Una clase media mediática

Si hacemos un recorrido por la historia de América Latina, fácilmente podemos concluir que, después de las guerras de independencia, nunca como en los actuales momentos la mayoría de sus presidentes de la República han estado dotados de mejores condiciones personales. Son políticos frescos, inteligentes, muy parecidos a sus pueblos, desenfadados, buenos oradores, conocedores de la historia, por lo cual quieren cambiarla, y además honestos en países donde el delito y la medianía política han predominado en sus gobiernos.

Por otra parte, nuestros pueblos no son traumáticos. La bella historia que han escrito en su lucha por la libertad y su independencia lograda con el esfuerzo y el sacrificio propios los han convertido en orgullosos y optimistas. El venezolano, que es el que mejor conocemos, es además desprejuiciado, amante de la amistad, por lo cual con gran sentido humanitario ha acogido con amor y desprendimiento a nacionales de otros países. Es también un pueblo alegre, risueño, jocundo, como toda alma sencilla, amplia y sensible.

Entonces ¿por qué una parte importante de nuestra clase media, sin ningún parentesco con las arrogantes y soberbias oligarquías; de igual origen y de similares características con el pueblo llano, de quien hereda sus mismas virtudes y cualidades, se ha cargado de odios, desencajada de la realidad y chapoteando en la mentira como quien se hunde en una lago cenagoso y fétido? ¿Cuáles son sus juicios y apreciaciones que no provengan de sus medios de información corruptores, tan falsos como sus dueños? Conozco a familias enteras que no tienen idea de lo que ocurre en Venezuela y menos en América Latina. No se dan cuenta de que en los últimos años todo está en proceso de cambio y que el mundo no es el mismo de antes, que Europa ya no puede emplear sus fechorías coloniales ni Estados Unidos erigirse en la gendarmería mundial.

Si la clase media no puede enterarse de su propia realidad, ¿por qué no mira hacia fuera y observa el acontecer latinoamericano desde tiempo reciente? Además, le convendría diseccionar intelectualmente a sus dirigentes y comprobar cuán parecidos son a los fantasmas de un país ya muerto.

Abogado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2240 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor