La hipocresía de los medios burgueses

No cabe duda alguna de las pretensiones de la gran prensa burguesa en todos estos países, sin embargo, cualquiera se puede quedar atónito ante el caradurismo de estos señores a la hora de tomar sus resoluciones en los cónclaves de los editores de periódicos tal como sucedió en la reunión reciente de la SIP en Buenos Aires, el colmo del cinismo queda retratado cuando destilan sus mentiras en sus comentarios...tienen el tupé de mostrar "preocupación" por la posición de algunos estados con respecto a las groseras prerrogativas que exigen los dueños de medios en los distintos países para generar la manipulación y la mentira, prerrogativas que van totalmente en contraposición a la ética periodística y a la verdad, es el uso de los cañones mediáticos para agredir a los pueblos de acuerdo a las políticas de la clase dominante. No es nuevo este asunto y cada vez con mayor frecuencia el descaro llega a situaciones de verdadera vergüenza.

El editorial de El Tiempo http://www.eltiempo.com/opinion/forolectores/medios-leyes-y-libertad_6598167-1 es más que elocuente; los dueños de medios de comunicación se sienten "preocupados" por la "acción coordinada de gobiernos para controlar la prensa" y entre esos gobiernos no podía faltar el de Venezuela; por supuesto el del país anfitrión del encuentro, Argentina y Ecuador, el eje del mal pues. Pero lo más absurdo es que casi ni hablan del caso Mexicano y los ocho periodistas muertos, aunque lo citan, sería el colmo no hacerlo, dichos asesinatos son producto de la agudización del conflicto con narcotraficantes en los estados fronterizos mexicanos, cabría preguntarse dónde está el mayor mercado de estupefacientes del mundo para adjudicar responsabilidades antes que alegremente señalar a los gobiernos de países progresistas que, preocupados por los niveles de peligrosidad en que se han convertido los medios en manos de las clases oligárquicas en perjuicio de las inmensas mayorías, toman medidas con leyes para proteger a la población de la estafa que representa la mentira como arma para la manipulación, pero los miembros de la SIP solo hacen referencia al efecto, en el caso mexicano, más no a la causa de esa violencia; señalan igualmente la muerte de dos periodistas en Colombia; para nada citan el caso de Honduras y los asesinatos ocurridos en ese país producto de un golpe de estado y la violencia generada por esta situación, pero el colmo del descaro se presenta a la hora de verter acusaciones, es decir, a los periodistas los matan en México, Colombia y Honduras pero los culpables son Venezuela, Argentina, Ecuador y por supuesto Cuba.

Los señores de la SIP hablan de 102 acciones represivas contra periodistas, el editorial de El Tiempo no los señala específicamente, pero es de suponer que allí está la "agresión" del gobierno de Venezuela contra el dueño de Globovisión, por un caso de contrabando de Vehículos, un delito común, reconocido por el propio imputado cuando señaló que él podría ser que infringiera la ley, pero daba trabajo, ¡Que cinismo!, asimismo debe aparecer dentro de esas "agresiones" el caso del periodista acusado en el estado Táchira por estafa (Gustavo Azocar) y seguramente también deben incluir algún periodista que le pico un zancudo y le trasmitió el dengue o la gripe Ah1n1, es muy probable que esto forme parte de "las agresiones" del gobierno de Venezuela contra "la prensa libre" representada por canales amarillistas como globovisión y periódicos devenidos en meros pasquines de propaganda como El Nacional, El Universal y otros que no vale la pena ni siquiera nombrarlos ...

De esta forma las grandes empresas mediáticas de Latinoamérica expresan su preocupación contra el avance de los pueblos y la democratización de la comunicación, como debe ser, y que solo en el capitalismo es secuestrada y convertida en un negoción favorable solo a la clase dominante. Es inconcebible en nuestros días luchar por el socialismo y no hacerlo para garantizarle al pueblo una información adecuada, sin manipulaciones y que en vez de ser algo que le afecte incluso su salud (vean el caso de los disociados), debe ser la información una herramienta y un derecho humano imprescindible en toda sociedad moderna como elemento fundamental del desarrollo humano, claro, el capitalismo convierte la información, al igual que la alimentación y la educación, derechos elementales de los seres humanos, en mercancía y al convertirla en mercancía la convierte en una herramienta torcida en contra del propio ser humano...¡Cómo no vamos los socialistas a luchar en contra de esa situación! ¡Estamos obligados!, ¡Es la responsabilidad de todos!... La manipulación mediática solo atiende al interés del capitalista, el pueblo en ese esquema poco importa, o mejor dicho; si importa, pero para manipularlo y mantenerlo dormido, inerme e incapaz de luchar por su libertad.

Ahora bien, los medios burgueses actúan en conjunto contra los países donde se viven procesos de liberación, es el caso de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba...Nos llama poderosamente la atención el ataque contra el gobierno argentino, si bien es cierto que tiene matices progresistas, en sus bases y estructuras sigue siendo capitalista y no se han planteado ni siquiera una constituyente que transforme el estado burgués, no obstante, es blanco de la furia mediática burguesa, solo por el hecho de intentar crear una red de medios estatales. Los venezolanos, bolivianos, cubanos y nicaragüenses estamos en el ojo del huracán, más aún cuando impulsamos revoluciones, no idénticas, cada uno con sus características y realidades, pero son revoluciones al fin y al cabo.

El tema de la comunicación y la información en un país que marcha al socialismo, no puede estar exenta de ser una necesidad imperiosa para el desarrollo de nuestros pueblos, en la medida que mayor formación e información tenga nuestra gente la conciencia aflorará y lograremos ser poseedores de las mejores herramientas para derrotar a los medios mentirosos de la oligarquía. La guerra de cuarta generación toma como centro de la batalla la conquista ya no solo de territorios, sino también la conquista de nuestras mentes, es así como en "total paz" Colombia es entregada por unos bandoleros a los designios imperiales y las fuerzas armadas de ese país ni siquiera protestan tan aberrante decisión, sin duda, esa no puede ser otra cosa que la colonización de muchas mentes que quizás creen como buena esta acción, de lo contrario aunque fuera un sargento se alza, aunque, como dice Chávez, Colombia es hija de Bolívar y en sus venas corre sangre libertaria y con esta opinión no desconocemos, ni pretendemos hacerlo, la inmensa cantidad de compatriotas colombianos que rechazan esta agresión del imperio con la instalación de 7 bases militares para en Colombia, pero en conclusión, salvo hechos aislados que pudieran ocurrir, el estamento militar colombiano pareciera estar conteste con una nueva forma de ocupación, los acuerdos militares con EEUU, con todas las prerrogativas para el imperio y ninguna para Colombia, es decir, para su pueblo, por su parte, la rancia oligarquía colombiana, penetrada hasta los tuétanos por el narcotráfico, aplaude la decisión imperialista, la aupan y la instrumentan...Por otro lado tenemos el caso de Honduras en donde la fuerza armada de ese país se mantuvo graníticamente unida a quienes pisotearon la constitución, comportándose éstas totalmente ajenas a los principios de democracia y libertad hondeados por sus líderes, Morazán, entre ellos, allí sin duda existe un trabajo ideológico del capitalismo y las clases dominantes que permean a quienes ocupan una función tan vital para nuestros pueblos como es la defensa de su soberanía. Estos casos, entre otros, son dignos de estudio y análisis para poder interpretar un conjunto de situaciones en donde las principales víctimas terminan siendo nuestros pueblos humildes. La SIP es un instrumento de los dueños de los medios, sin embargo, esos medios son operados por periodistas y profesionales de distinta índole que no son integrantes de la clase dominante, son pueblo, son trabajadores que viven de un salario, pero los mismos muchas veces son colonizados con la ideología capitalista de tal forma que terminan creyendo que defienden sus propios intereses cuando en realidad solo defienden los intereses de sus amos, los intereses capitalistas. Si interrogamos a cualquier trabajador, por ejemplo de Globovisión, ¿Qué piensa, qué visión del país tiene, cuales son sus aspiraciones, etc? Seguramente nos encontraremos con personas pertenecientes a nuestro propio pueblo humilde que producto del bombardeo ideológico del capitalismo manifiestan oposición al proyecto de cambio que viven los países Latinoamericanos y en donde Venezuela está a la vanguardia, esta es la más fehaciente muestra de la manipulación ideológica del capitalismo y su sistema y en concordancia a dichas directrices la SIP elabora sus informes.

La iniciativa de países en torno a crear normas que permita proteger a los pueblos de la manipulación y la mentira debe ser tomada con la fuerza que se combate la estafa, en realidad cuando por un medio de comunicación se manipula y se miente, en el fondo se comete una estafa contra el receptor, del mensaje o la supuesta "información" convertida en propaganda. Los gobiernos progresistas están obligados a combatir de frente la estafa que significa el manejo interesado de la información y para ello la aprobación de leyes regulatorias es algo imprescindible. Las leyes son regulatorias de la manipulación y el uso de medios masivos para la mentira, no se trata de regular la información, arma ésta preferida por los manipuladores para confundir y seguir engañando y con ello posicionando su supremacía ideológica, como decía Gramsci.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2406 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor