El camión de bolas de Carneiro y el pelón de bolas de Pablo Pérez

Los precandidatos de la MUD andan chillando más que un camión de cochinos declarando que el Presidente Chávez adelantó la campaña electoral siendo que son ellos los que, de manera desaforada y descarada, andan de pueblo en pueblo y de medio en medio “encampañados”. Mientras Chávez permanece encuevado, saliendo muy bien de esa “emboscada” que le tendió la naturaleza, para luego lanzarse a galope tendido por toda Venezuela.

Algo que llama la atención es el parecido de la campaña de Pablo Pérez con Carlos Andrés Pérez, y su close up electoral semejante al de Bush en sus ruedas de prensa. Está muy bien que se ponga en manos de técnicos en Marketing Político. Pero una cosa es tratar de ser auténtico y, otra serlo. A CAP, su palto de cuadritos y su brincadera de charcos, le quedaba bien. Tanto que con ese estilo ganó dos veces la Presidencia de Venezuela. Pero hoy ese formato no tiene vida. El pueblo y su manera de digerir las campañas electorales cambiaron. Para ganar elecciones presidenciales se necesita tener algo más que una plataforma publicitaria y propagandística. Por lo menos, liderazgo.

Es muy cierto. Los pueblos tienen sus querencias, sus amores eternos. Margarita tiene a su Virgen del Valle; Maracaibo a La Chinita; Lara, su Tamunangue; San Juan, a su Sanjuanote; Anzoátegui, a Marinos y Caribes. Aragua a Los Tigres y Vergas, a Los Tiburones. Pero son amores espontáneos, que nadie puede pretender drenar para su flujo electoral porque se dan un culazo y es entonces cuando el pueblo se pregunta ¿De cuándo acá? Por eso cuando Pablo Pérez, cumpliendo el formato sugerido por sus asesores publica en media página de Ultimas Noticias:”En un recorrido por La Guaira, el próximo Presidente de Venezuela, Pablo Pérez anunció la candidatura del dirigente José Manuel Olivares para la Gobernación de Vargas y señaló que juntos le devolverán la alegría que ha dado Los Tiburones de La Guaira a dicha localidad”. Y habla también de un ferry anclado y del turismo que tanto necesita. Está meando fuera del perol. Primero Los Tiburones de La Guaira es un sentimiento de todos los varguenses, y sus fanáticos son de todos los partidos políticos y de todas las religiones. Tiburones es un crisol de sentimientos y de pareceres distintos. Segundo, ese ferry es privado. Y tercero. Carneiro le ha puesto un mundo para cambiarle la cara a Vargas y hacerlo más turístico. Eso lo reconoce hasta la oposición.

Vargas no es fácil gobernarlo. Para comandar ese estado se requiere de carácter, dedicación y vocación de servicio. Y para ganarse el cariño de su pueblo. Hay que escalar y caminar sus montañas y sus playas. Hay que visitar barrio por barrio. Hay que estar en el corazón de sus calamidades y resolverlas rápido. En Vargas no hay tiempo para la demagogia, la politiquería y el floripondio político-electorero. Vargas es obrera, costera y sufrida y tiene una manera muy particular de querer a sus dirigentes o a quienes pretenden ser sus dirigentes. Y el mejor ejemplo es Carneiro, quien llegó a Vargas con laureles de Ministro, General en Jefe y Trisoleado, y terminó siendo para el pueblo simplemente Carneiro, uno más de Vargas, que le está echando un camión de bolas para sacar a ese noble pueblo adelante.

TINTERO
Capriles Radonsky se dio cuenta que el tricolor venezolano tiene valor sentimental y patriótico. Por eso, en su lanzamiento, se encasquetó una chaqueta tricolor e inventó un Comando Tricolor. Cómo le encanta intentar parecerse a Chávez. ¿Por qué será?


americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2528 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: