Al bufón de Laureano Márquez: hasta los escuálidos se cansan de tus chistes malos

Ataca de nuevo Jolguer Rodríguez Costa –en su ¿sección? dominical “Ping Pong”- en la búsqueda de apoyo en otros voceros de la escualidez y el analfabetismo funcional protoyanqui. Es el paralelismo de un despechado hurgando “porras” entre sus amigos del alma y éstos hasta le dan ánimo, así sea para afrontar la desgracia de un BPI (Barranco Pasional Inconcluso). Como siempre nos divertimos “destrozando” estas sandeces periodísticas, no podíamos dejar pasar por alto el ¿interrogatorio? a Laureano Márquez: otrora prometedor humorista que devino en devaluado bufón. Transcribimos el texto, publicado este 30 de septiembre, en la página 2 del primer cuerpo de “El Nazi-onal”; y nuestras réplicas van entre paréntesis. ¡Cómo gozamos!
 
-¿Cabe el humor ante la tragedia?
-El humor es una reacción ante la tragedia.
(¿Cómo no van a hablar de tragedia los escuálidos? ¡Si llevan 14 años sin “pegar una” en la oh-posición! ¡Jajaja! Grita el subconsciente).
 
-¿La función debe continuar?
-El problema es que el humor sobre la tragedia no puede venir del poder, pues sería burla.
(¡Se te va a quemar una neurona, Laureano! Hablas tú de poder y eres parte de un poder asqueroso y aberrante como el de la prensa burguesa. Eres un bufón: un “payasito” de las clases dominantes y tus piruetas son para agradar al público de los hoteles cinco estrellas. ¿Estrellado?).
 
-¿Un género para esta función?
-Parodia. Marx decía que la historia (sic) se repite la primera vez como tragedia y la segunda como parodia.
(¡Jajaja! Laureano, como buen derechista utilizas a Marx según te convenga. Aunque tú y tus acólitos se la pasen descalificando –día y noche- al viejo filósofo teutón. Cierto, si la oh-posición tiene 14 años perdiendo y no lo termina de asimilar, ¡eso ya es una parodia! ¡Una tragicomedia! ¿O no? ¡Jajaja!).
 
-¿El gobierno más musa?
-Este (sic), nos las (sic) puso más difícil y riesgoso; nos ha hecho más importantes (¿?). Coincido con Zapata en que nunca se habían generado en Venezuela tantos humoristas tan buenos (¿?).
(¿Difícil? ¿Riesgoso? Que sepamos, Laureano, el Estado revolucionario no ha matado a un solo bufón de la burguesía. Por el contrario, en la Cuarta República hasta les caían a golpes si se ponían incómodos. ¡Pregúntale a Carlos Sicilia! Ah, se nos olvidaba: un Estado delincuente que sí sabe cómo silenciar a verdaderos humoristas, es el colombiano. ¡Los manda a liquidar con sicarios, Laureano! Te corregimos: los buenos humoristas han proliferado del lado bolivariano. Ustedes agarran a cualquier imberbe que balbucee cuatro tonterías contra Chávez y de inmediato lo hacen una “celebridad”. ¡Así es!).
 
-¿Una gracia convertida en morisqueta?
-A veces, creo que la Constitución.
(¡Jajaja! Una Constitución que tú y la derecha no reconocieron hasta 2007. ¡Vaya que eso sí es una morisqueta!).
 
-¿Una revolución que haya acabado con el humor de su país?
-El humor es el refugio de la libertad. Cuando no hay libertad surge el humor.
(¡No! El humor es una representación de la lucha de clases: hay humoristas contestatarios, revolucionarios, antisistema; hay humoristas reaccionarios, burgueses, capitalistas. Tú, Laureano, eres un parásito de la plutocracia).
 
-¿Lo intenta este proceso?
-De muchas maneras: con sanciones, no nos prestan los teatros; pero no hay nada que beneficie más el (sic) humor que la censura.
(¡Jajaja! Vamos a llorar, Laureano. Las sanciones las tienen bien merecidas –como en el “affaire” Rosinés- por abusadores, rastreros. Quizás andas “bravito” porque no te han concedido un teatro del Estado para hacer “dinerito” con él, ¿cierto? ¿De cuál censura platicas? Si tú has tenido plena libertad de propalar tus insolencias. Por desgracia, la estupidez humana también tiene derecho a la “libertad de expresión”).
 
-¿Se ha autocensurado?
-Me he limitado.
(¡Sí, Laureano! Te has limitado a ser un vulgar títere de la oligarquía. ¡Jajaja! ¡Tienes toda la razón!).
 
-¿Y como politólogo?
-También. Actualmente, uno es un limitado integral (risas).
(Si como bufón das pena ajena, ¿cómo será como politólogo? Como diría el filósofo zuliano: “No se pueden pedir peras al horno”. ¡Jajaja!).
 
-¿Volvió a mencionar el nombre “Rosinés”?
-¡Nunca más! Nada más serio que un humorista que acepta la sanción con disciplina. No hay cosa que nos angustie más que la falta de seriedad. Y vivimos uno de los momentos más faltos de seriedad de nuestra historia.
(¡Jajaja! Rodríguez Costa le tocó “la tecla” a Laureano. ¿Sabotaje “inocente”, Jolguer? ¡Jajaja! Márquez sabe que metió las extremidades –a fondo- con lo de “Rosinés” y su huída por “la derecha” es un fiel testimonio).
 
-Cual tragicomedia, mucha gente pasó años tomando a Chávez en broma…
-Él siempre jugó mucho a que la gente no le iba a creer.
(Estos escuálidos siempre delatándose en público. ¡Jajaja! El problema, Laureano, es que la plutocracia pensó que el “simpático” Chávez sería otro traidor del pueblo y calculó súper mal. Tú, y otros, son marionetas del sistema con el fin de atacarlo y defenestrarlo. ¡Déjate de cuentos enrevesados y asume tu barranco!).
 
-Pareciera que no es broma lo grave de su enfermedad…
-Hoy todo lo veo subespecie aeternitatis, es decir, bajo la lupa de la eternidad. Pregúntame eso dentro de 100 años (risas).
(Los asalariados infelices como Jolguer y Laureano, siguen apostando a la matriz informativa del “Chávez enfermo”, a ver si el milagro se consuma. Se retuercen en su reconcomio visceral al ver a un Chávez activo, en campaña y repotenciado. En 100 años nadie se acordará de Jolguer o de Laureano, de vaina sus respectivas familias. ¡A Chávez lo recordarán en el planeta entero!).
 
-Como en la música, ¿hay humor de protesta?
-Siempre es un acto de protesta. Su peor enemigo es el conformismo, el silencio. El humor siempre le dice al poder cosas que no quiere escuchar.
(El verdadero humor es revolucionario, de ruptura de paradigmas y de denuncia social. El humorista contestatario apunta sus dardos de sarcasmo contra el sistema de la plusvalía y la ignominia del Gran Capital. Los arrastrados, como Laureano, lisonjean al patrón y lamen sus suelas con ahínco: son esclavos del poder mercantil).
 
-¿Ha visto reír al Presidente?
-Mucho. Igual, es una risa absolutamente burlesca que siempre se basa en la descalificación y la agresión.
(¡Jajaja! ¿Te duele, Laureano, que el Presidente sea el mega humorista que tú nunca serás? ¿Te causa escozor el buen genio de Chávez porque tú te la pasas amargado y chapoteando en la chatura de tus sintagmas bobalicones? Cuando la gentecita como tú yace vapuleada ante la contundencia de la argumentación científica, sale corriendo despavorida y lo acusa a uno de descalificar y agredir, sólo porque se es consecuente con la verdad. ¡Qué predecibles son!).
 
-Si siendo gobierno se la pasa de mal humor, ¿cómo sería en la oposición?
-(Risas). Chávez está en la oposición incluso cuando está en el gobierno.
(¡Jajaja! Se les volvió a “chispotear” a ambos. A Jolguer le cae mal que Chávez tenga buen humor y Laureano admite que el Presidente reconoce las fallas de gestión y no las maquilla. ¡Jajaja! ¿Más torpes? ¡Imposible!).
 
-¿Un humorista gobiernero?
-Los hay, pero no dan risa. Claudio Nazoa dice que en el oficialismo los programas cómicos dan rabia y los serios son graciosos.
(De lejos se percibe: a Jolguer Rodríguez Costa le pega durísimo el humor revolucionario. Su campañita contra el humorismo “rojo, rojito” desvela la oxidante envidia que lo corroe. Claro, ni en un millón de vidas él podría tener la creatividad y chispa de un Luis Britto García, un Roberto Hernández Montoya, un Roberto Malaver. ¡Ahí está el detalle! En cuanto a Laureano: ¿cómo te vas a reír con un chiste de los Robertos, animal? De seguro, éstos te hacen acariciar la cólera y el orgullo herido de bufón. ¡Jajaja! Razón tiene el disociado de Claudio Nazoa en algo: los programas cómicos de la Revolución dan mucha arrechera a los escuálidos. ¡Jajaja!).
 
-Cuando la risa es obligatoria…
-Es una mueca siniestra del destino.
(El ¿humorismo? obligado y de mal temperamento de la escualidez política es la mueca del siniestro destino que le aguarda: la extinción inexorable).
 
-¿Un humorista en el comunismo?
-Un humorista fue a trabajar a Corea del Norte y allí le dijeron que ya habían superado la etapa del humorismo.
(Te devolvemos la pelota, Laureano: un bufón del Gran Capital fue a trabajar a una patria bolivariana y allí le dijeron que ya habían superado la etapa del “majunchismo”).
 
-¿Un chiste secreto?
-Las encuestas (carcajadas).
(¡Ustedes y su manía de Chacumbele, vale! ¡Cómo duelen las encuestas! Crónica de una paliza anunciada, monsieur Laureano. ¡Jajaja!).
 
-¿Propondría la “misión carcajada” (sic)?
-Claro, la risa es un antídoto que nos salva del odio.
(¡Jajaja! La Misión Carcajada la necesitan urgente… pero en el Este caraqueño, amigos. Sólo que luego del 7-O será difícil arrancar una sonrisa a esa pobre gente. ¡Jajaja!).
 
-¿Imagina un paro humorístico?
-Gran tragedia mundial. El humor ha mantenido la lucidez del hombre y la supervivencia del mundo.
(¿Paro humorístico? ¡Pero si las neuronas de Laureano han estado de paro desde que Chávez llegó a Miraflores! ¡Por favor! Algunos han hecho del humor un arte combativo y otros lo han convertido en un negocio, como el pesetero de Laureano).
 
-¿Incluidos los últimos 14 años en Venezuela?
-Por la esperanza, que también es fruto del humor.
(Deseos no preñan, Laureano. Con chistes malos –para agraciarse con la burguesía- no se tumba una Revolución. ¡Ubícate!).
 
-¿Cómo responder con gracia a los insultos?
-La vulgaridad es el castigo del vulgar.
(¡Jajaja! Cuando los revolucionarios ponemos en su sitio a mamarrachos como Jolguer o Laureano, de inmediato nos tildan de marginales, vulgares, poco decorosos. ¡Claro! ¡La verdad duele… y más cuando no tienes con qué replicar!).
 
-¿Y a la violencia física?
-¡Corriendo y bien duro!
(¡Jajaja! Se le salió el “cobarde.com” a Laureano. Y dale con la manoseada tesis de los círculos violentos, de las hordas chavistas. A estas alturas del juego, ya nadie “compra” esas patrañas. Cambien de libretista, ¿sí? Se agradece).
 
-¿El humor en la reconciliación?
-Siempre promueve la tolerancia. Cuando las sociedades están dispuestas a reírse de sí mismas es que no están dispuestas a asesinarse.
(¿Ustedes hablando de “reconciliación? ¡Ya les creímos! El venezolano se ríe de sí mismo y lo disfruta: es una terapia saludable burlarse de uno, de vez en cuando. ¡Hasta Chávez lo hace! El problema es que la “oh-posición” de este país es una parodia viviente desde hace años y no lo asume como tal. La prepotencia es el arma de autodestrucción asegurada de la derecha vernácula).
 
-Si gana Chávez…
-Su proyecto no es precisamente de reconciliación, sino de subordinación.
(¡Perdón, Laureano! Estás hablando de Capriles, ¿cierto? Efectivamente, su programa de gobierno tiene como eje la subordinación al Imperio. ¿No le has echado todavía un ojo al “paquetazo” de la MUD? ¿O te estás haciendo el tarado? Por cierto, Capriles fue muy tolerante y reconciliador cuando salió a perseguir chavistas el 12 de abril de 2002, ¿verdad?).
 
-¿Y Capriles presidente?
-Nunca lo he visto de mal humor.
(¡Jajaja! Pues ya lo verás de muy mal humor, al “chocolate dulcito”, después del primer boletín del CNE en la noche del 7-O. ¡Jajaja! Ah, se nos olvidaba: lo más seguro es que Capriles no haya estado de “humor” cuando lo sorprendieron en aquel BMW. ¡Jajaja!).
 
 
-¿La proeza humorística?
-Conozco es la pobreza humorística (risas).
(¡Jajaja! ¿Cómo no vas a conocer la pobreza humorística, Laureano, si eres su máximo exponente? ¡Jajaja! ¡Cómo se goza!).
 
-Lector de la Biblia, ¿“se transformará el llanto en risa” el 7-O?
-También creo mucho lo de David Garrick: ¡Cuántas veces al reír se llora!
(¡Jajaja! Acá los dos, Jolguer y Laureano, reconocen que la “oh-posición” es una eterna lloradera y ellos han sido los campeones del llanto, aunque después hagan mofa de las genuinas lágrimas de Chávez. ¡Infelices! Advertencia: compren más pañuelos porque el desconsuelo será apoteósico después del 7-O. ¿Misión Chilindrina? ¡Jajaja!).
 
-¿Cuándo se cansa un público?
-Cuando la función se alarga más allá de lo necesario.
(De pana, Laureano, tus chistecitos malos ya están obstinando hasta a los mismos escuálidos. La estrategia monotemática de aversión a Chávez se ha desgastado en 14 años y hasta tú debes estar pensando en retirarte un tiempo. Además, el periodicucho de “Teochoro” te quemó la poca ocurrencia que te quedaba).
 
-Y el humor, ¿es ilimitado?
-En los campos de Auschwitz y en La Rotunda usaban el humor para sobrevivir.
(¡Jajaja! Laureano, esquivaste la interrogante de marras… con cara de “yo no fui”. Innecesarias las dramáticas analogías que proporcionaste en tu enunciado: para nadie es un secreto que los lugares donde más se cuentan chistes, en este país, es en los velorios. Claro, tú anhelabas sonar más “chic”. ¡Ridículo! Responde: ¿ya no te cansa esa vaina de estar atacando a Chávez día y noche? Los chistes malos no son como el Universo: ¡más pronto que tarde se acaban!).
 
-¿Son profetas los humoristas?
-¡Absolutamente! Y son los más sabios en todas las sociedades. Siempre dicen lo que va a pasar, pero la gente cree que es echando broma.
(Carajo, Laureano. ¡Entonces tú eres una ESTAFA! Tienes 14 años “pronosticando” que Chávez se va y sigue en Miraflores. ¡Jajaja! Si tú eres sabio, ¡Paris Hilton es virgen!).
 
-¿La mayor de sus predicciones?
-Lo que está ocurriendo, lo predijimos en La constituyente (sic).
(Laureano, tu única predicción acertada fue que aquilatarías una fortuna con “La Constituyente” y –de hecho- fue así. ¡Hasta eso se lo debes a Chávez! Lo tuyo es el negocio redondo, más nada).
 
-¿Continuará esta función?
-No. Esta función no puede continuar.
(Platicas de tu burda función, ¿no? Por supuesto, ésta no puede proseguir, Laureano. Tu masa encefálica no aguanta seis años más de rabietas y berrinches contra el “rrrégimen”. ¡Te va a dar una vaina! ¡Jajaja! ¿Por qué no te vas de exilio voluntario a la arruinada España e intentas burlarte de Juan Carlos en “La Uno” de TVE? ¿Crees que te dejen?).
 
-Humorista, politólogo y sabio, ¿Laureano a Miraflores?
-(Carcajadas). Perderíamos un humorista y ganaríamos otro mal presidente.
(Te enmendamos la plana, Laureano: nos desharíamos de un pésimo humorista y “ganaríamos” un peón de la plutocracia en Miraflores. ¡En el supuesto negado! Si eres un pésimo humorista, nada nos garantiza que serás un mal presidente. ¡Jajaja!).
 
-¿Fue afecto a algún gobierno?
-Los humoristas no somos afectos a ningún gobierno. A partir del 8 de octubre me declararé “enemigo” de Capriles Radonski.
(Déjanos entender, Laureano: en ese hipotético escenario, muy remoto… jugarás a ser “crítico” de Capriles pero con guantes de seda. Como en los “happy days” de la Cuarta República: la chacota superficial, cosmética, simpática y conciliadora de intereses capitalistas. Chistes comestibles y digeribles para la rancia burguesía; cero cuestionamientos de fondo a la lógica perversa del sistema de explotación. ¿No es así, Laureano? Humor para desmovilizar a las masas y “domesticarlas” de nuevo. ¡Ése es tu deleznable papel de bufón!).
 
 -Elegido el Flaco, ¿qué pasaría en Venezuela si se cumple la repetitiva amenaza de sacar a las milicias?
-La función continuaría, pero con un público muy cautivo. Si acaban las cosas buenas, cómo no van a terminar las malas. Hay sólo un camino. Y el 7 es un número mágico.
(¡Jajaja! ¡Atrévete a soñar, escuálido! En el lejanísimo contexto de un Majunche ganador este 7-O, apenas éste empiece a obedecer las instrucciones de Washington y aplique las draconianas medidas de ajuste escondidas bajo la manga, no sólo saldrán las milicias… ¡sino todo el pueblo! “El Caracazo” yacería como niño de pecho, Jolguer y Laureano. Por tal razón, más de un escuálido votará por Chávez: ellos serán opositores pero… ¡no pendejos! Hay un camino… ¡y está lleno de chavistas! ¡Jajaja!).
 
No hace falta ser “brujo” o “adivino” para deducir el futuro de Jolguer y Laureano: al primero lo jubilarán de “El Nazi-onal” escribiendo sus panfletos antichavistas. Al segundo, la vejez le dará por establecer el “Club de Abuelitos Que Ponen La Cómica Contra Chávez” y Márquez será su presidente vitalicio por reelección popular. Se recomienda a ambos tomar bastante antiácido y cuidarse la presión arterial, ya que faltan muchos años más de Revolución. ¡Viva Chávez!
 
 @rpkampuchea

elinodoro@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2317 veces.



Adán González Liendo

Traductor, corrector de estilo y locutor

 elinodoro@yahoo.com      @rpkampuchea

Visite el perfil de Adán González Liendo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a151543.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO