La lloradera como mecanismo de presión

Algunos bebes utilizan el llanto para captar la atención, para manipular y conseguir lo que quieren de sus padres. Si éstos son movidos apenas el bebe llora y no logran diferenciar los tipos de llantos, el bebe logrará manejar a sus padres a su antojo. Cuando el bebe concientiza el poder que tiene su llanto conseguirá muchas veces que sus padres castiguen sin razón a los hermanos o hermanas vistas como rivales. Entonces los padres actuaran con rabia en contra de sus otros hijos.

Este mecanismo, modernizado y tecnificado, es empleado por la oposición cada vez que quiere alcanzar un objetivo que no consigue por otros medios. Innumerables ejemplos de este tipo de acciones los hemos observado a lo largo de este proceso revolucionario, solo tenemos que buscar los videos en cualquier medio de comunicación, en donde se ve como los dirigentes opositores actúan con saña en contra de la constitución, de las leyes, de las instituciones y en contra de los que apoyamos este proceso. Estos opositores luego que atacan aplican el mecanismo de la lloradera para pasar como los afectados ante la Fiscalía, los Tribunales, los medios de comunicación nacionales e internacionales, la OEA, la ONU, la Comunidad Europea y en la búsqueda de que se castigue a los que ellos han atacado.

Ejemplos de estos casos fue el golpe de estado, el cual según ellos fue un vacío de poder que necesitaba ser llenado por ellos, ya que eran ellos los afectados. Todos vimos como reconocieron en los medios de comunicación todo lo que habían hecho; sin embargo y a pesar de que la mayoría de los fallecidos y afectados fueron personas ligadas al proceso, ellos hicieron ver que los maltratados eran ellos. Otro caso es el de los cientos de dirigentes campesinos asesinados por luchar por el derecho a la tierra, quienes son invisibilizados en los medios y cuando aparecen son presentados como los culpables de sus propias muertes por actuar en contra de los pobres terratenientes. Otros casos son las innumerables agresiones que han sido objeto los periodistas y comunicadores alternativos quienes han sido golpeados frente a las cámaras y luego son satanizados como los agresores.

Recién un grupo de periodistas de la Cadena Capriles fueron agredidos por no “hacer nada”, solo marchaban como cualquier silvestre ciudadano de esta República cuando una horda chavista los atacó porque les dio la gana. Estos humildes trabajadores de la prensa no hacían nada, incapaces de levantar la voz para decir una mala palabra, menos para lanzar una piedra fueron brutalmente agredidos. Así nos lo vendieron los medios de comunicación a los cuales ellos pertenecen. Esta es la típica estrategia de la lloradera, el bebe llora y los padres castigan a los hermanos. Apenas lloraron y se dictó una orden de captura en contra de estos viles sujetos, delincuentes que agredieron a tan indefensos bebes.

Llamo la atención ante hechos como estos, montados en laboratorios, con la idea de hacer aparecer a los chavistas como hordas agresivas. La finalidad es atacar en varios frentes a través del llanto; por un lado, se presentan a los chavistas como crueles delincuentes mandados por el presidente a agredir a los opositores; por otra parte, se muestra a los opositores como inocentes e indefensos seres que solo piden se les reconozca sus derechos. Por último, con esta estrategia se trata de dividir a los partidarios de este proceso con la idea de atacar a los propios compañeros que son mostrados como los monstros que atentan contra el proceso.

Yo recuerdo como en mi época de estudiante de bachillerato, grupos mostrados como de izquierda, manipulaban y saboteaban las reuniones y aparecían como los abanderados del proceso y lograban que se neutralizaban las ideas de avanzadas. Estos mecanismos son usados actualmente por la oposición a través del mecanismo del lloriqueo. Atacan, se muestran como las víctimas y con esto logran reconocimiento y que se ataque a los presuntos agresores. Los neutralizan.

Ya basta de que nosotros caigamos en este juego de la oposición y satanicemos a nuestros propios compañeros. Se vio el 11 de abril como manipularon las imágenes, es muy posible que lo mismo hayan hecho con Lina Ron y ahora presentan a los pobres bebes de la Cadena Capriles agredidos por las hordas chavistas. De inmediato un grupo de dirigentes de revolucionarios cayeron en la trampa y condenaron de inmediato a los trabajadores de Ávila TV.

Es necesario que potenciemos nuestros sentidos y agudicemos nuestra capacidad de análisis para no caer en estas trampas mediáticas y no satanicemos de primera a nuestros propios compatriotas. Ya basta de calarnos el lloriqueo de la oposición y que caigamos ante la presión de la lloradera.

*Capitan de Bomberos


ysra25@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1767 veces.



Ysrael Salinas*


Visite el perfil de Ysrael Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: