Durmiendo con el enemigo

"Ni Globovisión ni lo que queda de Rctv seguirían echando vainas si estas normas se aplicaran con el debido respeto al Estado de derecho y a la propiedad privada."

Mientras el gobierno revolucionario y bolivariano busca un modelo de socialismo del siglo XXI adaptado a Venezuela, cada votante criollo tiene en su casa uno o varios receptores de televisión que cantan a toda hora las alabanzas al modo de vida norteamericano.

La verdadera transmisión en cadena la hacen los canales que las empresas de televisión por cable o por satélite descargan las 24 horas del día, explicando a través de sus noticieros, series y películas, quienes son terroristas, narcotraficantes y enemigos de la democracia.

Publicidad
Lo curioso del caso es que tales estaciones no transmiten a través de nuestro espectro radioeléctrico, sino que entran por la puerta de atrás, de contrabando, como parte del menú que ofrecen las empresas cableras o satelitales.

Algo así le sucedió a nuestro correo frente a la competencia de las empresas de encomiendas, mientras que en EUA, Francia o Inglaterra los servicios postales siguen dando la talla.

Ignoro si el remedio estriba en hacer cumplir las leyes que existen o en redactar nuevas normas adaptadas a las tecnologías recién desarrolladas.

En todo caso, para mí el problema es sencillo y estriba en lo siguiente: - Las empresas de cable sólo deberían transmitir la programación de canales extranjeros, radicados en otros países, sin publicidad comercial.

- Los únicos canales que podrían añadirse a las plantillas de las cableras serían las estaciones oficiales del Estado, incluyendo RNV en la banda de radio.

- Bajo ninguna circunstancia las empresas de cable estarían exentas de transmitir las cadenas de radio y televisión convocadas por el Gobierno Nacional.

- Todas las estaciones privadas y comerciales de Venezuela deberán ceñirse a la zona de cobertura que les corresponda mediante su señal abierta.

Actualmente la programación de las cableras incluye canales al alcance de los niños que transmiten pornografía a cualquier hora.

También abundan los programas dedicados a exaltar el juego, los torneos de póquer y otros estímulos para ludópatas.

Ni Globovisión ni lo que queda de Rctv seguirían echando vainas si estas normas se aplicaran con el debido respeto al Estado de derecho y a la propiedad privada.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2072 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor