José Albornoz y el PPT dejando la Esperanza

Por supuesto, se respeta y no se cuestiona la decisión del PPT de
abandonar el barco bolivariano e irse paulatinamente acercando al
“proyecto” mediático de la oposición. No es mi intención cuestionar
el derecho que tiene José Albornoz de empujar su barco al charco de
las trampas, manipulaciones y mentiras de la oposición. Es su derecho.
Anoto o registro para una revisión crítica, esa condición que tantas
veces he oído de los “pepetistas” de concebirse (y lo creía) como un
partido de cuadros y entiendo que en esta consideración, se le iba el
alma y tenían el privilegio de arrullar ese ser que denominamos
utopía revolucionaria, que siendo un espacio de buenas ideas, sueños
y proyectos pensaba que sólo estaba reservado para el PPT. Veía o me
imaginaba al PPT por su definición de “partidos de cuadros”,
pateando siempre ese mundo de sueños y esperanza.

En mi almuerzo de este jueves, tuve como especie de postre la
participación de José Albornoz en un programa de opinión en el canal 7
(Venevisión) y el tema que utilizó para justificar su distanciamiento
del proyecto bolivariano, fue el de la exclusión social y me dije, por
la manera en que lo abordo, que pudo haber utilizado otro asunto
porque si había decidido distanciarse del proceso, pero andar por el
camino de la izquierda, guardando distancia del charco de la
oposición, no podía echarle mano al tema de la “exclusión social” por
matemáticas y sociales razones. No podía o no debía manejar ese
fenómeno social de la “exclusión” en la forma que lo utilizó, porque
si existe una directriz (no justificable) que le impida a una persona
de la oposición encontrar un cargo en la administración pública en
estos momentos, no es este, el lado más miserable de la exclusión
social.

Manejando este asunto, pienso que Albornoz no se comportó muy
honestamente o dejó verse como un “politiquero”. Nadie dude, que
cuando Manuit gobernó Guárico, los cargos pasaban por el visto bueno
del PPT y si no estaban cerca de ese partido; las cosas se le
tornaban difíciles al que muy ingenuamente acudía a la Dirección de
Recursos Humanos de la Gobernación a solicitar un empleo. Este
problema planteado de esa manera, no define como buen político a
nadie, porque ese mismo argumento, puede ser el tema central de una
conferencia que Ramos Allup lleve a la internacional socialista para
confesar que durante los últimos 50 años del siglo pasado en
Venezuela era condición necesaria tener el visto bueno del secretario
de organización parroquial de AD para ingresar a la Administración
pública.

Algo muy parecido debe haber pasado (y estar pasando) con Henry
Falcón en Lara. Los que no están con él ahora, si no fueron rotado o
despedidos de sus antiguos cargos, seguros andan ahora mismo jugando
banco o pateando los pasillos de la gobernación localizando una
gotera. Si el PPT y José Albornoz mantuvieran su distancia del
Chavismo, pero no estuvieran tirándole piropos a la derecha; el tema
de la exclusión social hubiese sido un punto para mantenerse en la
ruta de la esperanza que fue un asunto que también trató en ese
programa. Hay temas y asuntos con espacios para una crítica
contundente al proceso, pero precisamente este de la exclusión
social, da mala espina o es una señal muy clara de la ruta que ya
recorre muy rápido José Albornoz con su PPT, que una vez nos
presentaron como una partido de “cuadro”.

No es muy frecuente que partidos de izquierda asuma esta condición de
“partidos de cuadros” y aunque no tengo un conocimiento preciso de
esta condición, la asocio como una manera de encarar el trabajo
político en función de un proyecto revolucionario, pero colocando el
acento en la tarea de disponer de un “profesional” de la revolución
para atender la dimensión organizativa bajo una adecuado perfil
político y con un buen conocimiento de la situación social y económica
de la realidad que la organización tiene interés en cambiar o
transformar.

La Inclusión Social ha sido una de los aspectos fuertes de este
proceso. Posiblemente se cuestione que la inclusión ha sido posible
por la vía de la renta petrolera, pero esta acción de incorporar a
muchos venezolanos a una vida más o menos digna y haciendo uso de la
renta petrolera es una política que no puede ser dejada a un lado bajo
la burda “explicación” dada por José Albornoz en ese programa de
televisión. ¿Sabe Albornoz cuánto jóvenes venezolanos se le truncó su
futuro porque eran excluidos de la educación superior? ¿Sabe José
Albornoz cuántos de esos jóvenes ya estaban excluidos desde antes por
su condición social? ¿Sabe José Albornoz cuánto jóvenes venezolanos
excluidos se le ha devuelto su derecho al estudio? ¿Sabe José Albornoz
cuantos pobres de este país tienen una vida un pelito más digna que
antes de Chávez? ¿Sabes José Albornoz cuánto adultos mayores gozan de
una modesta pensión? ¿Sabes Albornoz cuántas organizaciones
comunitarias se le da dado participación en este proceso? ¿Sabes
Albornoz cuánta inclusión ha sido este gran esfuerzo?

Claro que lo sabe, pero asume ahora la misma conducta de la
oposición: Nada es bueno; No es no. Si José Albornoz y el PPT
decidieron dejar el barco, esa decisión se respeta, pero por favor
Albornoz ya estas muy cerca de ese charco de patos que es la
oposición. En mi pueblo cuando una persona comenzaba a comportarse
ridículamente le soltaban estos versos: El hombre es como el
cohete/Cuando le eleva a la altura/ Allá truena, allá figura/ Y viene
a servir de juguete.

Cuando en mi pueblo tiraban cohete, de niño corríamos a buscar las
varillas (cañas) para jugar o fabricar los voladores o papagayos.
evaristomarcano@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1765 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a105233.htmlCd0NV CAC = Y co = US