La derecha fascista es mortal enemigo de la Patria

Porqué el proceso socialista y bolivariano que inició el Eterno Chávez debe prevalecer. Hay sobradas razones. Y en ese cúmulo de argumentos soportados por la historia y la realidad leamos algunas consideraciones que desnudan la maldad y el egoísmo de la derecha fascista en alianza con el imperio. Que no hayan dudas, La derecha fascista es mortal enemigo de la Patria.

Existe un principio universal reconocido por la comunidad internacional y que es parte de las conquistas de los pueblos, esto es, el de no intervención y autodeterminación, es decir, la no inherencia  por parte de las naciones en los asuntos internos de los demás Estados. A la amenaza imperial y a sus lacayos  le importa un bledo este principio. Asimismo, y en correspondencia con el artículo 2 de la Constitución Bolivariana, “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”; esta norma fundamental le resbala a la derecha fascista apátrida.

Luego, “el ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo a la ley”, según el artículo constitucional número 114; precepto que tampoco acepta la derecha fascista y por el contrario avala la violencia y el terrorismo económico.

Sin lugar a dudas, nunca como ahora, desde el año 1998, el pueblo de Venezuela había sido incluido en una vida de justicia social que se inició con la Constitución de 1999. Del mismo modo, nunca como ahora gobierno alguno había sido atacado por los lacayos pro-imperialista apátridas  de la derecha fascista que no merecen el gentilicio de venezolanos y venezolanas. Estos chupa sangre son absolutamente contrarios a la dignidad como atributo esencial de la persona humana.

A decir verdad, la oligarquía, la burguesía en conchupancia con el imperio han sido enemigos de los humildes, de la clase trabajadora, han sido incapaces de reducir la crueldad, más bien, multiplicaron la miseria humana, como lo revela la otrora cuarta república.

La Constitución que adopto el pueblo de Venezuela en 1999, gira en torno a las grandes metas y objetivos de las libertades ciudadanas, la justicia social, la equidad y la solidaridad, así como al respeto sobre la preeminencia de los derechos humanos, lo cual ha sido desde la Constitución de 1811, el más ambicioso de todos los proyectos políticos, que la derecha fascista pretende arrebatárnoslo. Por el contrario y en honor a la verdad, la burguesía apátrida a través de los medios de comunicación social privados, construye realidades sin soporte alguno, pues utilizan solamente la manipulación, la malicia y el engaño.

Las políticas que adelantan el Estado Venezolano, a través del presidente obrero Nicolás Maduro, están enmarcadas para favorecer la dignidad humana, pues entrañan la defensa humana, toda vez que, en la protección de los derechos humanos se ocupa del aquí y del ahora, de cada individuo y de cada derecho como si fueran únicos, sin sacrificar a unos para proteger a otros; esto sencillamente es inclusión contraria al pensamiento excluyente explayado por el capitalismo salvaje.

La misión histórica de la burguesía ha concluido, es una clase en decadencia que sólo se defiende mediante la violencia y la mentira, las condiciones que permitieron su dominación, el desarrollo dialéctico de la historia o el materialismo histórico, ha hecho que se esté tambaleando con sus vulnerabilidades; le corresponde a los humildes, al poder popular, a las comunidades, las comunas, continuar activándose con conciencia revolucionaria para darle paso a su misión histórica de resolver los conflictos y las contradicciones que atañen a nuestra sociedad y poner el modo de producción según con el desarrollo prodigioso de las fuerzas productivas; debe restituírsele el carácter social al trabajo. El pueblo, en general está tras una acción liberadora y una superación decisiva. ¡¡¡Viviremos y Venceremos!!!

albertovargas30@hotmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1157 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: