Venezuela, de nuevo venció a los descendientes del Santo Oficio

La obligación de un alcalde es dar la mejor calidad de vida a sus conciudadanos. Aupar una gestión que va en detrimento de su nivel de vida, es comportarse igual a las hienas que, por su naturaleza, comen mierda y tienen las bolas de reírse.

Así sucedió en las urbanizaciones de los municipios Baruta y Sucre del Edo Miranda, donde muchos, premiaron a los adalides del chiquero en que estos vagos han convertido estos municipios; y saltando entre montañas de basura, aderezadas con las troneras de huecos (todo un espectáculo de destrucción masiva), salieron a votar este 8 de diciembre para destruir a la patria. Conscientes están de lo que hicieron, sabían bien a lo que apostaban y por qué: Votaron por el plebiscito. Con estos votos, el vampiro, héroe de aquella carnicería humana, que fue la masacre del Retén de Catia (1992), en la que murieron centenares de reclusos a los cuales les aplicaron la ley de fuga, cuando Ledezma era el Gobernador del Distrito Federal , y valiente defensor de la ballena que bañaba con furor y con agua helada del Guaire a los viejitos que osaban reclamar por su pensión, logró colarse de nuevo, para desgracia de todos los habitantes de la Gran Caracas , maldición que tenemos que pagar, justos por pecadores.

Igual destino le tocó a Maracaibo y Valencia, con dos perfectos rufianes, coronados por la “élite” inmoral que los eligió. En El Táchira y Mérida, ídem, con paramilitares incluidos.

Aún así, y a pesar de estos pegotes, VENEZUELA, holgadamente, de nuevo salió victoriosa, y venció a los descendientes del Santo Oficio.


¡Seguiremos venciendo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1532 veces.



Mónica Hernández


Visite el perfil de Mónica Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mónica Hernández

Mónica Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas