Leopoldo Castillo, el Matacuras: ¿acusación virtual?

I.  El personaje

Actualmente Leopoldo Castillo, alias el Matacuras (así “bautizado por el pueblo salvadoreño”), es el conductor del programa televisivo Alo Ciudadano, que transmite el opositor canal de noticias Globovisión, ocupación que hace que lo llamen también el Ciudadano (de hecho, su twitter personal es la traducción de esta palabra al inglés:  elcitizen).  Nace en Maracaibo, estado Zulia, aunque esta información no la avala concretamente ninguno de los documentos virtuales consultados.  Como figura política, fue militante del partido COPEI, Embajador de Venezuela en El Salvador, hasta hoy que conduce el mencionado programa de opinión, aunque hay que señalar también que se desempeñó un tiempo como director ejecutivo de Fedecámaras (Federación de Cámaras Privadas y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela).  Figura adversa a todo lo que huela a izquierda o a revolución bolivariana, semblanza de una figura que inevitablemente se llevará el camión de la historia a contracara de la Venezuela presente, que vive un proceso de cambios y adecuaciones socialistas.  Lo dicho porque la derecha política y su sistema económico capitalista se abisman en el presente en una severa crisis de valores y la humanidad se pregunta por un sistema de vida más razonable.  Así, toda radicalización y no adecuación (o al menos apertura) pertenecerían al pasado.

II.  Delincuencia mediática.

Antiizquierdista, como él mismo lo manifiesta en una entrevista a Igor Molina (y lo ha dicho abiertamente, pues), es quizás el más connotado periodista político (ya no tanto de opinión) adverso al gobierno bolivariano de Hugo Chávez.  El concentrado enfoque de su programa de opinión sobre específicos y aparentemente determinados esquemas de ataque político (lo mandan, según se trasluce de la mencionada entrevista), lo dotan de una virulencia tal que ha sido preciso cotejar su desenvolvimiento con el marco legal del país en materia comunicacional.  Leopoldo Castillo y su programa Alo Ciudadano, en la medida en que son agentes de opinión política, han devenido en ser prácticamente una sola entidad programática, al grado de ser responsable al uno de las críticas que se les pueda formular (su imagen, incluso, salpica a todo el canal con las llamadas de atención que se les han tenido que hacer desde el punto de vista de la violación de disposiciones legales) .  Entre otros tópicos, se le acusa a él y a su programa de:  (1) hacer propaganda política en contra del gobierno, parcializada y desproporcionada, sin dar cobertura a opiniones críticas al programa mismo o a personas afectas a la figura de Hugo Chávez, como tendría que ser un programa equilibrado e interactivo de opinión (se le acusa de partido político); (2) realizar llamados a la violencia subliminal y a la comisión de magnicidio.

Al trascender como el programa estelar de la planta de televisión Globovisión, Alo Ciudadano y su conductor han sido en gran medida responsables de las críticas ejercidas contra el canal, de los llamados a botón de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (CONATEL) y de los señalamientos violatorios de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y TV, mejor conocida como “Ley Resorte”.  El canal Globovisión, como marco operativo político, ha sido señalado en ocasiones como atentatorio de la seguridad y soberanía nacionales, cuando, por ejemplo, filtró información a Colombia publicando datos militares y territoriales en el marco de una situación de apoyo al enemigo, en momentos de una eventual confrontación bélica contra el vecino país, dada la tensión política que se vivía entonces en la frontera; y ha sido señalado, como sabemos todos, por su apoyo al Golpe de Estado de 2.002 (sus directivos).

Globovisión (y Leopoldo Castillo en varios de los tópicos) ha sido acusado de:

  • manipular la información, sesgar y no dar cobertura a factores afectos al gobierno (Alo Ciudadano entrevista persistentemente al mismo círculo de políticos “viejos” de la IV República e interactúa telefónicamente casi en su totalidad con sólo llamadas complacientes con la línea editorial).  Conspirar.
  • Racismo (Leopoldo Castillo en una oportunidad hace mofa de un presidente africano de visita en Venezuela(Mugabe), comparándolo con simios).
 

 Ir al enlace

  • Clasismo
  • De no transmitir las manifestaciones en favor de Hugo Chávez el día 12 y 13 de abril de 2.002 durante el gobierno de facto de Pedro Carmona Estanga, hechos que apuntaban a la reposición en el poder del defenestrado Presidente de la República.
  • De dar cobertura a la toma de la Plaza Altamira por parte de militares alzados y grupos opositores, quienes intentaban propiciar en las Fuerzas Armadas un pronunciamiento desconocedor de la figura de Hugo Chávez como Comandante en Jefe.  El tiempo de cobertura del hecho, como evento susceptible de relación noticiosa, fue rebasante de toda normativa.  Las cámaras de Alo Ciudadano y los reporteros de la planta, prácticamente mudaron sus bases de operaciones hacia los predios de la mencionada plaza.
  • Cubrir ampliamente el paro petrolero 2.002-3 como un factor de apoyo a los grupos opositores que con esta medida buscaban presionar la renuncia de Hugo Chávez.
  • Difundir violencia subliminal e incitar al magnicidio, como cuando se mostró el video del atentado que sufriera el Papa Juan Pablo II y se colocara como música de fondo un tema de Rubén Blades que canta “esto no termina aquí”, como invitando a situaciones parecidas en Venezuela (matar a Chávez).  O como cuando Leopoldo Castillo entrevistara a Rafael Poleo y éste sugirió la muerte de Chávez como la de Mussolini, “colgao con la cabeza pa’ bajo”.  En el primer caso (asunto del video sobre el Papa), tanto el director del canal Globovisión, Alberto Federico Ravell, como el conductor del programa, Leopoldo Castillo, fueron citados por el Ministerio Público a rendir declaraciones.  En el segundo, el director del canal evadió responsabilidades del canal a su cargo aseverando que las declaraciones de Poleo son “de la absoluta responsabilidad del invitado”.  Los siguientes videos muestras llamados magnicidio, con nombre y apellido.

Ir al enlace.

Ir al enlace.

III.  Matando presidentes en Venezuela y curas en El Salvador

De modo que, como él mismo lo afirmara (aunque desmintiendo), su programa Alo Ciudadano, así como la planta de noticias Globovisión, presenta acusaciones por instigar a la violencia y a delinquir y hacer apología del delito, más allá de ser un agente político.

El periodista colombiano que vino a entrevistarlo (mencionado al principio) deja para el registro un testimonio del estado de irascibilidad y perversión periodística que descubrió en su persona en momentos en que transmitía su programa.  Lo primero que percibe es un clima de “guerra” en la sede de Globovisión; luego da cuenta del parecido de Leopoldo Castillo con la imagen de un “profeta iracundo” (rostro “congestionado”, “corazón desbocado”, “puño agarrotado”, increpando directamente al Presidente de la República).  Había tenido la confesión de otro periodista (David Pérez Hansen) de que ese día Alberto Federico Ravell (Director de Globovisión) le había dado instrucciones a Leopoldo Castillo en estos términos, literales:  “Dale candela a Chávez. Plomo parejo. Sin contemplaciones”.  A lo que Leopoldo Castillo responde:  “Le voy a dar un coñazo”.

En fin, el periodista Igor Molina balancea durante la entrevista la necesaria sorna de preguntarle si creía que en Venezuela no había libertad de expresión cuando él se expresaba en esos términos y decía lo que quería a través de las cámaras.  Para terminar, le parafrasea de algún modo una de las máximas de la escuela de periodismo:  “¿Así habla un periodista? Un periodista no toma partido, refleja lo que ve”.

Sobre Leopoldo Castillo, alias Matacuras para el caso, también pesa una grave acusación de cooperación en la muerte de unos religiosos en El Salvador, donde ejerció el cargo de Embajador de Venezuela durante la presidencia de Luis Herrara Campins, período 1.979-84.  A saber, la muerte de Oscar Arnulfo Romero (24 de marzo de 1.980) y de seis sacerdotes jesuitas (16 de noviembre de 1.989), junto a unas domésticas.  Todos acusados de colaborar con la izquierda guerrillera de entonces.  Presuntamente habría aportado información (como embajador o no) que condujera al grupo Centauro a la ejecución de los religiosos; y Centauro para entonces fue un grupo de exterminio de religiosos cooperantes con la guerrilla salvadoreña.

Presuntamente a Leopoldo Castillo le viene el mote “Matacuras” del mismo pueblo salvadoreño, por obvias razones, de acuerdo con lo señalado.  Y el apodo, más allá de apuntar hacia su actividad periodística opositora a la izquierda que promueve Hugo Chávez, se ha convertido en su definición principal desde el punto de vista de la crítica política.  Contrasta con ello que por su lado, en predios de la derecha política, que se le llame intachablemente “el ciudadano”.  Como dijimos, su twitter es “el citizen”.

Sin embargo, en su descargo, vienen a colación algunas incoherencias, que no dejaremos de analizar un poco.  La principal es que uno de los hechos ocurrió fuera del período funcional como embajador, esto es, la muerte de los jesuitas, cinco años después de cesar en el cargo.  Él mismo, cuando se le ha consultado, ha contribuido a oscurecer más el capítulo.  En el siguiente video, hacia el minuto y cuarenta y cinco segundos, dice públicamente que llegó como embajador un año después de la muerte de Arnulfo Romero, o sea en 1.981, siendo claro que el periodo de gobierno presidencial de entonces fue 1.979-84.  Lógicamente, ha podido entrar desincronizadamente con el lapso de gobierno, pero la abrumadora literatura lo condena en tal sentido, puesto que lo señala como embajador para tal período.  Vea la nota en Wikipedia, para poner un ejemplo convencionalmente con mayor credibilidad.

Ir a enlace.

Presuponiendo ciertas sus palabras (como manda nuestra ley a presuponer inocentes a las personas hasta que se demuestre lo contrario), es decir, que llegó un año después de la muerte del arzobispo Romero (1.980) y se fue seis antes de la masacre de los jesuitas (1.989), habría que aceptar que el ciudadano Castillo ejerció de embajador en El Salvador durante los únicos años en que no hubo masacres en ese país en guerra, período 1.981-3, quedando inclusive  libre de asociación con la sonada muerte de cuatro religiosas norteamericanas, en diciembre de 1.980, no obstante señalar el video lo contrario (para éste último caso sería Matamonjas).  (No podía esperarse menos de su propia defensa).  Como interesantes para la investigación (como aportes del video) quedan los puntos sobre la red de inteligencia promovida por el presidente Herrera Campins en El Salvador, el rol de funcionario menor del Matacuras (que no excluye que haya sido realmente embajador por tan breve período de tiempo) y su relación con los EEUU y los escuadrones de la muerte de El Salvador para “cazar” comunistas.  La afirmación de que la explosión de una bomba sobre los archivos del Ministerio de Exteriores borró las evidencias de su paso por la patria de Farabundo Martí es una aseveración de tentadora admisibilidad para explicarse por qué una persona con semejante prontuario de riña con los derechos humanos ande libre en la ciudad, peor aun ejerciendo como periodista.

Pero es el mismo Senado estadounidense  (ver cable del 31 de enero de 1.990, en Washington, firmado por Dan Williams) quien oficializa las sospechas sobre la participación de Leopoldo Castillo como coadyuvante en la muerte de los jesuitas en 1.989, a propósito de las investigaciones que se realizaron para despejar la nominación de Roger Noriega como Subsecretario de Estado para América Latina, ligado como estaba al grupo de Negroponte, Abrahams y North, quien a su vez utilizaba los servicios de organizaciones asesinas para cumplir sus objetivos.  El grupo Centauro era una de esas organizaciones y Leopoldo Castillo estaría ligado a él en calidad de funcionario de inteligencia.

Ello desmentiría sus palabras afirmantes de que no estaba en El Salvador para entonces, porque su trabajo de aportar indicios y señalar a los religiosos que colaborasen con la guerrilla o izquierda salvadoreña, como funcionarios de inteligencia que era, requería de su presencia in situ.  Sépase que el grupo Centauro se dedicaba al exterminio de religiosos en condición de cooperantes con la guerrilla.

El cable citado dice: “"La Operación Centauro implicaba a agentes cubanos residentes en Miami y al embajador de Venezuela, en El Salvador, Leopoldo Castillo, de quien se dice –subraya el despacho cablegráfico- era la fuente de los servicios de inteligencia que identificaron a los seis jesuitas para asesinarlos".

Puestos a especular, dado que el Senado de los EEUU pone a rodar el aserto defensivo de Leopoldo Castillo, tendría que aceptarse que trabajó, además de embajador (más allá  de su tiempo formal), como ese funcionario de “rango menor” interrelacionado con factores administrativos y de inteligencia de la política norteamericana en su lucha contra el comunismo en Centroamérica.

El cable en cuestión lo relaciona expresamente con las muertes de las cuatro religiosas norteamericanas destacadas en El Salvador, acaecidas en diciembre de 1.980, nueve meses después de la muerte de Óscar Arnulfo Romero.  Fueron violadas previamente.

El texto completo del cable es el siguiente, tomado de una nota para Radio Nacional de Servando García Ponce:

31 de enero. Por Dan Williams - WASHINGTON (Reuters). El Senado de los Estados Unidos de América está revisando la nominación de de Roger Noriega para la Subsecretaría de Estado para América Latina, la misma posición que hasta diciembre pasado ostentaba Otto Reich. Actualmente, el seño Noriega ocupa el puesto de representante de los EUA ante la Organización de los Estados Americanos.
Noriega está siendo monitoreado ahora por su relación con Elliot Abrahams, John Negroponte, Otto Reich y Roger Pardo-Maurer, equipo relacionado con el tristemente célebre Oliver North y el asunto Irán-Contras.
Durante el enfrentamiento entre la guerrilla y el ejército salvadoreño, a principios de los años ochenta, John Negroponte, para entonces embajador de los EUA en Honduras y el súper agente de la CIA Roger Noriega, se vieron relacionados con las investigaciones que sobre el asesinato de los misioneros Maryknoll William Woods, Yado Ite Ford, Maura Clarke y Dorothy Kazel.
"Operación Centauro" era el nombre código para el plan de eliminación física de de personal religioso que estuviera bajo sospecha severa de colaborar con las guerrillas salvadoreñas. El proyecto implicaba a agentes cubanos radicados en Miami y al embajador de Venezuela en El Salvador, Leopoldo Castillo, de quien se ha dicho que era la fuente de los servicios de inteligencia que identificó a las víctimas.

En el mismo documento (la nota de Servando)  se refiere cómo fue reclutado por la antigua DISIP (a cargo de Remberto Uzcátegui) un piloto venezolano para trasladar tres bultos ($6.000.000, fusiles y municiones) a El Salvador, mismos que recibiera, finalmente, Leopoldo Castillo, en funciones de Embajador, pocos días de la masacre de los curas, 16 de noviembre de 1.989.

Sin duda, una destacada imprecisión de la nota de prensa, dado que para entonces Castillo no podía ejercer ya funciones de embajador, aunque es un evento que no concluye que no hubiese trabajado con otro estatus y bajo otra condición en el país centroamericano (“cargo administrativo de rango menor”, de acuerdo con el video).

Como se ve, las imprecisiones van y vienen, rodeando la figura de Leopoldo Castillo de tres figuras hasta hoy fantasmales, de presunto decir, según no se ha dado una investigación con un elemento de rigor acusatorio:  caso Oscar Arnulfo Romero, caso de las religiosas norteamericanas, caso sacerdotes jesuitas.  A los efectos, ante la carencia de una indagación de más fondo que descubra evidencias, se espera por la emersión de un elemento de juicio, como un documento desclasificado por el gobierno de los EEUU o el testimonio incriminador de algún ex correligionario de sus aventuras en El Salvador. O una acción del Estado salvadoreño dirigida a extirpar el estado de impunidad genocida en ese país (a pesar de su progresivo deslinde de la izquierda, podría ser que la gestión de Funes, presidente de El Salvador, cumpla algo de esto de combatir la impunidad contra el pueblo y abrir una investigación).

Como corolario, presentamos una suerte de compendio del tiempo político y figura del Leopoldo Castillo, tomando como contexto El Salvador, naturalmente.

 
HISTORIAS DE IMPUNIDAD LEOPOLDO CASTILLO  
por new-ojopelao_com  

IV. Buscando pruebas:  se requiere investigación a fondo.

A no dudar, dada las inconsistencias detectadas en los documentos virtuales, se hace necesaria una investigación de mayor profundidad, que coteje in situ, en sedes de chancillerías y hasta en registros de gacetas oficiales, el papel jugado por Leopoldo Castillo respecto de las acusaciones que lo señalan.  Así lo determina el presente esbozo, que no hizo más que revisar críticamente la literatura virtual existente respecto del personaje.

Tenemos, pues, en resumidas cuentas, que Globovisión y Matacuras son los ítems que definen el perfil del personaje.  Un trabajo de periodismo político (de accionar político al pautar hasta cierto grado la agenda de la oposición venezolana), día a día, de sesgo y partido sistemáticos; y un pasado a esclarecer de cara a tribunales de justicia.

V. Referencias virtuales:

  1. Servando García Ponce:  “Crímenes de escuadrones de la muerte en El Salvador no quedarán impunes” [en línea].  En Radio Nacional de Venezuela. – 11 jun 2.009. - [5 pantallas]. - http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=29&t=99798. – [Consulta:  10 mar 2.010].
  2. Bukkakerodealista:  “Porque le dicen Matacura...?” [sic] [audiovisual en línea].  En   Youtube.com. – 25 feb 2.009. - [Duración:  5 min. 39 seg.). - http://www.youtube.com/watch?v=9Z9EwDYbF6g. - [Consulta:  10 mar 2.010].
  3. “Víctimas de la Guerra Civil en El Salvador” [en línea].  En Wikipedia, enciclopedia libre. – [Actualización al] 13 feb 2.010. - [12 pantallas]. - http://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctimas_de_la_Guerra_Civil_de_El_Salvador. - [Consulta:  10 mar 2.010]
  4. Leopoldo Castillo / Igor Molina, entrevista.:  «Leopoldo Castillo:  “El apodo de ‘matacuras’ es un invento del G-2 cubano» [en línea].  En El Tiempo. – 6 may 2.007. - [8 pantallas]. - http://www.eltiempo.com.ve/noticias/default.asp?id=110080. - [Consulta:  10 mar 2.010].
  5. New-ojopelao_com:  “Historias de impunidad Leopoldo Castillo” [audiovisual en línea].   En Dailymotion. – 21 jun 2.009. - [Duración:  3 min. 11 seg.]. - http://www.dailymotion.com/video/x9n4rh_historias-de-impunidad-leopoldo-cas_news. -  [Consulta:  10 mar 2.010].
  6. “Leopoldo Castillo respondió en ‘Alo Ciudadano’ a las acusaciones [en línea]. – En Noticias24. – 16 oct 2.008. - [2 pantallas]. - http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/18889/leopoldo-castillo-respondio-en-alo-ciudadano-a-las-acusaciones/. - [Consulta:  10 mar 2.010].
  7. “Citados Federico Ravell y a Leopoldo Castillo por denuncia de apología al magnicidio hecho [sic] por Globovisión” [en línea].  En Aporrea. – 30 may 2.007. - [1 pantalla]. - http://www.aporrea.org/imprime/n95812.html. - [Consulta:  10 mar 2.010].
  8. “Globovisión” [en línea].  En Wikipedia, enciclopedia libre. - [Actualizado al] 7 ene 2.010. - [6 pantallas]. - http://es.wikipedia.org/wiki/Globovisi%C3%B3n. – [Consulta:  10 mar 2.010].
  9. “A que encuentro más de 20.000 chavista en Facebook:  Leopoldo Castillo, héroe [...]” [foro debate en línea].  En Facebook. – 28 feb 2.009. - [70 mensajes]. - http://is-is.facebook.com/topic.php?uid=27221382856&topic=6940. - [Consulta:  10 mar 2.010].
  10. Ewal Standop :  Cómo preparar monografía e informes / citado por Oscar J. Camero:  “Cómo hacer una introducción:  esquema” [en línea].  En Fichero Universitario. – 6 oct 2.007. - [1 pantalla]. - http://elfichero.blogspot.com/2007/10/cmo-hacer-una-introduccin-esquema.html#uds-search-results. -  [Consulta:  10 mar 2.010]
 

Más del autor en <a href=" http://recuerdalos.blogspot.com/">¡Recuérdalos, pueblo! </a>

 camero500@hotmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12714 veces.



Oscar José Camero

Escritor e investigador. Estudió Literatura en la UCV. Activista de izquierda. Apasionado por la filosofía, fotografía, viajes, ciudad, salud, música llanera y la investigación documental.

 camero500@hotmail.com      @animalpolis

Visite el perfil de Oscar J. Camero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a96869.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO