.

Cuando veía a Torrealba moderando el Radar de los barrios por Globovisión sabía que lo hacía bajo un proyecto político. Nada de lo que hacía como periodista era para informar; su objetivo era posicionar su imagen en los sectores populares dando la impresión de ser un luchador social. Lo arrecho que no sólo él se creyó ese mojón pelúo sino que se lo creyeron los capitostes de la MUD, y por esa razón lo nombraron como “gerente administrativo” del susodicho saco de gatos. Una vez le pregunté a un veguero civilizado qué era para él un líder, y me respondió sabiamente “el paso del carbón al diamante”.

Chuo. Cisneros y Marcel Graniel creyeron ser presidente de Venezuela por ser los vergatiesas de Venevisión y RCTV y se quedaron con la vela. Chávez le metió medio palo con tan solo 15 segundas en la tele con su famoso Por ahora; porque fue sincero y creíble, auténtico. RCTV no existe y Venevisión, a duras penas, tuvo que coger el hilo. Lo demás es pura paja mediática. La televisión catapulta la imagen cuando hay autenticidad, cuando hay perfecta sincronización entre el verbo y la acción; cuando no hay eso, te mata en un segundo.

Los dueños de la MUD saben que el pueblo está con Chávez, con Maduro; que no es fácil llegarle a los humildes, y sueñan que con el “ungido mudo” lograrán encandilar al pueblo. Pero el pueblo dejó de ser pendejo. El pueblo sabe y conoce demasiado sobre potes de humos. Sabe leer y escribir, navega por Internet con su hijo en la Canaimita. Sabe quiénes son sus verdaderos defensores. Entiende perfectamente que el mismo hecho que el taburete designe a ese señor, en el entendido que él es el pueblo, es una fehaciente prueba de que están muy mal en las clases populares, que es donde está el grueso de los votos. Y que tuvieron que reconocer qué el pueblo es el macho, qué es el que manda, que los tiquititaquis de la haigh society de La Capi tuvieron que bajarse los pantalones ante lo qué calificaban de chusma, horda, lumpen, etc. Se cansa uno como decía el difunto Cucho.

TINTERO

El pueblo quiere a quien le da su perrísima gana y rechaza a los impostores. Quiere a quien de verdad le representa y defiende sus intereses. El tiempo de los espejitos se acabó. Acaso el pueblo se va olvidar de la guarimba terrorista, de la quema de Universidades y de un preescolar con los carajitos adentro. El culazo de Chuo va a ser más largo que la Calle Bermúdez, de Cumaná que comienza en Puerto Sucre, de Cumaná y termina en Carúpano.

TINTERO II

Cristóbal Daló, a quien no le pararon bolas en la MUD y lo sacaron por la puerta trasera del taburete, se da el tupé de declarar públicamente que Torrealba, el ungido mudo, tiene como llegarle a la base chavista. Y se hizo el loco y respondió de manera ambigua cuando le preguntaron que sí sabía que El radar de los barrios había sido subvencionado por El Imperio. Y remató la entrevista cuando le preguntaron sí se sumaría a la campaña pro libertad de Salen, respondiendo lacónicamente: “No entiendo, dijo, por qué me preguntas eso”. Muy hábil y guabinoso para capear preguntas embarazosas. Pero ese tipo de discurso ya no da dividendos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3216 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: