La campaña del majunche que quiere ser alcalde

Lo que voy a narrar es absolutamente cierto, pero por razones obvias voy a ocultar deliberadamente nombres y lugares. Pero representa el espíritu de lo que hacen los voceros de lo que yo llamo "los sectores impíos" para reconquistar el poder, a base de engaños, como es su política habitual.


Todos sabemos bien en que estado se encuentran las casas regionales del otrora "partido del pueblo": parecen cascarones vacíos, muertos, salvo la sede de Caracas, donde se produce algún que otro movimiento, para que nadie diga que el fulano partido, se fue a la tumba con el detestable y odiado Rómulo Betancourt y el dinosaurio de Gonzalo Barrios (¿y que será de la vida de Don Alfaro Ucero?).

En cierto municipio, cuya Alcalde actual traicionó las ideas socialistas del Compañero Presidente Hugo Chávez, nadie quiere hacer referéndum para sacarla: bien, porque en los lados del PSUV nadie quiere actuar porque eso pone en tela de juicio a la "cúpula podrida" local o bien, en el caso de los opositores, porque no tienen candidatos que cuenten con el aval de las clases humildes. Pues bien, hay un candidato a alcalde, de esos que llaman "abogados de maletín", representados por el "Doctor Chimbín" del actor humorístico "Joselo" Díaz Márquez y que es "fiscal" aunque no sepa todavía de que y que está dispuesto "a arreglar esto", como prometía un fallecido expresidente.

Hasta hace unos pocos meses, para teñir "de pueblo" su descolorida campaña, a este señor y a sus partidarios se les ocurrió impedir el tránsito en una vía concurrida ubicada entre la capital del Estado y la capital del municipio aquel. Daba pena ajena y también risa ver aquella pequeña concentración de gente que aupaba con sus carteles mal hechos al candidato, a quien uno no podía distinguir entre los engañados de siempre. Pero, la estrategia no funcionó. Otra alternativa era pasear al candidato de marras por los medios de comunicación locales, pasquines de pésima redacción, especializados en hacer la campaña a los señores de la derecha y redondearse sus ingresos con propagandas de brujería, de prostitución o de esa secta brasileña de estafadores que a nadie en el gobierno se le ocurre expulsar. Tampoco eso sirvió...

Así que no se quien le sugirió al abogado que hiciera la campaña en una casa de familia humilde, para darle a su campaña el "teñido" que le hacía falta. ¡Pero vaya lo que se consiguió!. En un sector algo escondido del Municipio, donde los buenos servicios públicos brillan por su ausencia, hay una casa de familia humilde, una de cuyas habitantes se ha autoproclamado "líder" de la zona, sin consultarlo con los demás, ante la manifiesta indolencia de la líder chavista del sector, pariente de la Alcalde, y que nada hace por sus vecinos.

Lo que sigue, puede sonar a chisme barato que nada tiene que hacer en Aporrea, pero agradezco que se le ponga atención: La familia que reside en dicha casa se ha caracterizado, por lo que me cuentan algunos de sus vecinos, por hacer de su vida privada un soberano escándalo desde hace más de 40 años. Conocidas son sus parrandas con alcohol y música a alto volumen y su historial de violencia familiar, cónsono con sus primeras necesidades: "la caña", los juegos de azar y la vagancia, entre otras lindezas. Dicha familia tiene un historial, que nadie quiso sacar a flote ante las autoridades, de maltrato infantil que aún continúa hoy en día. Ninguno de los integrantes de tal familia quiso terminar sus estudios, pues se "cansaban" antes de llegar al tercer año de bachillerato. Lo más tragicómico de esta parte, es que algunos de los integrantes de esa familia sufren de mitomanía y cansan a sus interlocutores con cuentos de acercamientos con altos oficiales del Ejército o de nombramientos gerenciales en medios impresos, como si les diera vergüenza admitir que trabajan en algo menos notorio, pero honrado. Lo que no tienen vergüenza en admitir, es que detestan al Presidente Chávez, nada más porque la Alcalde es una persona sin honor y sin palabra. Pero se callan la boca para no admitir en público que van a las operaciones de distribución de alimentos de Mercal o a los Centros de la "Misión Barrio Adentro" para recibir medicamentos...

Pero falta describir lo que pasa cuando llega el candidato, algún que otro domingo a la casa de esta familia. Previamente, se han reunido en ese sitio unos tres o cuatro automóviles llenos de gente que va, esencialmente, no a planificar como se debe la campaña del abogaducho, sino a devorar parrilla y caña a raudales, todo "condimentado" con las "expresiones" de los ebrios en favor de su candidato, la música a alto volumen que coloca en su costoso equipo uno de los miembros del "comando borracho" y el humo de unos cuantos cigarrillos, pese a que una de esas personas afirma que no fuma "porque sufre de asma" (¿?).

No sigo más con esta descripción, pero este comportamiento de la familia "anfitriona" del candidato, parece que es lo que buscan los que quisieran estar nuevamente "en el coroto" para hacer y deshacer como en los pasados 40 años de infamias. Sencillamente, personajes como el abogado de marras, solo quieren a aquella parte del pueblo que no se educa, que no progresa, que cree en las supercherías, en la violencia y en los vicios, para tener a quien seguir engañando 40 y muchos años más. Después, ¡que se las arreglen como mejor puedan y si los hemos visto, no nos acordaremos!.

Por eso, no se les debe permitir volver: ya los conocimos y los soportamos un buen rato y las consecuencias de sus "prácticas" aún las sufrimos en cada organismo que funciona deficientemente así diga lo contrario, el señor Alí Rodríguez Araque quien va muy orondo a entrevistarse con Walter Martínez, a decir lo que le convenga y no a admitir que como Ministro...es un buen entrevistado.

¡¡¡QUE NO VUELVAN JAMÁS!!!.

*Ingeniero Electrónico y Socialista de a pié ARRECHO.


rj1962@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5257 veces.



Roberto Arenas*


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor